Bienestar

Aprende todo sobre el mal aliento

Hay personas que cuidan mucho sus dientes y encías, que se preocupan por tener una digestión sencilla eligiendo alimentos ligeros, que consumen mentas y más sin interrupción en un intento por no ver a quién se enfrentan frente a un suspiro.

Sin embargo, la halitosis, que a veces también puede ser una señal de que algo no funciona para bien, debe ser conocida, sobre todo. Sin ser culpable, también porque además de los hábitos existen condiciones patológicas, o en todo caso inducidas por las drogas, que pueden afectar gravemente a la salud de la boca y por tanto también a la respiración.

En el primer frente, no olvide que la leche puede ayudar a eliminar el mal aliento de aquellos que han tenido un almuerzo particularmente exigente, y quizás rico en ajo. Según los científicos de la Universidad Estatal de Ohio, que publicaron un estudio sobre el tema hace algún tiempo, la leche reduciría los niveles de compuestos de azufre que dan al ajo su sabor y fuerte olor.

Por supuesto, es sólo un consejo general. Así que no olvides que hay recetas que proponen para los que tienen mal aliento una cucharadita de miel mezclada con una gota de aceite esencial de enebro, o semillas de eneldo para masticar o incluso gárgaras a base de colorante de mirra.

En la mesa, entonces, tenga cuidado de comer despacio, prefiriendo platillos ligeros a sobredosis de comida. Y si usted puede preferir fruta (mejor si está cocida), verduras y legumbres, cereales a voluntad como pasta, pan y arroz, tal vez harina integral. ¿La razón? Facilitan el intestino y sus movimientos al combatir el estreñimiento, que puede promover el mal aliento.

Ahora las enfermedades reales que pueden causar mal aliento, tenga cuidado con la falta de saliva. Es la situación que conduce a la xerostomía, es decir, la sequedad de las mucosas de la boca. Esta condición, en sus formas más graves, limita la capacidad de tragar, de hablar y también de asimilar los alimentos.

Además del uso crónico de algunos fármacos, la falta de saliva puede atribuirse a formas patológicas autoinmunes que destruyen progresivamente las glándulas salivales. El trastorno compromete significativamente la calidad de vida y no sólo afecta a los ancianos como se pensaba antes.

Cuidado con la higiene bucal

Frecuentemente el mal aliento está determinado por ciertos factores, como un gran número de bacterias orales que producen azufre, la presencia de residuos de alimentos entre los dientes y las encías, la placa bacteriana y el sarro que se acumula por encima y por debajo de las encías, la gingivitis y la caries dental.

Otros factores que no están directamente relacionados con la boca también pueden entrar en juego, como la inflamación de las amígdalas o adenoides, la hipersecreción de las cavidades nasal y paranasal y los problemas gastrointestinales.

El control especializado es un paso clave para contrarrestar el mal aliento y otros síntomas. El consejo práctico es cepillarse los dientes al menos tres veces al día con cepillos adecuados, que deben cambiarse al menos cada 3/4 meses.

No olvide utilizar los cepillos para limpiar los espacios entre los dientes y la encía. Es recomendable usar hilo dental para eliminar residuos entre dientes. Por último, los diferentes enjuagues bucales deben utilizarse siguiendo las recomendaciones del dentista, quien, no obstante, debe ofrecer una higiene bucal profesional al menos dos veces al año.

Publicidad

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.