El arte de disculparse: comportamientos que debemos evitar

Escrito por Lorena Molina Perez

Publicado el

Actualizado el

Cuando cometemos errores o herimos a alguien con nuestras palabras o acciones, es importante tener el coraje de disculparse. Sin embargo, no todos los comportamientos que adoptamos al pedir disculpas son efectivos, e incluso algunos pueden empeorar la situación.

- Publicidad -

No asumir la responsabilidad

Uno de los errores más comunes que cometemos al disculparnos es no asumir la responsabilidad completa de nuestros errores u ofensas. Es importante evitar culpar a otras personas o circunstancias externas. En su lugar, debemos reconocer nuestros propios actos y mostrar sinceridad al admitir nuestros errores.

No expresar remordimiento

Pedir disculpas simplemente diciendo «lo siento» sin una emoción genuina detrás de esas palabras no es suficiente. Es importante expresar un verdadero remordimiento, demostrando tristeza por las consecuencias de nuestras acciones o palabras. Si no transmitimos estas emociones, es poco probable que la otra persona acepte nuestras disculpas y nos perdone.

No escuchar

Después de disculparnos, es crucial escuchar atentamente la respuesta de la otra persona y mostrar comprensión hacia sus sentimientos. Es importante escuchar activamente para comprender cómo se siente y aprender lecciones de la situación. Evita interrumpir o tratar de justificar tu comportamiento. Simplemente escucha sin juzgar ni disculparte por tu comportamiento.

Disculparse demasiado tarde

El momento en el que nos disculpamos es crucial, ya que retrasar una disculpa puede dar la impresión de que no somos sinceros y no nos importan los sentimientos de la otra persona. Intenta disculparte inmediatamente después de darte cuenta de que has cometido un error, en lugar de esperar demasiado tiempo para hacerlo.

Encontrar excusas

Si bien en ocasiones puede ser necesario proporcionar contexto o aclaraciones sobre ciertas cuestiones, debemos limitar las excusas al disculparnos por un error que hemos cometido. Las disculpas deben ser sinceras y auténticas, y encontrar excusas puede ser percibido como una forma de minimizar la responsabilidad y culpar a circunstancias externas. Evita hacerlo para asegurar la sinceridad de tu declaración de arrepentimiento hacia la otra persona.

No proponer soluciones

Ofrecer soluciones o sugerencias sobre cómo mejorar un error similar en el futuro ayudará a demostrar no solo la responsabilidad, sino también la voluntad de cambiar y demostrar que nuestras disculpas son auténticas. Estas soluciones pueden implicar un cambio de comportamiento a través de la autorreflexión o una comunicación más abierta con los demás para evitar ofenderlos nuevamente en el futuro.

No hacer promesas

Hacer una promesa y no cumplirla es una de las formas más rápidas de perder la confianza de alguien en una relación. Al no hacer promesas como parte de nuestras disculpas, mostramos respeto hacia la persona a la que nos disculpamos y le damos la seguridad de que nuestra sinceridad es real. Las disculpas pueden ser complejas y a menudo deben ir más allá de las palabras, como ofrecer alguna forma de restitución o comprometerse a realizar cambios. Al no hacer promesas, eliminamos la expectativa de sinceridad y transmitimos nuestro arrepentimiento.

Disculparse
Foto: Freepik

Disculparse es un acto valiente y necesario cuando cometemos errores y herimos a alguien. Sin embargo, es importante evitar ciertos comportamientos al pedir disculpas. Asumir la responsabilidad, expresar remordimiento, escuchar activamente, disculparse a tiempo, evitar excusas, proponer soluciones y no hacer promesas son elementos clave para presentar disculpas auténticas y efectivas. Al practicar estos comportamientos, podemos fomentar relaciones más saludables y promover la resolución de conflictos de manera constructiva.

- Publicidad -
¿Le resultó útil este artículo?
Artículos Relacionados