Beneficios de la sauna para la salud y el bienestar

Metales pesados, toxinas, contaminantes, todo sale a través de la piel, pero aún así hay que calentarla y sudar. La piel es un órgano importante de eliminación, pero muchas personas no transpiran con regularidad. La práctica regular de la sauna, que provoca la sudoración, restaura gradualmente la capacidad de eliminación de la piel, este es uno de sus beneficios.

Esto puede ayudar a reducir su carga tóxica de forma bastante significativa. La sauna está altamente adaptada al cuerpo humano. Al calentar sus tejidos a varios centímetros de profundidad, promueve la producción de energía celular y la curación. Además, los virus y las células cargadas de toxinas son más frágiles que las células normales y no toleran bien el calor. Elevar la temperatura corporal, por lo tanto, acelera la curación de las infecciones.

Beneficios de la sauna

Sudar en una sauna: una práctica de salud ancestral

El uso de la transpiración como forma de desintoxicación es minimizado por la medicina moderna, mientras que se ha considerado como una forma de purificación desde los albores del tiempo. Los baños romanos, las cabañas de sudor aborígenes, las saunas escandinavas y los baños turcos son ejemplos tradicionales. La piel es el órgano más grande de tu cuerpo, y juega un papel tan importante como cualquier otro órgano.
Por ejemplo, el sudor ayuda a tu cuerpo:

  • Mantener una temperatura adecuada y evitar el sobrecalentamiento…
  • Limpia los poros, ayudando a eliminar los puntos negros y mejorar el acné.
  • Para eliminar las toxinas, lo que promueve la función inmunológica y ayuda a prevenir enfermedades relacionadas con la sobrecarga tóxica.
  • Para mejorar la circulación de la sangre
  • Mata los virus y las bacterias que no pueden sobrevivir a temperaturas superiores a 37°C.

Metales pesados, toxinas: la sauna es un gran lugar para limpiar

Según un estudio publicado en el Journal of Environmental and Public Health, con la transpiración se eliminan diversos metales pesados y toxinas, como el arsénico, el cadmio, el plomo, el mercurio, los retardantes químicos de las llamas y el bisfenol A (BPA). Los autores concluyen lo siguiente:

  • La transpiración puede ser una importante ruta de eliminación del cadmio cuando un individuo está altamente expuesto a él.
  • La práctica de la sauna, que provoca la sudoración, puede ser un método terapéutico para aumentar la eliminación de metales pesados.
  • Sudoración debe ser el tratamiento inicial y preferido de los pacientes con altos niveles de mercurio en la orina.

La sauna ayuda a aumentar la actividad de la tiroides

La desintoxicación también puede ser particularmente beneficiosa si tiene problemas de tiroides. Como ya se ha mencionado, la baja sudoración indica claramente una glándula tiroides hipoactiva. Las personas con hipotiroidismo suelen tener frío, dificultades para calentarse, incluso en una sauna, y no sudan cuando realizan una actividad física moderada. También sufren de estreñimiento, letargo y piel seca. Los haluros como el bromuro, que se encuentran en los productos de panadería, los refrescos, los pesticidas y los retardantes de llama, entre otros, acentúan los receptores que la glándula tiroides utiliza para captar el yodo.

Esto resulta en la inhibición de la producción de la hormona tiroidea, que afecta a la condición de la glándula tiroidea. Cuanto más pueda liberar halogenuros tóxicos de su cuerpo, más yodo es capaz de fijar, y mejor funciona su glándula tiroides.

La sauna es parte de un estilo de vida saludable.

Recuerde también que los beneficios de la sauna se aprovechan mejor cuando forma parte de un programa integral de estilo de vida saludable, que incluye una dieta equilibrada, idealmente orgánica y/o producida localmente, sin pesticidas, actividad deportiva y evitando la exposición a productos tóxicos.

Por último, si tiene problemas de sueño, una sesión de sauna poco antes de acostarse puede ser muy beneficiosa, ya que la sauna tiende a provocar somnolencia y facilita el sueño.

También te puede interesar leer: Sauna: su uso frecuente reduce el riesgo de un ataque al corazón