BienestarNutrición

Beneficios de los probióticos: cuánto tomar y dónde encontrarlos

Lo más probable es que ya haya oído hablar de los probióticos (alimentos). En los últimos años, muchos productos que mencionan este término han invadido las vitrinas y mesas de los consumidores. Además, los medios de comunicación especializados, así como el público en general, suelen recomendar acertadamente la inclusión de probióticos en la dieta, por sus beneficios.

¿Qué son los probióticos?

El término probiótico viene del griego y significa «pro-vida». En el pasado, los probióticos se definían como microorganismos que, una vez ingeridos, ayudaban a regular la flora intestinal. En la actualidad, la definición preferida de probiótico es la siguiente: un alimento o suplemento alimentario que contiene microorganismos vivos que, cuando se ingieren en cantidades suficientes, producen efectos positivos para el consumidor.

Las líneas más comunes de probióticos

Las bacterias presentes en los productos probióticos son resistentes a la acción del jugo gástrico y logran llegar al intestino sin modificaciones significativas. A este nivel del tracto digestivo, estas bacterias ayudan al proceso digestivo y ayudan a regular la flora intestinal. Entre los ejemplos comunes de bacterias probióticas se encuentran los lactobacilos, los estreptococos o las bifidobacterias.

¿Cuáles son los beneficios de los probióticos?

En los últimos años, la comprensión de la flora intestinal y el papel de los probióticos en el proceso digestivo ha progresado considerablemente. Varios estudios han demostrado que el mantenimiento de una flora intestinal sana proporciona varios beneficios para la salud y ayuda a prevenir ciertas enfermedades crónicas como la diabetes y ciertos cánceres del aparato digestivo. Por ello, el consumo de probióticos ha cobrado importancia como alimento capaz de equilibrar la flora intestinal y desempeñar un papel importante en la prevención.

El consumo de estos alimentos ricos en probióticos tiene, en particular, los siguientes efectos positivos:

  • Mejora de la digestión y prevención del estreñimiento
  • Mejora de la acidez gástrica, prevención de la gastritis y las úlceras, acción también sobre la diarrea.
  • Aumento de la absorción de vitaminas y nutrientes, como vitaminas del complejo B, aminoácidos esenciales, calcio y hierro.
  • Fortalecimiento del sistema inmunológico como resultado de la estimulación de los macrófagos (importantes células de defensa)
  • Reduce la cantidad de bacterias patógenas y protege la membrana mucosa intestinal, previniendo condiciones como la flatulencia (hinchazón), la colitis o la diverticulitis.

Además de todos estos beneficios, los probióticos son particularmente importantes en los pacientes que se someten a un tratamiento con antibióticos. Esta clase de drogas destruye la flora intestinal, de ahí el interés de los probióticos por reconstituirla.

Los probióticos en la prevención del cáncer de colon

La prevención de ciertos tipos de cáncer es otro efecto importante de los probióticos. Según un estudio publicado en la revista científica The American Journal of Clinical Nutrition, las bacterias que se encuentran en los probióticos ayudan a prevenir las mutaciones genéticas que conducen al desarrollo de tumores, incluidos los que causan el cáncer de colon.

Los alimentos probióticos

Hoy en día, hay muchos alimentos probióticos, en particular los llamados suplementos alimenticios, que se venden en supermercados, tiendas especializadas e incluso en farmacias. Sin embargo, también hay alimentos naturales para incluir en su dieta.
Entre los más conocidos están los productos lácteos como la leche, el yogur y los alimentos lacto-fermentados como el chucrut.

En la actualidad se están realizando algunos estudios con otros alimentos con posible efecto probiótico, como la soja y los productos fermentados (por ejemplo, el tofu), las carnes, el pescado y los extractos de semillas y vegetales.

También hay que señalar que una dieta sana y equilibrada es fundamental para garantizar el efecto de los probióticos. En caso de una dieta desequilibrada, el crecimiento de las bacterias con un efecto positivo en la salud podría verse comprometido.

¿Cuántos probióticos hay que tomar según la edad?

La cantidad de probióticos varía con la edad. Para los adultos, la cantidad diaria recomendada es de 5 mil millones de unidades formadoras de colonias (CFU) durante al menos 5 días. Esto corresponde al consumo de unos 2 o 3 yogures que contienen probióticos por día. En el caso de los niños, los especialistas aún no han fijado una cantidad exacta, pero los estudios han demostrado que los probióticos ya pueden incluirse en la dieta de los niños a partir de los 18 meses.

Probióticos o prebióticos, ¿cuál es la diferencia?

Otro término relativamente utilizado es «prebiótico». Los prebióticos son fibras que sirven como nutrientes para las bacterias con un efecto positivo en la salud intestinal. Dos ejemplos de estos prebióticos son el fruto-oligosacárido (FOS) y la inulina. Los alimentos que contienen FOS son de origen vegetal, como los tomates, las cebollas, los plátanos, la avena y la miel. La inulina se encuentra en las raíces de achicoria, cebollas y espárragos.

También te puede interesar leer: ¿Qué son los probióticos y prebióticos?

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.