Bienestar

Beber vino tinto para bajar de peso, ¿buena o mala idea?

El vino tinto es la bebida alcohólica preferida por muchas personas, y está recibiendo mucha atención por sus posibles beneficios para la salud.

Esta bebida, elaborada con uvas rojas fermentadas, está llena de antioxidantes, pero también puede estar llena de calorías y azúcar. Si está intentando bajar de peso, tal vez se pregunte si el vino tinto puede ayudarle o si simplemente es un obstáculo. Este artículo repasa el contenido en nutrientes del vino tinto, lo que dicen las pruebas sobre el vino tinto y el control de peso, y cómo se puede disfrutar del vino tinto mientras se pierde peso.

Valor nutricional del vino tinto

Una porción de 148 ml de vino tinto contiene:

  • Calorías: 125
  • Proteínas: 0 gramos
  • Grasa: 0 gramos
  • Carbohidratos: 4 gramos
  • Azúcar: 1 gramo
  • Alcohol: 16 gramos

La mayor parte de las calorías del vino tinto proceden del alcohol, que aporta siete calorías por gramo, y el resto de los carbohidratos. Tenga en cuenta que hay varios tipos de vino tinto, con distintos niveles de alcohol y azúcar, lo que afecta al número total de calorías. Además, hay variaciones entre las marcas.

El vino tinto y la pérdida de peso

Varios estudios han evaluado la relación entre las bebidas alcohólicas y el peso. Con respecto al control del peso, parece que beber vino tinto tiene tanto ventajas como desventajas.

Beneficios

El vino tinto es rico en resveratrol y otros antioxidantes que pueden ser beneficiosos para el control del azúcar en sangre, la salud del corazón y la inflamación. Además, el consumo moderado de vino puede ayudar a proteger contra el aumento excesivo de peso. El vino tinto y otros alimentos ricos en flavonoides, como el aceite de oliva, los frutos secos, las frutas y las legumbres, se consideran elementos básicos de la dieta mediterránea, que se ha asociado a un mejor control del peso que la dieta occidental estándar.

Lamentablemente, las pruebas de los efectos del vino tinto en sí son bastante contradictorias. Algunos estudios en animales han demostrado que el consumo de vino tinto reduce el peso y la grasa corporal, pero otros han descubierto lo contrario. Además, un estudio de 29 personas obesas descubrió que los antioxidantes del vino tinto no parecían afectar al control del azúcar en sangre.

Sin embargo, otros estudios en humanos han señalado que el consumo moderado de alcohol puede ayudar a mejorar el control de la glucemia, lo que puede facilitar el control del peso. Es necesario realizar más investigaciones antes de comprender plenamente los efectos del vino tinto en el control del peso.

Contra

Varios estudios han señalado que el consumo excesivo de alcohol está relacionado con el aumento de peso, especialmente en los hombres. El alcohol contiene más calorías por gramo que los carbohidratos y las proteínas, y muchas bebidas alcohólicas, como la cerveza y los refrescos, también pueden estar cargadas de azúcar. Como resultado, puede ser más fácil consumir más calorías de las previstas cuando se bebe alcohol. Además, el consumo excesivo de alcohol puede provocar resistencia a la insulina y problemas en el control de la glucemia, lo que puede ser un precursor del aumento de peso y de la diabetes de tipo 2.

Tenga en cuenta que 148 ml de vino se consideran una ración, y que el consumo moderado de alcohol se define como no más de 2 raciones de alcohol al día para los hombres y 1 ración de alcohol al día para las mujeres.

Cómo disfrutar del vino tinto mientras se pierde peso

Afortunadamente, no tiene que evitar por completo el consumo de vino tinto si está tratando de perder peso.

Aquí tiene algunas formas de disfrutar del vino tinto sin obstaculizar sus esfuerzos por perder peso:

  • Limítese a una porción. Una porción de vino se define como 150 ml
  • Vigile su consumo de calorías. Si puede incluir una ración de vino en su día y mantener un déficit calórico, debería poder seguir perdiendo peso.
  • Evite los vinos de postre. Los vinos de postre son más dulces y es probable que contengan más azúcar y calorías por ración.

Siempre que vigile sus porciones y beba con moderación, el vino no debería tener un efecto significativo sobre su peso. Además, si nota que su pérdida de peso se está ralentizando y nada ha cambiado excepto la cantidad o la frecuencia de su consumo de vino tinto, pruebe a reducirlo para ver si le ayuda.

En resumen

El vino tinto es rico en antioxidantes, pero también contiene muchas calorías procedentes del alcohol y los carbohidratos. Por lo tanto, es un producto mixto para la pérdida de peso.

El consumo excesivo de vino tinto, o de cualquier otra bebida alcohólica, puede dificultar la pérdida de peso y contribuir a su aumento. Sin embargo, el vino tinto con moderación puede tener efectos protectores contra el aumento de peso. Para disfrutar del vino tinto mientras se pierde peso, asegúrese de limitarse a una ración, evite los vinos dulces de postre y vigile las calorías.

Puede interesarle: Dieta para tener un abdomen plano