Asma, cuidado con el uso de cortisona: aumenta la fragilidad de los huesos

crisis asmática

Investigaciones masivas, que han examinado los registros médicos de más de 15 millones de pacientes, muestran que los esteroides (tanto inhalados como orales) pueden causar graves daños esqueléticos.

El asma es bastante desagradable, pero las personas que la padecen deberían reducir al mínimo la dosis de esteroides que toman por vía oral o inhalada. Porque estos medicamentos aumentan el riesgo de fragilidad y fracturas de los huesos. Y cuanto más tiempo las tomas y más alta la dosis, mayor es el daño que pueden causar al esqueleto.

Esto quedó demostrado por un amplio estudio que acaba de publicarse en la revista Thorax y que se basó en los datos de 15,4 millones de ciudadanos del Reino Unido almacenados en la base de datos GOLD Clinical Practice Research Datalink (CPRD) (la muestra es del 7% de la población).

Los investigadores seleccionaron todos los casos con diagnóstico de asma que también habían sufrido osteoporosis o fracturas debido a la fragilidad de los huesos. Los que habían tomado píldoras de esteroides en una dosis de 2.500 mg o más en los 12 meses anteriores habían aumentado cuatro veces sus posibilidades de desarrollar fragilidad ósea en comparación con los que no habían tomado esos medicamentos.

Los que habían logrado una dosis acumulada de 120mg de esteroides inhalados en los 12 meses anteriores tenían un 20% más de probabilidades de sufrir una fractura debido a la reducción de la densidad ósea.