Bienestar

Agotamiento laboral: las señales de que estás contra las cuerdas

Se dice que el agotamiento laboral alcanza actualmente «niveles aterradores», que afectan a más de un tercio de los adultos que trabajan de forma regular y al 77% al menos ocasionalmente, incluyendo a personas de diversos grupos de edad, niveles de experiencia y sectores.

Según el artículo de 2021 de la revista Time, las encuestas e informes recientes sugieren que las mujeres son aún más propensas a sufrir el agotamiento laboral que los hombres.  En 2021, el 42% de las mujeres y el 35% de los hombres declararon síntomas como sensación de agobio y fatiga, principalmente en relación con el equilibrio entre la vida laboral y personal, mientras que el 67% también declaró que el agotamiento había aumentado debido a la pandemia de COVID-19 o durante la misma.

En muchos sentidos, se puede tratar el agotamiento laboral de la misma forma que la fatiga suprarrenal, lo que suele implicar descansar más, trabajar menos, comer y hacer ejercicio de forma equilibrada y nutritiva. Abordar los problemas relacionados con el trabajo, como la carga de trabajo y la necesidad de estar disponible casi las 24 horas del día, son otros pasos cruciales para proteger su salud mental.

¿Qué es el agotamiento laboral?

Dado que no se considera un verdadero diagnóstico médico, ¿qué significa el término » agotamiento laboral «? Existen varias definiciones, pero la mayoría incluyen aspectos como el estrés prolongado, la fatiga o el agotamiento, así como la disminución de la motivación y la productividad, especialmente en relación con el trabajo. Puede describirse como un estado de agotamiento emocional y físico causado por largos periodos de estrés constante e incesante.

El tipo más común de agotamiento, y el que más se ha estudiado, es el «agotamiento laboral».  El agotamiento laboral se define como «un tipo particular de estrés relacionado con el trabajo, un estado de agotamiento físico o emocional que también implica una menor sensación de logro y una pérdida de identidad personal».

El término «agotamiento» fue introducido por primera vez en los años 70 por un autor llamado Herbert Freudenberger, que escribió » Burnout: The High Cost of High Achievement «. Afirmó que los trabajadores agotados «parecen, actúan y suenan deprimidos».

Desde entonces, los investigadores han estudiado qué es lo que más a menudo conduce al agotamiento. Se han identificado varios componentes principales del agotamiento laboral, entre ellos:

  • Presión temporal excesiva/no hay tiempo suficiente para hacer todo el trabajo.
  • Falta de comunicación y apoyo de los directivos
  • Falta de claridad en las funciones/los empleados no saben lo que se espera de ellos
  • Trato injusto/salario injusto
  • Además del agotamiento laboral, las personas también pueden experimentar el agotamiento y la falta de motivación si se sienten agotadas por las reuniones, el seguimiento de las redes sociales, el cuidado de los hijos/familia o una combinación de estos.

Signos y síntomas

El agotamiento laboral es esencialmente una combinación de estrés y agotamiento. Obviamente, esto no es muy saludable ni sostenible, y puede manifestarse de diferentes maneras para diferentes personas.

¿Cuál es un ejemplo de agotamiento?

Una persona que experimenta el agotamiento laboral puede ser un adulto de mediana edad con niños pequeños en casa, que tiene un viaje relativamente largo al trabajo, luego trabaja largas horas en su trabajo, sólo para llegar a una casa ruidosa que exige su atención. Es posible que no disfrute mucho de su trabajo, que no tenga claras sus responsabilidades y que no tenga mucho tiempo libre fuera del trabajo.

También pueden tener dificultades para dormir por la noche y carecer de oportunidades para relajarse, hacer ejercicio o pasar tiempo con los amigos.

Los millennials también parecen susceptibles de agotarse debido a factores como el aumento del coste de la vida, la dificultad para encontrar un trabajo fiable, las deudas y la presión de las redes sociales, que se suman a la ansiedad diaria.

Los signos más comunes de agotamiento pueden ser:

  • Sentirse cansado todo el tiempo, lo que puede llevar a una baja motivación para trabajar, hacer ejercicio, socializar, etc.
  • estar más irritable, impaciente, escéptico y crítico que de costumbre
  • Sensación de no poder concentrarse o ser productivo
  • No sentirse emocionado o satisfecho por las cosas que normalmente le hacen feliz
  • Sentirse ansioso, como si no tuviera el control de aspectos importantes de su vida (como su trabajo o su horario).
  • Dificultad para dormir bien por la noche
  • Recurrir a la comida, las drogas o el alcohol para sobrellevar la situación y mejorar su estado de ánimo.
  • Sufrir síntomas relacionados con el estrés, como dolores de cabeza, de estómago o tensión muscular.
  • En algunos casos, se desarrollan problemas de salud más graves relacionados con el estrés crónico si no se tratan, como insomnio, abuso de alcohol o drogas, hipertensión, obesidad, diabetes y mala función inmunitaria.

Factores de riesgo/causas

Ciertos factores de riesgo y rasgos de personalidad parecen aumentar el riesgo de sufrir agotamiento laboral, entre ellos los siguientes:

  • Un antecedente de depresión y/o ansiedad
  • Falta de sueño
  • Un trabajo difícil que no permite la conciliación de la vida laboral y familiar
  • Sentirse abrumado en el trabajo, por ejemplo debido a un horario exigente, un jefe o compañeros conflictivos o expectativas poco realistas sobre su carga de trabajo.
  • rasgos de personalidad como el perfeccionismo y el pesimismo
  • Falta de apoyo social y sensación de aislamiento
  • la falta de cuidado de los niños (que suele ser lo más estresante para las madres)
  • Falta de tiempo o energía para pasar con la familia y los amigos o para dedicarse a las aficiones y al descanso.
  • Ser sedentario/falta de ejercicio
  • Largos viajes y largas horas de trabajo
  • Trabajo que implique el cuidado de otras personas, por ejemplo, como médico o trabajador sanitario, agente de policía, socorrista, etc.
  • Vida familiar difícil que aumenta el estrés
  • Hacer frente a las enfermedades
  • Preocupaciones financieras que se suman al estrés laboral

¿El agotamiento acaba por desaparecer?

Probablemente sólo desaparezca si ataca las causas y cambia su estilo de vida y sus responsabilidades. Si continúa haciendo el mismo trabajo que no le gusta, si no habla de sus necesidades y limitaciones, y si no pide ayuda y apoyo, es poco probable que se sienta mejor en su situación.

¿Cómo se puede tratar el agotamiento laboral?

He aquí algunos consejos para prevenir y tratar los síntomas del agotamiento:

  1. Abordar sus preocupaciones en el trabajo

Los expertos recomiendan que las personas que se sienten agotadas se centren primero en realizar cambios positivos en sus horarios y entornos de trabajo. He aquí algunas cosas que hay que tener en cuenta para que su trabajo sea más manejable y agradable:

– Haga una lista de lo que le molesta exactamente, y luego considere la posibilidad de abordar estos temas con su jefe o supervisor de manera respetuosa. Puede elegir centrarse en su horario, sus exigencias, su entorno de trabajo, sus días libres, sus viajes, etc.

– Aclare las funciones y responsabilidades que no haya definido claramente. Esto hará que se sienta más seguro. Discuta también cuándo se espera que responda a las tareas relacionadas con el trabajo y cuándo puede desconectarse.

– Discuta el pago si no lo ha hecho durante un tiempo, por ejemplo, más de uno o dos años. Ganar más dinero puede ayudar a aliviar algunas de sus preocupaciones si le permite lograr un mejor equilibrio, por ejemplo, contratando ayuda con algunas responsabilidades en casa.

– Considere si puede ganar flexibilidad trabajando desde casa o ajustando su horario. Los estudios demuestran que esto puede ser crucial para algunos padres que siguen trabajando, especialmente las mujeres. Sin embargo, a algunas personas también les resulta difícil conciliar su vida cuando trabajan desde casa, así que piense qué arreglo es el mejor para usted.

  1. Priorizar el sueño y la relajación

– Puede ser difícil dormir bien cuando se está estresado o se trabaja muchas horas, pero la falta de sueño sólo empeora el estado de ánimo y la productividad. Intenta dar prioridad al sueño yendo a la cama más o menos a la misma hora cada noche, con el objetivo de dormir entre siete y nueve horas para sentirte mejor.

– Como parte de una rutina nocturna para calmarse y ayudarle a relajarse en general, incorpore a su día actividades que alivien el estrés, como la meditación, el ejercicio, la lectura, el escribir un diario, el yoga y las actividades al aire libre.

– El ejercicio regular es tanto un destructor del estrés como un potenciador del sueño, ya que mejora de forma natural el estado de ánimo y hace que se esté más cansado a la hora de dormir. Pruebe a dar un paseo durante una pausa en el trabajo, a tomar el aire y la luz del sol, o incluso a ir al gimnasio durante la pausa del almuerzo.

– La atención plena y la meditación son otras sugerencias para las personas con estrés. Calmando la mente, prestando atención al momento presente y sintiendo su cuerpo, puede aprender a enfocar las cosas desde una perspectiva más saludable.

  1. Buscar el apoyo de la familia, los amigos y los compañeros de trabajo

Sentirse aislado y solo es uno de los sentimientos más estresantes a los que se enfrentan las personas. Haga un esfuerzo por acudir a amigos, colegas, mentores y familiares para pedirles consejo, ayuda y apoyo.

Si siente que está deprimido o tiene niveles de ansiedad más altos de lo normal, lo mejor es que busque ayuda de un terapeuta o consejero. La terapia cognitivo-conductual puede ser muy útil para tratar la negatividad, la baja autoestima, los síntomas de ansiedad y otros problemas de salud mental relacionados con el agotamiento.

  1. Desconectar, hacer desintoxicaciones digitales y dejar de comparar

Los empleados que no tienen descansos regulares en el trabajo son más propensos a sentirse resentidos y estresados. Intente cumplir un horario en el trabajo para saber cuándo tendrá tiempo libre y para que los demás sepan qué esperan de usted.

Cuando no tenga que trabajar, no se conecte, desconecte y distráigase con otras cosas divertidas y relajantes. Evite responder a los correos electrónicos cuando esté en casa o de vacaciones, ya que es el momento de tomarse un descanso y reponer energías.

Haga un esfuerzo por salir al exterior para disfrutar de la luz del sol y el aire fresco, tanto si está en casa como en el trabajo.

Otra cosa que puede aumentar su estrés es estar constantemente en las redes sociales y compararse con otras personas, como las que trabajan menos y/o ganan más dinero que usted. Intente dejar de compararse, y céntrese en mejorar su propia carrera o el equilibrio entre trabajo y vida privada cuando sea posible.

También puede leer: Control del apetito: ¿Por qué es difícil dejar de comer, incluso sin apetito?

Publicidad