Bienestar

Bruxismo: Causas, remedios, soluciones

El bruxismo es un acto involuntario, a menudo inadvertido, que nos lleva a apretar y rechinar los dientes, especialmente durante el sueño. Es un trastorno muy común y puede manifestarse en varias formas, más o menos leves. Averigüemos en detalle de qué se trata, cuáles son las causas, los síntomas y los posibles remedios.

¿Qué es el bruxismo?

El término bruxismo proviene del griego y significa literalmente «rechinar los dientes». A largo plazo, este comportamiento puede dañar los dientes y los músculos faciales. La actividad, como ya se ha mencionado, totalmente involuntaria, se realiza generalmente durante la fase de sueño ligero, también llamada fase REM, pero puede ocurrir, sin embargo, que incluso durante el día o durante una actividad deportiva intensa. En detalle, consiste en un roce asociado a un marco violento de los dientes de los dos arcos (inferior y superior). Este tipo de movimiento es a menudo una fuente de estrés y puede provocar fatiga en los músculos mandibulares, con importantes consecuencias en el entorno bucal.

Causas

Todavía no se ha identificado una cierta causa del bruxismo, aunque todavía se pueden enumerar algunas razones:

  • Defectos de oclusión dental;
  • Postura incorrecta;
  • Perturbaciones del sueño;
  • Dolores relacionados con el crecimiento de la mandíbula;
  • Uso de antidepresivos;
  • Disfunción del sistema nervioso.
  • También puede haber causas neurológicas, entre las que debemos mencionar:
  • Ansiedad, estrés y tensión;
  • La ira;

Síntomas

Los principales síntomas que pueden ser causados por el bruxismo son, sin embargo, dificultad para tragar, dolor de oído, dificultad para abrir la boca, dolor de cabeza intenso y dolor en la columna cervical.

Riesgos para la salud

El desgaste dental se considera el efecto más perjudicial del bruxismo. En particular, el desgaste del esmalte aumenta la sensibilidad de los dientes al frío o al calor, este aumento de sensibilidad puede convertirse en un dolor punzante y continuo. Obviamente, las tensiones del bruxismo debilitan los dientes, causando grietas. Puede producirse decantación de puentes, pérdida de empastes o cápsulas. La musculatura masticatoria se ve comprometida, agravando la dificultad de abrir y cerrar la boca.

Remedios

Uno de los remedios más utilizados para combatir el bruxismo es el uso de una mordedura. Es una máscara que puede crear una barrera protectora entre los dos arcos dentales, para estabilizar la articulación y aliviar la tensión de la propia musculatura. La mordedura estimula el alargamiento de los músculos al reducir las fuerzas ejercidas por los músculos masticatorios. Pero para ser verdaderamente efectiva, la mordida debe ser diseñada por un dentista profesional que, al tomar las impresiones dentales correctas, estará en condiciones de crear una máscara que se adapte perfectamente a nuestras necesidades.

Publicidad

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.