Bienestar

Aspecto, textura, grosor: 7 cosas que tu pelo dice sobre tu salud

Los cambios en el aspecto, la textura o el grosor del cabello pueden ser señales de problemas de salud de fondo

El cabello puede indicarles a usted y a su médico si está estresado, tiene una deficiencia nutricional, un problema de tiroides u otros problemas de salud. He aquí siete cosas clave que hay que buscar en el cabello.

Probablemente pienses en tu pelo todos los días: preocupándote por un mal día, disfrutando de un buen secado con secador o preguntándote si deberías probar ese nuevo estilo que te ha llamado la atención de tu celebridad favorita. Pero puede que te estés perdiendo pistas que tu pelo revela sobre tu salud. Las investigaciones demuestran que los cambios en el aspecto, la textura o el grosor del cabello pueden ser signos de problemas de salud subyacentes. A continuación te explicamos cómo determinar si los cambios en tu cabello se deben a un problema de salud, a la genética, al estrés o a una deficiencia nutricional.

  1. El estrés (y los genes) pueden hacerte encanecer

Cualquiera que haya observado los cambios en el peinado de un presidente de una campaña a otra se ha dado cuenta de que el estrés parece hacer que el pelo se vuelva blanco. Un estudio realizado en ratones y publicado en la revista Nature sugiere que el estrés crónico puede contribuir a la aparición del pelo blanco al causar daños en el ADN y reducir el número de células productoras de pigmento en los folículos pilosos. El estrés también puede provocar la caída del cabello.

Otro tipo de estrés, conocido como estrés oxidativo, también puede influir en las canas. El estrés oxidativo puede afectar a las células productoras de pigmentos. En realidad, el encanecimiento es una parte completamente natural del envejecimiento, ya que los folículos pilosos producen menos color con la edad. Los genes también influyen en el momento en que el cabello se vuelve gris. Pregunta a tus padres cuántos años tenían cuando vieron por primera vez signos de envejecimiento, y tú podrías hacer lo mismo. De hecho, un estudio de marzo de 2016 publicado en la revista Nature Communications fue el primero en identificar el gen responsable de las canas.

  1. Las escamas blancas o amarillas pueden significar que tienes caspa

Las escamas amarillas o blancas en el pelo, en los hombros e incluso en las cejas son un signo de caspa, una enfermedad crónica del cuero cabelludo. La caspa no suele ser signo de un problema de salud y puede tratarse con champús especializados de venta libre o con prescripción médica.

Una de las causas más comunes de la caspa es una enfermedad llamada dermatitis seborreica. Las personas que padecen dermatitis seborreica tienen la piel enrojecida y grasa, cubierta de escamas blancas o amarillas. Un hongo parecido a la levadura llamado malassezia también puede irritar el cuero cabelludo. Un champú inadecuado, la sensibilidad a los productos para el cuidado del cabello y la sequedad de la piel también pueden causar caspa (la caspa suele ser peor en invierno, cuando la calefacción interior puede hacer que la piel esté más seca).

  1. El cabello quebradizo podría ser un signo del síndrome de Cushing

El cabello quebradizo es uno de los síntomas del síndrome de Cushing, que es una enfermedad rara causada por un exceso de cortisol, la principal hormona del estrés del cuerpo. Pero hay muchos otros síntomas más evidentes del síndrome de Cushing, como la hipertensión arterial, la fatiga y el dolor de espalda. El tratamiento del síndrome de Cushing puede consistir en cambiar la dosis de la medicación que puede estar causando la afección, como los glucocorticoides, que son esteroides utilizados para tratar la inflamación causada por diversas enfermedades.

  1. La pérdida de cabello puede ser un signo de anemia

Si de repente nota que hay muchos más pelos en el cepillo o en el suelo de la ducha, puede ser una señal de que su cuerpo tiene pocas reservas de hierro, o anemia, y puede justificar una prueba. Este es otro análisis de sangre que hacemos cuando se queja de cambios en el cabello. Las personas que son vegetarianas o las mujeres que tienen menstruaciones abundantes aumentan el riesgo de que los cambios en el cabello se deban a la falta de hierro.

No está claro por qué la carencia de hierro puede provocar la caída del cabello, pero el hierro es esencial para muchas reacciones biológicas y químicas, incluyendo quizás el crecimiento del cabello. La caída del cabello también puede producirse (temporalmente) con los cambios bruscos en los niveles de estrógeno y suele notarse tras el embarazo o la interrupción de la píldora anticonceptiva.

  1. El adelgazamiento del cabello puede ser un signo de enfermedad tiroidea

Las personas con hipotiroidismo, una enfermedad que se produce cuando la glándula tiroidea no produce suficiente hormona tiroidea, pueden notar un aumento de la caída del cabello y un cambio en su aspecto. Aproximadamente el 4,6% de la población de 12 años o más padece hipotiroidismo, aunque la mayoría de los casos son leves. El hipotiroidismo puede provocar un adelgazamiento del cabello y otros síntomas, como fatiga, intolerancia al frío, dolor articular, dolor muscular, cara hinchada y aumento de peso. Para diagnosticar la enfermedad se utiliza una prueba de la hormona estimulante del tiroides (TSH), y el tratamiento consiste en una medicación tiroidea.

Además del adelgazamiento del cabello, algunos trastornos de la tiroides suponen un riesgo de pérdida de cabello autoinmune denominada alopecia areata. Este tipo de caída del cabello provoca parches redondos de pérdida repentina del cabello y está causada por el ataque del sistema inmunitario a los folículos pilosos.

  1. La pérdida de cabello podría indicar una carencia de proteínas

Las proteínas son esenciales para la salud y el crecimiento del cabello (la falta de proteínas se ha relacionado con el adelgazamiento y la caída del cabello). La carencia de proteínas no es un problema para la mayoría de las personas. La mayoría de los adultos necesitan 0,8 gramos de proteínas por kilo de peso corporal. Algunas buenas fuentes de proteínas son el yogur griego desnatado, los garbanzos y la pechuga de pollo. Las personas que tienen dificultades gastrointestinales o que se han sometido recientemente a una operación de bypass gástrico pueden tener problemas para digerir las proteínas. Estas situaciones especiales deben ser gestionadas con la ayuda de su médico. Pero la mayoría de los casos de caída del cabello, incluso en las mujeres, se deben probablemente a la genética.

  1. Un cabello dañado puede ocultar otros problemas de salud

Aunque el cabello puede revelar su salud, las mujeres se quejan más a menudo de los daños causados por la coloración y el tratamiento con calor. El calor excesivo derivado del uso diario de la plancha o el secador puede, sin duda, dañar tu cabello, haciéndolo seco, quebradizo y difícil de mantener. Es mejor no utilizar más de una herramienta caliente al día (un doble tratamiento térmico ocasional está bien, pero no diario). Cuando apliques calor a tu cabello, utiliza siempre productos con ingredientes protectores. Los sérums y las gotas de brillo suelen tener cualidades de conservación del cabello cuando se utiliza el calor directo e indirecto.

También puede leer: Causas del dolor de cadera en las mujeres: las 5 más comunes

Elena Ramos

Locutor - Redactor fashion Colombia Asistente de la estructura profesional de los servicios informativos.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.