Bajar la temperatura: 5 simples pasos para mitigar la ola de calor en casa

En verano las temperaturas alcanzan y superan los 35°. Esta situación climática excepcional pondrá a prueba a los organismos. Aquí hay algunos gestos sencillos para bajar la temperatura y superar este difícil período lo mejor posible.

Hidratarse regularmente pero no de cualquier manera

Intenta beber 8 vasos de agua al día, o de 1,5 a 2 litros durante el día. Preste atención, por supuesto, al hidroavión de mayor edad, pero no a estos volúmenes, ya que una ingesta excesiva de líquidos puede provocar una fatiga excesiva de los riñones, que ya no están acostumbrados a manejar volúmenes demasiado grandes. El agua es preferible a cualquier otra bebida, especialmente al café o a cualquier bebida diurética, ya que puede hacer que pierdas demasiada agua a través de la orina. Obviamente, hay que evitar el alcohol. Da una falsa sensación de hidratación.

Apaga tus aparatos eléctricos

Todos los electrodomésticos, televisores, consolas de juegos, etc… en resumen, todo lo que está conectado a la electricidad desprende energía y por lo tanto calor. Con el nivel de temperatura que estamos a punto de alcanzar, uno o dos grados menos pueden ayudar a limitar la temperatura en el hogar y las oficinas.

Un ventilador y un paño húmedo delante de

El ventilador puede proporcionar un enfriamiento inmediato cuando el calor comienza a subir, pero su efecto es limitado cuando la temperatura es muy alta. La mejor manera de maximizar su eficiencia es colgar un paño húmedo o una sábana mojada delante de la unidad. Esto ayudará a bajar la temperatura de la habitación y a proporcionar frescura. Si no hay ventilador, también puede colgar un paño húmedo en lo alto, cerca de la ventana o en las habitaciones de la casa.

Trapea el piso para humedecerlo.

La misma solución que con el ventilador pero sobre un área más grande, si puedes, pasa una mopa muy húmeda sobre tu persiana y deja que el agua se evapore por sí sola. Esto traerá fácilmente algo de frescura y absorberá el calor.

Algunas duchas frías pero no frías

Cuando esté en casa, es aconsejable tomar duchas ligeramente frescas y no demasiado frías. Esto te ayudará a enfriarte. Se debe evitar el agua muy fría aunque el calor sea insoportable, porque aunque puede proporcionar una sensación inmediata de frescura, el riesgo de choque térmico es importante. Al entrar en contacto con este frío repentino, los vasos sanguíneos se contraen repentinamente para conservar el calor, lo que puede causar presión arterial alta o molestias.

También te puede interesar: Dormir con calor: seis consejos sencillos para lograr dormir bien