Bienestar

¡Adelgaza comiendo carne!

publicidad

Cuando se inician dietas para controlar el peso, uno de los alimentos con más prohibiciones es la carne. A esta fuente de proteínas se le atribuyen consecuencias nocivas para la salud y un alto aporte de grasas que no son compatibles con el adelgazamiento.

Sin embargo, existen propuestas ideales para bajar de peso y satisfacer las necesidades de los amantes de la carne. Las carnes magras bajas en grasa son una alternativa acertada para incorporar proteínas en la dieta de control de peso, sin dejar de disfrutar su exquisito sabor. Aquí, una lista de opciones que se convertirán en los acompañantes de los platos más saludables:

1.    Pechuga de pollo

Esta es la típica recomendación para las dietas que tal vez no quieres leer, pero es absolutamente efectiva. Una carne blanca es ideal para incorporar proteínas y adelgazar. Puede prepararse a la plancha, salteada, hervida e incluso frita; lo importante es retirar la piel y eliminar los aceites que pueda absorber. Utiliza aceite de oliva preferiblemente.

2.    Pavo

Es un tipo de carne blanca baja en grasas y una porción de 85 gramos puede darte hasta 18 gramos de proteína. Proporciona Omega 3-DHA a tu alimentación, lo cual es valioso y poco común. Con este plus mejora la función cerebral, mejora el estado de ánimo y desactiva los genes de las grasas. Puedes comerla molida y asada; pero nunca envasada.

3.    Conejo

Esta es una de las carnes ideales para hacer dietas. 85 gramos de conejo solo tienen 3 gramos de grasa y aportan 28 gramos de proteína, lo cual es ideal para perder peso. Además, aporta hierro, logrando suplir hasta 23% de la necesidad de ingesta diaria. Lo mejor es consumir conejos de granja, que garanticen su perfecto estado de salud.

4.    Solomillo de cerdo

Aunque no lo creas, este corte puede tener menos grasas que una porción de pechuga sin piel. Puede alcanzar hasta 24 gramos de proteína en una porción y además incorpora tiamina, niacina, riboflavina, fósforo, zinc y potasio. El cerdo es muy apetecido por su sabor, sin embargo, se recomienda consumir solo partes magras y frescas.

5.    Venado

Esta carne es rica en proteínas, vitaminas y minerales como el hierro y la B6. Es una excelente fuente de proteínas, ya que tiene incluso menos grasa que el conejo y su sabor es similar a la carne vacuna. Se recomienda cocinar a fuego lento e incorporarlo en guisos, o puede ser molida y consumida en hamburguesas.

6.    Carne con pasto

Si, carne con pasto. No se trata de comer césped, sino de encontrar cortes de carne de vacuno alimentado exclusivamente con pasto. Este detalle, le confiere a los cortes menor presencia grasa y menos calorías de la criada alimentándose con concentrados. Contiene Omega 3 por lo que ayuda al corazón y puede comerse como más le guste.

Tienes 6 opciones para preparar asados, hamburguesas, guisos y ensaladas. Ahora te toca el turno de crear, disfrutar y degustar mientras adelgazas.

Publicidad

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.