Buena higiene bucal podría retrasar los efectos del Alzheimer

Investigadores noruegos han establecido un vínculo entre la higiene bucal y el desarrollo de la enfermedad de Alzheimer. Una buena higiene bucal puede frenar el desarrollo de la enfermedad de Alzheimer; así lo muestra Un estudio del Departamento de Ciencias Clínicas de la Universidad de Bergen (UiB), Noruega, publicado en la revista Science Advances.

De la gingivitis al cerebro

Las enfermedades de las encías, especialmente la gingivitis, juegan un papel decisivo en el desarrollo de la enfermedad de Alzheimer. Piotr Mydel, investigador del Laboratorio de Investigación Broegelmanns, Departamento de Ciencias Clínicas de la Universidad de Bergen (UiB), dice que encontró pruebas con base en el análisis de ADN; de que las bacterias patógenas responsables de la gingivitis son capaces de viajar y llegar al cerebro. A medida que la bacteria se propaga, produce proteínas tóxicas que atacan las células nerviosas del cerebro, causando pérdida de memoria, lo que lleva a la enfermedad de Alzheimer.

Tener una buena higiene bucal para preservar la memoria

Según Piotr Mydel, esta bacteria patológica aumenta considerablemente el riesgo de desarrollar la enfermedad de Alzheimer; porque está implicada en una rápida progresión de la enfermedad. A pesar de este riesgo particularmente alto, este estudio muestra que la adopción de buenos hábitos como el cepillado regular y el uso de hilo dental podría retardar la progresión de la enfermedad de Alzheimer. También señala que las personas que sufren de gingivitis y que tienen un familiar que ya tiene la enfermedad de Alzheimer tienen interés en una buena higiene bucal y visitas regulares al dentista.

La misma bacteria que se encuentra en la boca de los pacientes con Alzheimer

Según esta investigación, las bacterias que causan la gingivitis pueden afectar al cerebro y liberar enzimas dañinas que pueden destruir las células nerviosas. Este estudio encontró evidencia de ADN de este proceso en el cerebro humano. Para obtener este resultado, Mydel y su equipo examinaron a 53 personas que sufrían de la enfermedad de Alzheimer y encontraron la presencia de esta enzima dañina en el 96% de estos pacientes. Según el investigador, este descubrimiento permite implementar un nuevo enfoque para enfrentar mejor la enfermedad de Alzheimer.

En este sentido, Mydel y sus colaboradores han logrado desarrollar una droga capaz de detener las enzimas dañinas de la bacteria, retrasando así el desarrollo de la enfermedad de Alzheimer. Mydel dice que la droga será probada a finales de este año a más tardar.

También te puede interesar leer: Cómo cepillarte los dientes: Los fundamentos de una buena higiene oral

Fuente:

Stephen S. Dominy : Porphyromonas gingivalis in Alzheimer’s disease brains: Evidence for disease causation and treatment with small-molecule inhibitors. Journal of Science Advances