Alimentos que pierden sabor y nutrientes al ponerlos en la nevera

El refrigerador puede usarse para almacenar alimentos, pero no todos los alimentos. Hay algunos productos que no soportan el frío y pierden sus cualidades nutricionales y sabores si se ponen en la nevera.

Aquí hay 10 alimentos que no deben ser almacenados en el refrigerador.

1. Aceite

El aceite se almacena mejor a temperatura ambiente en un lugar oscuro. Generalmente no le gusta el calor o el frío y se congela en el refrigerador, especialmente los aceites mediterráneos como el de oliva, aguacate o argán. Si bien los aceites extraídos de plantas tropicales como el coco o la jojoba no temen al calor debido a su origen, tampoco es necesario mantenerlos en la nevera. Los aceites de semilla de uva, de onagra o de espino amarillo provienen de plantas acostumbradas a un clima templado o septentrional y deben protegerse del calor, pero no se congelan en el refrigerador.

2. Albahaca

La albahaca teme a la humedad y no se puede guardar en la nevera. Lo mejor es comprarlo en pequeñas cantidades y ponerlo en un vaso de agua, como las flores, para preservar su frescura. Otras hierbas frescas son igual de frágiles. Es posible adoptar el mismo sistema antes de ponerlos en la parte inferior del refrigerador. El secado es también una buena alternativa para preservar las hierbas. Para ello, simplemente lávelos bien y átelos en pequeños manojos antes de colgarlos boca abajo en un lugar aireado, cálido y protegido de la luz.

3. Ajo

Un lugar ventilado y seco es lo mejor para almacenar el ajo. Se ablanda y germina rápidamente cuando se coloca en el refrigerador.

4. Tomates

Los tomates se vuelven sosos cuando se mantienen fríos. Las membranas de la pared celular se deterioran y la actividad de los genes se reduce por metilación. Esto explica por qué pierden el sabor y se vuelven blandos.

5. Patatas

Las patatas pueden almacenarse fácilmente en un lugar seco, aireado y sombreado. Lo mejor es ponerlos en una bolsa de papel o lona. Debe evitarse el uso de bolsas de plástico y el almacenamiento en el refrigerador. El frío transforma la sacarosa, el almidón contenido en estos vegetales, en fructosa o glucosa, es decir, en azúcar. Este proceso favorece la formación y el aumento de la acrilamida, que es perjudicial para la salud, en contacto con el calor durante la cocción.

6. Berenjenas y calabacines

La berenjena y el calabacín no deben guardarse en el refrigerador. El frío deteriora las paredes celulares, haciéndolas más harinosas, y detiene el proceso de maduración. Pueden marchitarse más rápidamente y perder su sabor.

7. Huevos

Los huevos tienen un compartimiento dedicado en el refrigerador. Sin embargo, tendría más sentido almacenarlos a temperatura ambiente. En un ambiente frío, la protección natural de las conchas disminuye. Absorben más fácilmente los olores, lo que altera su sabor, y las bacterias pueden penetrar en ellos.

8. El aguacate

El frío favorece el ennegrecimiento de la pulpa del aguacate y detiene el proceso de maduración. Por lo tanto, debe mantenerse al aire libre. Para ayudar a que el aguacate madure más fácilmente, es una buena idea ponerlo en una bolsa de papel con un plátano maduro. Si el aguacate ya ha sido abierto, puede ser almacenado en el refrigerador. Cubrir la carne con jugo de limón evitará que se oscurezca.

9. Melón y sandía

El melón y la sandía son alimentos que pueden almacenarse a temperatura ambiente en un lugar seco. Seguirán madurando. Cuando están maduros o muy maduros, se pueden poner en la nevera, pero es aconsejable comerlos lo antes posible, ya que son menos sabrosos y los antioxidantes se deterioran muy rápidamente.

10. Plátanos

Los plátanos se ennegrecen en la nevera. Lo mejor es dejarlos al aire libre en un lugar ventilado. Si aún no están maduros, puede envolverlos en papel de periódico para preservar el etileno que sale de ellos y ayudarlos a madurar más rápido. Dejarlas al sol también los ayuda a madurar.