Ataques de asma: cómo prevenirlos en casa

Si padeces de asma o convives con una persona que sufre de estos ataques es importante tomar previsiones. Y es que dado que se trata de una enfermedad respiratoria, sus síntomas pueden llegar a ser muy delicados.

El principal indicio de la presencia de un ataque de asma es la dificultad para respirar, así como tos seca con opresión en el área del pecho y sibilancias. Por fortuna, es posible identificar los factores que desencadenan esta afección. Y es fundamental que lo hagas, ya que así podrás tomar las medidas pertinentes para evitar que llegue a complicaciones mayores.

Factores que pueden generar ataques de asma

Existen diferentes desencadenantes para que surja un ataque de asma, pero los principales se dividen en dos grupos: los alergénicos e irritantes y los naturales.

·        Factores alergénicos e irritantes

Entre los factores alergénicos puedes encontrar el contacto con animales domésticos o con insectos y roedores, así como con entornos húmedos propicios para la aparición de moho. Por otro lado, todo agente externo como productos de limpieza, químicos, elaborados de tabaco e inciensos pueden ser considerados como irritantes.

·        Factores naturales

El riesgo de padecer asma por factores naturales es uno de los más comunes, sobre todo si tienes problemas asociados con el sobrepeso u obesidad, problemas con el reflujo gastroesofágico o provienes de un núcleo familiar con esta enfermedad.

¿Cómo puedo prevenir un ataque de asma?

Si sigues estos consejos puedes prevenir el desencadenamiento de un ataque de asma. Sin embargo, es importante que, en caso de llegar a sentir los síntomas, contactes con alguien que pueda ayudarte a la brevedad posible.

  • Procura mantener las habitaciones ventiladas, excepto en temporadas de polen donde debes reducir el tiempo que dejas las ventanas abiertas.
  • Procura lavar semanalmente las sábanas y la ropa para evitar la acumulación de ácaros.
  • Evita la acumulación de polvo en las esquinas tanto en habitaciones como en gabinetes.
  • Si padeces de asma, lo recomendable es que compres muebles de cuero para evitar reacciones por la acumulación de polvo y ácaros.
  • Cuando compres productos de limpieza, procura elegir productos hipoalergénicos para no provocar la aparición de un ataque de asma.
  • Mantén lugares como la cocina y el baño lo más libre de humedad que puedas, ya que así evitas la aparición de moho.

Complicaciones derivadas del asma

·        Neumotórax

Ocurre cuando el aire se filtra entre las paredes torácicas y los pulmones, causando disnea grave y dolor en el tórax.

·        Estrés postraumático

Los constantes ataques de asma pueden afectar la salud psicológica del paciente, quienes pueden presentar ataques de ansiedad al reconocer posibles síntomas que puedan desencadenar un episodio de este padecimiento.

·        Asma Aguda Grave (AAG)

Es el siguiente nivel de un ataque asmático, siendo esta una complicación de los síntomas frecuentes. La falta de oxígeno hace difícil la capacidad motriz como el hablar, respirar y caminar, y de no atenderse a tiempo el siguiente paso sería la pérdida de la conciencia. Se debe estar atento al color de las uñas y labios porque ante la falta de oxígeno, estos se tornan de un color azulado.

·        Infección respiratoria

El asma puede complicarse gravemente si surge a raíz de una infección respiratoria. Esta solo puede ser tratada con antibióticos.

Si tienes en cuenta estas previsiones podrás evitar que un día algún reactivo termine desencadenando un ataque de asma en ti o en la persona con quien vives. Puedes corroborar estos consejos con expertos y asegurarte de conocer bien el historial médico de la persona afectada, seas tú o un tercero.