Bebidas energéticas: fuera del alcance de los niños

Bebidas energéticas fuera del alcance de los niños
Bebidas energéticas fuera del alcance de los niños

A pesar de los pegajosos mensajes de sus campañas publicitarias, las populares bebidas energéticas han sido objeto de acalorados debates en el que se documentan sus efectos perjudiciales para la salud.

fuera del alcance de los niños

Aunque su consumo está abierto a consideración de cada persona, el Gobierno británico inició una consulta pública para discutir posibles restricciones de venta a menores de edad. Si bien asumen los derechos de un adulto a elegir, establecen la necesidad de proteger a los niños.

Antes de consentir que tu hijo consuma algún producto energizante, debes asegurarte de conocer con detalle su composición y consecuencias sobre la salud.

Hay que saber que las bebidas energéticas están compuestas por aminoácidos, metilxantinas, ginseng, taurina, guaraná, efedrina y glucuronolactona, cuyo consumo excesivo tiene efectos a nivel metabólico.

La sensación estimulante proviene de las altas dosis de cafeína, que pueden superar los 160 miligramos por envase, cuatro veces más que una taza de café expreso. A eso se le añade una porción equivalente a 12 cucharadas de azúcar.

Estudios médicos relacionan el consumo excesivo de las bebidas energéticas con episodios de trastorno psiquiátricos como la ansiedad y la manía y algunos casos que alcanzan el espectro de la esquizofrenia.

Los mismos consumidores también dan su versión de los hechos. Si has tomado alguno de estos productos es posible que hayas manifestado indicios de taquicardia, agitación, dificultades para dormir, vómitos, diarrea y dolor de pecho.

Los médicos han documentado casos de adolescentes habituados a las bebidas energéticas que han sufrido exacerbación del asma, convulsiones e hipertensión arterial. También aumentan los riesgos de padecer de diabetes, problemas cardíacos y neurológicos.

Nada energizantes para los niños
Nada energizantes para los niños

Otros componentes azucarados como la glucosa, fructosa, sacarosa y maltodextrinas promueven la resistencia a la insulina y causan deshidratación. Este cóctel provoca la expulsión de calcio y magnesio por la orina, provocando el deterioro dental y óseo afectando el crecimiento.

Por la acción combinada de la cafeína y el azúcar, los menores consumidores de estas bebidas sufren alteración de los ciclos de sueño, trastornos de ánimo, baja autoestima y se le relaciona con casos de depresión y disminución del rendimiento escolar.

En el mercado no existen bebidas alternativas de los productos energizantes para niños, a quienes médicamente se recomienda el agua y los jugos. Para los adultos, dosis moderadas de café o té podrían considerarse una opción más sana si lo que se busca es mantenerse activo y alerta.

ver tambier higado graso NASH