Alzheimer y acumulación de hierro: posible relación según estudios

Un reciente estudio de publicado en la revista Radiology, presenta una posible relación entre la aparición de Alzheimer y la acumulación de hierro en la neocorteza del cerebro.

La relación entre la acumulación de hierro en el cerebro y la aparición del Alzheimer puede deberse a que en esos depósitos de hierro se encuentra proteína amiloide; esta proteína al combinarse con el hierro, forman las placas características que irrumpen con las funciones cerebrales.

Pero en este estudio se logró identificar algo mucho más allá; niveles anormales de hierro en la capa externa del cerebro intervienen en el habla, el pensamiento consciente y otras funciones importantes. Esta parte del cerebro es conocida como neocórtex; por lo general no se alcanza a ver completamente en una resonancia magnética debido a su anatomía, la cual distorsiona las señales de la herramienta de diagnóstico.

El estudio

Para lograr escanearla, los investigadores utilizaron una resonancia magnética de 3 Tesla capaz de reproducir detalles anatómicos con alta precisión en un tiempo aceptable.

Con el dispositivo se compararon los niveles de hierro en el cerebro de 100 personas con  Alzheimer y 100 personas sanas. De los 100 participantes con Alzheimer, 56 se sometieron a posteriores pruebas neuronales y exámenes de resonancia magnética; en promedio 17 meses después de las primeras investigaciones.

Gracias a esta técnica, los investigadores pudieron cuantificar los niveles de hierro en varias áreas del cerebro. «Encontramos signos de una mayor acumulación de hierro en la materia gris profunda y en el neocórtex total; y a nivel de los lóbulos temporal y occipital, en pacientes con enfermedad de Alzheimer en comparación con individuos sanos de la misma edad»; esto explicó Reinhold Schmidt, profesor de neurología y director del Departamento de Neurología de la Universidad Médica de Graz en Austria, quien dirigió el estudio.

El aumento de la acumulación de hierro se se relacionó con un mayor desgaste cognitivo y alzheimer; independientemente de la cantidad de volumen cerebral que se hubiera podido perder.

También te puede interesar leer: El Alzheimer y Parkinson: los problemas de visión podrían ser alerta