Dieta de brócoli: Purifíquese y reduzca su colesterol

La dieta del brócoli es un conjunto de reglas dietéticas dedicadas a aquellos que tienen como objetivo purificar el cuerpo y reducir los niveles de colesterol. Como es evidente, en el centro de todo está el brócoli, verdura perteneciente a la familia de las crucíferas. Popular desde la antigua época romana, se caracterizan por sus numerosas propiedades beneficiosas que es importante conocer.

Entre ellas podemos mencionar la riqueza en fibra, nutrientes básicos para combatir el estreñimiento y restaurar la regularidad intestinal. Además, las fibras representan un punto de referencia básico para la estabilización de los niveles de colesterol.

Muy rico en agua – también esencial cuando se trata de purificar el cuerpo – el brócoli también es conocido por su carga antioxidante. Al nombrarlo, es necesario recordar la presencia de vitamina C. También cabe destacar el contenido de minerales como el calcio, el fósforo, el potasio, por no hablar de la aportación de proteínas, superior a otras verduras.

Al brócoli se le considera una súper comida de verdad. Se caracteriza por un bajo aporte energético, y también son excelentes para las mujeres que están planeando un embarazo. Representan una excelente fuente de ácido fólico, cuya ingesta es esencial para prevenir problemas en el embarazo.

Las razones por las que una dieta de brócoli es buena no terminan aquí. Cabe destacar la presencia de sulforan, un compuesto vegetal capaz de reducir la actividad de los radicales libres y, en consecuencia, de favorecer la prevención de los tumores. Varios estudios científicos han demostrado su eficacia en este sentido, incluyendo uno de 2008, cuyos detalles han sido publicados en la revista “Diabetes”.

Gracias a esta investigación ha sido posible descubrir otra propiedad importante del sulforan, la capacidad de activar la proteína NRF2, que es esencial para prevenir la formación de placas ateroscleróticas en las paredes de las arterias.

En este punto, es normal preguntarse cuál es la dosis óptima de brócoli para apreciar los beneficios mencionados anteriormente. Las pautas del nutricionista recomiendan el consumo de 90 gramos de verduras crucíferas al menos tres veces a la semana. En cuanto a las ideas para llevarlos a la mesa, se puede elegir entre incluirlos en una sopa de verduras o preparar un plato sabroso, aterciopelado, rápido y perfecto para comidas casi invernales.

No hay que olvidar la posibilidad de utilizar brócoli cocido como ingrediente para la salsa de una pasta. Concluimos especificando que antes de empezar a introducir estas verduras en su dieta debe consultar a su médico.