BienestarNutriciónSalud

La alcachofa y sus diferentes usos en la medicina natural

La alcachofa es una planta vegetal perenne que se cultiva por sus cabezas florales. Pertenece a la familia botánica Asteraceae y tiene el nombre científico de Cynara scolymus. Es una verdura muy popular en la cocina. En la fitoterapia se explotan las virtudes terapéuticas de sus hojas y cabezas de flores. De hecho, se utiliza para tratar varios tipos de enfermedades. Además, contiene una gran cantidad de ingredientes activos. Hay derivados fenólicos, fibras, flavonoides, micronutrientes como el magnesio y el potasio, así como vitaminas del grupo B, A, C y K.

Principales indicaciones de la alcachofa en la fitoterapia

La alcachofa estimula las funciones hepáticas. Protege y activa la regeneración de las células del hígado y las membranas mucosas. Promueve, entre otras cosas, la secreción y excreción de bilis. También trata enfermedades del hígado como la insuficiencia hepática y la ictericia. Estas propiedades, combinadas con su efecto antioxidante, ayudan a reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares como la arteriosclerosis. De hecho, inhibe la producción de colesterol LDL, lo que lleva a una disminución de los niveles de colesterol en la sangre. También tonifica las paredes de los vasos.

Esta planta con virtudes medicinales también mejora las funciones depurativas del cuerpo. En otras palabras, promueve la excreción de orina y toxinas. También previene la formación de edemas y la retención de agua. Además, ayuda a tratar diversos trastornos digestivos. Es particularmente eficaz en casos de digestión difícil, hinchazón y estreñimiento.

Además, la alcachofa tiene propiedades antiinflamatorias. Alivia los dolores reumáticos y los ataques artríticos. También entra en el marco del tratamiento de las gotas y la artrosis.

Formas farmacéuticas comercializadas

En la medicina natural, esta planta se puede encontrar en diferentes formas, a saber:

  • Té de hierbas o decocción
  • Extractos secos
  • Polvo
  • Tintura madre
  • Cápsula
  • Ampolla bebible
  • Jugo

Instrucciones de uso y dosis recomendadas

Té de hierbas

Poner en infusión 1 cucharadita de planta seca en una taza de agua hirviendo durante 3 minutos. Consume hasta 3 tazas por día.

Tintura madre

Para una cura de 3 semanas, diluya 25 a 30 gotas de tintura en un vaso de agua 3 veces al día.

Cápsulas

Trague de 3 a 6 cápsulas de 315 mg por día.

Ampolla bebible

Diluya 1 o 2 ampollas por día en un poco de agua.

Jugo

Para una cura de 15 días, tome 1 cucharada de jugo de alcachofa en 2 o 3 veces al día. Debe tomarse antes de las comidas.

Razones para la precaución

El uso terapéutico de la alcachofa tiene contraindicaciones y posibles efectos secundarios. Por lo tanto, es esencial hacer referencia a una receta médica antes de cada tratamiento. Además, una cura no debe exceder, por lo general, de 15 días.

Contraindicaciones

El uso de la alcachofa no está recomendado para las personas que sufren de cálculos biliares. Esta restricción también se aplica a las mujeres durante el embarazo y la lactancia.

Efectos indeseables

Tomar esta planta puede provocar flatulencias, diarrea y una falta de apetito temporal.

También te puede interesar leer: Alcachofa, una alternativa natural para perder peso

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.