Anticuerpos de COVID disminuyen a la mitad en pacientes menos graves

En pacientes menos graves, el nivel de anticuerpos producidos por el sistema inmunológico contra el COVID se reduce a la mitad, al mes de recuperación. Estas son las conclusiones de un estudio realizado por el equipo del Laboratorio Covid del Instituto Europeo de Oncología; el cual dirigieron los investigadores Federica Facciotti, Marina Mapelli y Sebastiano Pasqualato.

Los resultados, publicados en el Journal of Clinical Medicine, deben confirmarse por estudios más grandes; y a largo plazo que ya están en marcha en la Ieo. Pero en la actualidad el trabajo sugiere que quienes ya contrajeron el virus no deben bajar la guardia; estas personas deben continuar, como todo el mundo, tomando medidas para reducir el riesgo individual de infección. También sugiere que la prueba serológica no puede utilizarse para liberar la hipotética «licencia de inmunidad», pero es eficaz como sistema de vigilancia sistemática para identificar y cortar de raíz nuevos brotes.

La prueba serológica «Elisa»

«El tema de la reinfección se vuelve importante en la segunda ola del virus; pero el seguimiento de las personas Covid positivas ha sido una prioridad desde el comienzo de la pandemia», explica Facciotti. «El hisopo nasofaríngeo es, de hecho, una herramienta económicamente onerosa y sólo puede dar respuestas sobre la presencia de infección en el momento de la recogida.

Por esta razón en Ieo – continúa – también nos centramos en el desarrollo de un ELISA serológico (acrónimo de Enzyme Linked Immunosorbent Assays) capaz de medir la cantidad de anticuerpos producidos por el sistema inmunológico en respuesta al contacto viral y su persistencia en el cuerpo.

Hemos desarrollado, en colaboración con el Laboratorio de Federico Forneris de la Universidad de Pavia, una prueba que detecta la inmunoglobulina G (IgG), con una fiabilidad del 95%, a un costo asequible para todas las instalaciones de investigación. Luego lo utilizamos para un estudio piloto en una muestra de médicos y enfermeras que padecen Covid-19, con el fin de identificar la intensidad y duración de la acción protectora de los anticuerpos en los sujetos infectados».

Mapelli dijo: «Estudiamos los sueros de 16 pacientes con formas menos graves de Covid y 23 que requerían hospitalización en cuidados intensivos. Luego los comparamos con los sueros de 436 sujetos que ciertamente no estaban infectados; ya que formaban parte de estudios de la OEI realizados antes de 2015. Descubrimos que los pacientes que no estaban hospitalizados tenían niveles más bajos de todos los anticuerpos anticovirus que los pacientes ingresados en cuidados intensivos, y que esos niveles, excepto los de anticuerpos contra la proteína vírica N, se redujeron a la mitad en el plazo de un mes tras la desaparición del virus del cuerpo».

La vida de los anticuerpos

«Nuestra observación – continúa Mapelli – se ha detenido, por el momento, 4 semanas después de la negativización, pero estamos estudiando la ‘vida de los anticuerpos’ por un período más largo y en una población más grande, dentro de un proyecto de vigilancia y análisis de la inmunidad que concierne a una muestra de 1.500 empleados de Ieo, realizado en colaboración con la Fundación Europea Guido Venosta».

El estudio confirma las conclusiones de otras investigaciones anteriores. «Nuestros resultados confirman los estudios chinos e ingleses -dice Pasqualato- que, en diferentes poblaciones, han demostrado que los anticuerpos anti-Covid disminuyen con el tiempo y por lo tanto tener la infección no es en sí mismo un seguro contra el virus».

Pasqualato subraya de nuevo: «Sin embargo, hay que señalar que el concepto de inmunidad no sólo está ligado a los anticuerpos; porque el sistema inmunológico también utiliza otras defensas antivirales, incluida la inmunidad celular. Podría suceder que la falta de anticuerpos permita una posible reinfección para una nueva exposición al virus; pero no se desarrollan síntomas de la enfermedad porque el sistema inmunológico, ya entrenado, está activado.

En espera de que se realicen nuevos estudios sobre la reinfección, es importante que quienes ya han contraído el virus, tanto en forma leve como grave, se comporten como el resto de la población llevando la máscara; observando el espaciamiento; lavándose las manos con frecuencia y participando en los estudios de seguimiento, cuando estén disponibles».

También te puede interesar leer: Coronavirus en Holanda: mujer se re infecta y luego muere