Buenos hábitos para adelgazar

Cuantas veces no nos hemos mentido a nosotros mismos, diciéndonos que vamos a cambiar los hábitos de alimentación, ¿Qué ha pasado?, seguramente en promesas incumplidas, pero posiblemente se incumplen, por que no sabemos exactamente cuáles son los malos hábitos debemos dejar a un lado para poder adelgazar. Por lo tanto, en este artículo te contaremos algunos tips para que ayudes adelgazar.

Siga estos buenos hábitos, y vera como empieza adelgazar:

Llevar un registro de lo que se come. El primer consejo, apoyado por muchos nutricionistas, es anotar diariamente en un cuaderno lo que come a lo largo del día. De esta manera, usted se hace más consciente de los alimentos que trae a la mesa, de las dosis, de los bocadillos que se consumen entre las comidas. En la práctica, se abandona el mal hábito de no prestar la debida atención a la cantidad y calidad de los alimentos consumidos durante el día. Un diario dietético también puede tener la ventaja de describir el estado de ánimo, que está estrechamente relacionado con el adelgazamiento o la acumulación de peso corporal.

Elimine el estrés. Un estudio publicado en la prestigiosa revista científica «Obesity » ha demostrado que los niveles de cortisol, también considerado «la hormona del estrés». El exceso de cortisol, de hecho, ataca los músculos, es decir, la parte magra del cuerpo humano, y transforma las proteínas musculares en glucosa con el resultado de almacenar grasa especialmente en la zona abdominal. Por el contrario, la combinación de algunos ejercicios de meditación, con la dieta, podría mejorar los efectos adelgazantes.

La regla de 4 P. Cuando se siente a la mesa, respete la famosa regla de las 4 P, que es la de no asociar en la misma comida los siguientes alimentos que contienen carbohidratos: pasta, pan, patatas y Esto no significa dejar los carbohidratos, sino simplemente no comerlos juntos. Atención, por supuesto, también a los postres al final de una comida: para la «ley de la suma de los azúcares», prefieren un cuadrado de chocolate (preferiblemente negro) a una rebanada de tarta.

No omita las comidas. Es un mal hábito que muchas personas ponen en práctica sistemáticamente con la creencia de que están eliminando algunas calorías. Este error podría costar mucho dinero, ya que no sólo se arriesga a tener hambre para la siguiente comida, sino que también ralentiza el metabolismo: de hecho, el cuerpo, privado de alimentos, entra en estado de alerta y reduce la pérdida de peso. Entonces es mejor comer poco, pero a menudo.