¿Por qué está aumentando el cáncer en adultos jóvenes?

Escrito por Lorena Molina Perez

Publicado el

La incidencia de cáncer en adultos jóvenes ha experimentado un preocupante aumento en las últimas décadas. A diferencia de lo que se podría pensar, esta enfermedad no es exclusiva de la tercera edad. Hoy en Salud y Alimentación, exploraremos las posibles causas de este aumento y cómo afecta la vida de las personas afectadas. También discutiremos los tipos de cáncer más comunes en adultos jóvenes, los factores de riesgo asociados y las perspectivas de los pacientes diagnosticados a temprana edad.

- Publicidad -

Aumento de los casos de cáncer en adultos jóvenes

Entre 1999 y 2019, los casos de cáncer diagnosticados en personas menores de 50 años aumentaron en casi un 15%, mientras que en adultos mayores disminuyeron. Esta tendencia es motivo de preocupación, ya que afecta a una etapa de la vida en la que se suelen experimentar eventos importantes y formativos.

Foto: Freepik

Tipos de cáncer más comunes en adultos jóvenes

Los tipos de cáncer más frecuentes en adultos jóvenes son el cáncer de mama, el cáncer de tiroides y el cáncer de colon o recto. Sin embargo, durante el período estudiado, también se observó un aumento significativo en los casos de cáncer de apéndice y canal biliar intrahepático. Además, se ha registrado un incremento del cáncer colorrectal en personas menores de 50 años desde mediados de la década de 1990.

Factores de riesgo asociados al cáncer en adultos jóvenes

Los cambios en el estilo de vida son considerados factores clave de riesgo para desarrollar cáncer en adultos jóvenes. El consumo de alimentos ultra procesados, carnes rojas, bebidas azucaradas, la falta de ejercicio y el mal sueño parecen aumentar la vulnerabilidad de las personas al cáncer. Además, la obesidad está estrechamente relacionada con la incidencia de cáncer en esta población.

Papel de la genética y el entorno

Junto a los factores de estilo de vida, la genética y el entorno también pueden influir en el aumento de casos de cáncer en adultos jóvenes. Por ejemplo, algunas personas desarrollan cáncer de pulmón sin haber fumado nunca. Comprender las bases genéticas del cáncer de pulmón y el papel de ciertas exposiciones ambientales podría ayudar a implementar estrategias de detección temprana en personas jóvenes con mayor riesgo.

Foto Freepik

Es importante tener en cuenta que la pandemia de COVID-19 ha tenido un impacto en la atención médica rutinaria, lo que ha resultado en una disminución de los diagnósticos de cáncer entre 2019 y 2020. Esta interrupción en los servicios médicos podría tener consecuencias en el pronóstico del cáncer en la próxima generación de adultos jóvenes.

Detección temprana del cáncer en adultos jóvenes

En general, las personas sanas menores de 45 años no se someten a pruebas de detección de cáncer, excepto en el caso del cáncer de cuello uterino. Sin embargo, en ocasiones se descubren signos tempranos de cáncer durante exámenes médicos realizados por otros motivos. Por ejemplo, una prueba de sangre de rutina puede revelar signos de cáncer de tiroides o de riñón.

En algunos casos, realizar pruebas de detección temprana o con mayor frecuencia no es suficiente para detectar o prevenir el cáncer en una etapa temprana. Por ejemplo, muchos adultos jóvenes diagnosticados con cáncer de pulmón no son fumadores. Por lo tanto, es necesario comprender mejor las bases genéticas de este tipo de cáncer y el papel de las exposiciones ambientales para ofrecer pruebas de detección más específicas.

Perspectivas de los pacientes jóvenes con cáncer

Las personas diagnosticadas con cáncer a una edad temprana enfrentan desafíos únicos. Sin embargo, también pueden aprender de esta experiencia y encontrar la fuerza para superar las dificultades. Es importante brindar apoyo a estos pacientes y ofrecerles recursos adaptados a sus necesidades específicas.

- Publicidad -
Cáncer en adultos jovenes
Foto: Freepik

El aumento del cáncer en adultos jóvenes es un problema preocupante que requiere atención especial. Las causas de este aumento son complejas y pueden estar relacionadas con factores de estilo de vida, obesidad, genética y entorno. Es fundamental continuar investigando para comprender mejor estos factores y establecer estrategias de prevención y detección adecuadas para los adultos jóvenes. Al apoyar a las personas afectadas por el cáncer a una edad temprana, podemos contribuir a mejorar su calidad de vida y sus posibilidades de supervivencia.

5/5 - (2 votos) ¿Le resultó útil este artículo?
Artículos Relacionados