Alternativas naturales para detener el hipo

El hipo es una alteración que se produce de forma repentina y que puede llegar a ser bastante incómoda. Esta es, en esencia, una contracción espontánea del diafragma derivada de un exceso de aire en el estómago. Cuando aparece, intentamos formas de eliminarlo, pero muchas veces fallamos en el intento.

Hay distintas teorías que se han abordado para determinar las causas de esta contracción. Por ejemplo, una investigación ha revelado que existe una relación entre el hipo y los hábitos de respiración del renacuajo. Es decir, el renacuajo llena su boca con agua y expulsa aire de las branquias, siendo un mecanismo muy similar al del hipo.

Cuando esto ocurre, la acción es activada por el tallo cerebral, que envía señales para acciones espontáneas, siendo una de ellas el hipo. De modo que el cerebro envía una alerta al diafragma para expulsar el aire.

Principales detonantes

Enfocándonos en los detonantes que se han estudiado médicamente, se ha establecido que el hipo puede ser ocasionado por factores como:

·        Consumo de bebidas alcohólicas

Algunas teorías sugieren que ingerir bebidas alcohólicas es un factor que propicia el hipo, ya que estas causan reflujo gastroesofágico. Por esto último, el nervio que conecta el cerebro con el abdomen se irrita, lo que genera la contracción del diafragma.

·        Comer muy rápido y comer demasiado

Cuando comes con apuro le das espacio a tu estómago para almacenar aún más comida, es decir, querrás comer más cantidad de la que realmente tu organismo puede soportar. Además, al comer muy rápido tragas más aire de lo habitual.

·        Estrés

Tanto el estrés como la ansiedad desencadenan alteraciones veloces en la frecuencia respiratoria, ocasionando presión sobre el diafragma y provocando su inevitable contracción.

·        Ingesta de comidas picantes

Los alimentos picantes liberan cryptocapsin y otras sustancias que irritan el estómago y el esófago. La única forma que encuentra el organismo para expulsar estos químicos es por medio de la contracción del diafragma, es decir, el hipo.

·        Consumo de refrescos

Los refrescos provocan un exceso de dióxido de carbono (CO2) en el estómago y la respuesta del organismo para deshacerse de este químico es la contracción del diafragma.

·        Otros factores

Cuando los episodios de hipo son persistentes, quizá se deba a un desbalance hormonal, algo bastante común durante el embarazo. También puede deberse a la irritación de los nervios del diafragma o hasta por tumores alojados en el cerebro, así que debes tener cuidado con él.

Soluciones naturales para combatir el hipo

Hay distintos mecanismos que pueden emplearse para deshacerse del molesto hipo. Uno de los métodos tradicionales es contener la respiración por un par de segundos, que sí puede funcionar en unas personas, pero quizá en otras no. Por fortuna, hay otras técnicas naturales que puedes poner en práctica.

·         Tomar agua

Al tomar agua debes usar algún tipo de movimiento rítmico a lo largo del esófago. Esto ayuda a tu organismo a superar la contracción del diafragma. Incluso, ingerir agua fría ayuda a aliviar las áreas irritadas del diafragma, permitiendo que la respiración recupere su ritmo habitual.

Otra práctica que puedes ejecutar es beber agua tapando ambas orejas (con ayuda de alguien más, claro). Esto ayuda a estimular las terminaciones nerviosas, lo que detiene el hipo.

·        Presionar la palma de la mano

La acupuntura, la hipnosis y el uso de sales olorosas son técnicas que se practican para detener el hipo persistente. Sin embargo, otra técnica más sencilla es presionar la palma de la mano con el dedo pulgar. Esta presión distrae a tu cuerpo de la atención que tiene sobre el hipo.

·        Consumir una cucharada de mantequilla de maní

La mantequilla de maní interrumpe el ciclo respiratorio y el ritmo del hipo, así que es una buena alternativa para combatirlo.

¿Se puede prevenir el hipo? ¡Claro que sí!

El hipo es una alteración que cualquier persona puede padecer. Sin embargo, tomando en cuenta unos consejos es posible prevenirlo.

  • Come despacio y mastica muy bien la comida.
  • Limita el consumo de bebidas alcohólicas y comidas picantes.
  • Evita hablar mientras comes.

Si tienes un episodio de hipo de manera ocasional, no hay de qué preocuparse, y puedes aplicar algunas de estas soluciones para detenerlo. Pero si esta contracción se vuelve persistente es recomendable que acudas al médico.