Bienestar

Alcohol: las mujeres corren riesgo en la adolescencia

Incluso el consumo moderado de alcohol se asocia a un mayor riesgo de cáncer de mama. Según un nuevo estudio, este aumento es especialmente pronunciado cuando las mujeres beben alcohol regularmente antes de su primer embarazo.

El consumo de alcohol ha aumentado considerablemente en las últimas décadas y una parte importante de la población bebe regularmente cantidades mucho mayores de alcohol. Por ejemplo, el 30% de los hombres bebe de forma arriesgada al menos una vez al mes (5 o más copas en una ocasión), mientras que el 20% de las mujeres hace lo mismo (4 o más copas en una noche), y esta proporción alcanza el 45% entre las jóvenes de 18 a 24 años. No hace falta decir que estas borracheras repetidas son muy perjudiciales para la salud, ya que el alcohol es una sustancia muy tóxica que favorece el desarrollo de varios cánceres, en particular los de boca, esófago y mama.

El alcohol aumenta los niveles de estrógeno en las jóvenes

Incluso el consumo moderado de alcohol aumenta el riesgo de cáncer de mama. Se cree que este aumento se debe a un incremento de los niveles de estrógeno en sangre, que estimula en exceso el crecimiento de las células mamarias y aumenta el riesgo de proliferación incontrolada. En este sentido, el consumo de alcohol en la adolescencia y en la juventud constituye un problema, ya que es precisamente durante este periodo cuando las células mamarias proliferan con mayor rapidez y es más probable que se vean afectadas por los cambios en los niveles de estrógeno. Entonces, ¿las mujeres jóvenes que se exceden tienen más probabilidades de padecer cáncer de mama más adelante?

La respuesta es: sí.

Una relación directa entre el alcohol y el cáncer de mama

Los investigadores determinaron el consumo de alcohol de 91.000 mujeres en diferentes momentos de su vida (15-17, 18-22, 23-30 y 31-40 años) y determinaron, diez años después, la incidencia de cáncer de mama en esta población.

Observaron que por cada bebida (10 g de alcohol) consumida diariamente durante la adolescencia y la primera etapa de la vida adulta, es decir, entre el inicio de la primera menstruación y el primer embarazo, se producía un aumento del 13% de cáncer de mama y del 16% de enfermedad mamaria proliferativa benigna (lesiones que aumentan significativamente el riesgo de cáncer en el futuro). Y cuanto mayor sea la dosis ingerida, mayor será el riesgo: una mujer joven que beba regularmente más de 15 g de alcohol verá aumentar su riesgo en un 40%.

Este aumento del riesgo también es más pronunciado cuando el consumo de alcohol se produce en un periodo de tiempo más largo, por ejemplo cuando el primer embarazo se produce más de 10 años después del inicio de la primera regla. En otras palabras, el mensaje es muy claro: cuanto más alcohol se consume antes de tener hijos, mayor es el riesgo de cáncer de mama.

A menudo se dice que «la moderación sabe mucho mejor» y este adagio no podría ser más cierto cuando se trata de la asociación entre el alcohol y el cáncer de mama. Es importante que los padres hablen abiertamente con las jóvenes de la importancia de beber con moderación para minimizar el riesgo de desarrollar cáncer de mama a lo largo de su vida.

También puede leer: ¿Qué es la toxoplasmosis?: Causas y como prevenirla

Elena Ramos

Locutor - Redactor fashion Colombia Asistente de la estructura profesional de los servicios informativos.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.