Bienestar

La aspirina podría tener efectos negativos en personas sanas

Existe la creencia de que la aspirina puede ser de ayuda en la prevención de enfermedades cardiovasculares. Sin embargo, un estudio realizado por el Colegio Americano de Cardiología en Estados Unidos reveló que su consumo en adultos mayores puede ocasionar un paro cardíaco fulminante.

Por décadas, este medicamento ha sido recomendado para la prevención de enfermedades, sobre todo cardiovasculares. Pero esta investigación ha revelado que el consumo prolongado de aspirinas en personas sin ningún problema del corazón podría aumentar considerablemente el riesgo de sufrir graves hemorragias internas.

¿Debe eliminarse el consumo de la aspirina?

A pesar de estos resultados negativos, no todo es malo. Y es que el estudio confirmó que la aspirina sí puede ser de gran ayuda para personas que hayan sufrido ataques cardíacos, derrames cerebrales, cirugías a corazón abierto o procedimientos para abrir arterias obstruidas. En estos casos la aspirina puede resultar un tratamiento que salve la vida de estos pacientes.

Además, los médicos del Colegio Americano reconocieron que el uso de este medicamento también puede ser recomendable en personas mayores que tengan problemas para controlar el nivel de azúcar en la sangre o problemas de colesterol. No obstante, su uso solo debe aplicarse en casos en los que no haya mayores riesgos de sangrado interno.

Métodos naturales para pacientes cardíacos

El cardiólogo Roger Blumenthal, médico del hospital John Hopkins, expresó en un comunicado que idealmente los médicos deben ser sumamente selectivos al momento de prescribir aspirinas a sus pacientes, especialmente en aquellos que no padecen de enfermedades cardiovasculares.

En lugar de recomendar el uso de este medicamento en caso de presión arterial y colesterol, lo mejor es enfocarse en una mejora de los hábitos de vida. Para esto el doctor Kevin Campbell, de la Universidad de Carolina del Norte, recomendó practicar ejercicios con regularidad, así como llevar una dieta balanceada como método natural para prevenir enfermedades cardiovasculares. También se recomienda dejar de fumar.

En conclusión podemos decir que la  prescripción de aspirinas debe quedar a criterio del médico tratante, personalizando muy bien cada caso y analizando las condiciones y factores de riesgo de cada paciente.

Este estudio sin duda alguna traerá cambios revolucionarios a la manera en la que muchas enfermedades cardiovasculares son tratadas. Afortunadamente, estos descubrimientos pueden prevenir riesgos considerables y mejorar la condición de muchos pacientes.

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.