Aumentar las defensas: vitaminas, minerales y suplementos

Ya sea que esté combatiendo una infección o un resfriado, agregar algunas vitaminas a su dieta diaria puede ser increíblemente beneficioso. De hecho, se ha demostrado que algunas vitaminas, minerales y suplementos ayudan a refinar la función inmunológica, aumentar las defensas, mejorar la producción de anticuerpos y reducir la inflamación para que te sientas mejor.

Aquí están algunos de los mejores suplementos inmunológicos y cómo pueden beneficiar su salud, junto con algunas sugerencias sencillas sobre cómo usarlos.

Las vitaminas para aumentar las defensas

Se ha demostrado que muchas vitaminas ayudan a fortalecer la capacidad del cuerpo para combatir las infecciones. Aquí están algunas de las vitaminas clave que aumentar las defensas y fortalecer el sistema inmune.

  1. La vitamina C

    La vitamina C desempeña un papel central en la función inmunológica y a menudo se utiliza para ayudar a fortalecer las defensas del cuerpo contra las infecciones. De manera impresionante, un ensayo de 2006 publicado en los Anales de Nutrición y Metabolismo incluso encontró que el consumo adecuado de vitamina C en la dieta puede ayudar a reducir los síntomas y la duración de las infecciones respiratorias.

    Recomendación de dosis: 75-90 miligramos para mujeres y hombres, respectivamente.

  2. Vitamina D3

    La vitamina D es un importante micronutriente que participa en muchos aspectos de la salud y es también una de las principales vitaminas que estimulan el sistema inmunológico. La vitamina D3 no sólo es parte integral del funcionamiento de las células inmunológicas del cuerpo, sino que una deficiencia de este importante micronutriente puede aumentar el riesgo de infección.

    Asegúrese de elegir la vitamina D3 sobre otras formas. Esta es la forma más efectiva de mejorar el estado de la vitamina D en el cuerpo.

    Dosis recomendada: 400-800 UI

  3. La vitamina A

    Esta vitamina liposoluble es esencial para mantener una visión saludable, apoyar la salud de la piel y promover un crecimiento y desarrollo adecuados. Además, la vitamina A también es crucial para el desarrollo de ciertas células inmunes necesarias para combatir la inflamación y la infección. Por eso se considera uno de los mejores suplementos para fortalecer el sistema inmunológico.

    Dosis recomendada: 700-900 RAE para mujeres y hombres, respectivamente.

  4. La vitamina E

    La vitamina E es una vitamina soluble en grasa y un poderoso antioxidante, que ayuda a combatir los radicales libres y a prevenir el daño oxidativo de las células. Esta vitamina es una de las principales vitaminas de refuerzo del sistema inmunológico. Los estudios muestran que la suplementación con vitamina E puede aumentar la función inmunológica, estimular la producción de glóbulos blancos y aumentar la resistencia a las infecciones.

    Dosis recomendada: 15 miligramos

  5. Vitamina B6

    Investigaciones prometedoras sugieren que la vitamina B6 puede ayudar a fortalecer la función inmunológica para combatir a los invasores extraños en el cuerpo. Según un estudio publicado en el European Journal of Clinical Nutrition, la administración de vitamina B6 a pacientes en estado crítico mejoró significativamente su respuesta inmunológica en un período de dos semanas.

    Mientras tanto, otros estudios muestran que una deficiencia de esta vitamina clave puede reducir la producción de importantes anticuerpos implicados en la inmunidad.

    Dosis recomendada: 1,2-1,7 miligramos

Los minerales esenciales para el sistema inmunológico

Se han estudiado varios minerales por su impacto en la función inmunológica y su capacidad para aumentar y fortalecer el sistema de defensas natural del cuerpo. Aquí están algunos de los mejores minerales para la salud del sistema inmunológico.

  1. Zinc

    Considerado a menudo como uno de los suplementos inmunológicos más eficaces, el zinc es esencial para el mantenimiento de la buena salud en general. Las investigaciones demuestran que el zinc ayuda a regular la respuesta inmunológica y es necesario para la supervivencia, la proliferación y la maduración de las células inmunológicas.

    Los ensayos clínicos también han demostrado que una ingesta adecuada de zinc en la dieta diaria puede reducir la incidencia y mejorar el resultado de enfermedades graves como la neumonía y el paludismo.

    Dosis recomendada: 8 a 11 miligramos para mujeres y hombres, respectivamente.

  2. Hierro

    Aunque es más conocido por su papel en la producción de glóbulos rojos y el transporte de oxígeno, el hierro también se considera uno de los mejores suplementos para fortalecer el sistema inmunológico.

    Los estudios muestran que la anemia por deficiencia de hierro puede debilitar la respuesta inmunológica del cuerpo. Esto podría aumentar el riesgo de enfermedades e infecciones. Las mujeres, los bebés, los niños y las personas que siguen dietas vegetarianas o veganas pueden correr un mayor riesgo de sufrir carencias.

    Dosis recomendada: 8-18 miligramos para hombres y mujeres, respectivamente.

  3. Selenio

    El selenio es un poderoso micronutriente que actúa como antioxidante para neutralizar los radicales libres dañinos y reducir el daño celular. Además de desencadenar la inmunidad, los estudios demuestran que el selenio también puede participar en la regulación de las respuestas inmunitarias excesivas para prevenir la inflamación generalizada.

    En un estudio publicado en Lancet también se señaló que la baja ingesta de selenio puede estar relacionada con varios efectos adversos para la salud, entre ellos la deficiente función inmunológica, el deterioro cognitivo y el aumento del riesgo de mortalidad.

    Dosis recomendada: 400 microgramos

Otros suplementos que pueden aumentar sus defensas

Además de las vitaminas y los minerales inmunoestimulantes mencionados anteriormente, otros suplementos también pueden ser beneficiosos para la función inmunológica. Aquí están algunos de los principales suplementos inmunológicos para agregar a su rutina.

  1. Jarabe de baya de saúco

    Derivado de las bayas de Sambucus, el jarabe de bayas de saúco suele considerarse uno de los mejores suplementos naturales para fortalecer el sistema inmunológico. El jarabe de bayas de saúco, rico en polifenoles que favorecen la salud, se utiliza con frecuencia como remedio natural para tratar los síntomas de la gripe y acelerar la recuperación.

    Tomar jarabe de bayas de saúco cuatro veces al día durante cinco días reduce significativamente la duración de la gripe en comparación con un placebo. En otro análisis realizado en 2019 se llegó a la conclusión de que la baya del saúco también puede ayudar a tratar los síntomas del tracto respiratorio superior.

    Dosis recomendada: 1 cucharada sopera hasta cuatro veces al día

  2. Probióticos

    Los probióticos son bacterias beneficiosas que se encuentran en el tracto digestivo. Los suplementos probióticos se han asociado con una larga lista de beneficios para la salud. Esto incluye una mejor digestión, menores niveles de colesterol y, sobre todo, una mejor función inmunológica.

    De hecho, los estudios muestran que los probióticos regulan la función de ciertas células inmunológicas e incluso pueden ser beneficiosos para condiciones relacionadas con el sistema inmunológico, que van desde infecciones virales hasta alergias y eccema.
    Recomendación de la dosis: 10-100 mil millones

  3. Cúrcuma

    Además de dar un hermoso tono al curry, las sopas y las salsas, la cúrcuma también ha sido ampliamente estudiada por sus poderosas propiedades medicinales.

    En particular, se ha demostrado que la curcumina, el compuesto activo de la cúrcuma, reduce la inflamación, mejora la respuesta de los anticuerpos y modula la función inmunológica. Esto puede ofrecer protección contra enfermedades como las del corazón, las alergias, la artritis y la diabetes.

    Dosis recomendada: 500-2.000 miligramos de extracto de cúrcuma.

  4. Albahaca

    La albahaca se usa comúnmente como un adaptógeno para ayudar a mejorar la forma en que el cuerpo reacciona y se adapta al estrés. Esta impresionante planta también tiene efectos antiinflamatorios, antimicrobianos e inmunomoduladores. Puede ser terapéutico para las infecciones virales, la función cognitiva y ciertos trastornos metabólicos.

    Dosis recomendada: 300-2.000 miligramos.

  5. Aceite esencial de orégano

    Gracias a sus poderosas propiedades curativas, el aceite esencial de orégano se considera a menudo uno de los mejores suplementos del mercado para mejorar el sistema inmunológico. Especialmente cuando se trata de luchar contra las infecciones.

    Un estudio realizado por la Universidad de Arizona midió la eficacia antiviral del aceite de orégano y su principal ingrediente activo, el carvacrol, contra el norovirus murino no desarrollado (MNV). Se descubrió que podía ayudar a controlar el norovirus humano. Otro estudio in vitro demostró que el aceite esencial de orégano también era eficaz para inactivar ciertas cepas de bacterias patógenas.

    Dosificación recomendada: Diluir una gota en una cucharada de líquido.

También te puede interesar leer: Resfriados en invierno, la mejor arma contra ellos es dormir