El secreto de la longevidad : Aceite de oliva y vino tinto

Cada alimento que se consume produce un impacto en el organismo, por ello la alimentación balanceada es indispensable para tener una buena salud.  Sean buenos o malos, la comida siempre tiene efectos en el cuerpo. Por fortuna esto es algo que podemos controlar con una dieta adecuada.

La dieta mediterránea, por ejemplo, que está basada en aceite de oliva y vino tinto es ideal para alargar la vida. Y es que sus propiedades aportan beneficios que se traducen en un aumento de la esperanza de vida. Por ello en este artículo te contamos cuáles son las virtudes de ambos alimentos para que los incluyas en tu alimentación y te permitan optimizar tu calidad de vida.

Propiedades y beneficios del aceite de oliva y el vino tinto

Vivir bien y por más años es el anhelo de todos y tener una buena alimentación es un requerimiento esencial para conseguirlo. Tanto el aceite de oliva como el vino tinto son dos alternativas efectivas para conseguirlo. Por eso, es bueno que conozcas sus respectivas propiedades y beneficios.

●       Aceite de oliva

De acuerdo a un estudio llevado a cabo por la Escuela de Medicina de Harvard junto al laboratorio Biomol, en Filadelfia, Estados Unidos, el aceite de oliva contiene una molécula llamada quercetina, que es rica en antioxidantes. Por esta razón es un alimento ideal para prevenir el padecimiento de diferentes enfermedades crónicas.

Además, el aceite de oliva ayuda a optimizar el funcionamiento del sistema digestivo, a la vez que minimiza la formación de cálculos biliares. También fomenta la disolución y expulsión de piedras, promueve la pérdida de peso corporal y es una buena alternativa para dejar los vicios de lado, algo esencial para ganar longevidad.

●       Vino tinto

Por su parte, el vino tinto contiene un compuesto denominado resveratrol, cuyas propiedades también son antioxidantes. Por ende, además de activar la actividad enzimática, específicamente la enzima SIR2, este compuesto brinda otros sustanciosos beneficios a la salud, principalmente en la prevención de alteraciones cardiovasculares.

Del mismo modo, en el estudio antes mencionado se descubrió que el vino tinto optimiza el flujo sanguíneo y alarga la vida. Y es que los polifenoles, compuestos extraídos del vino, extienden la vida de las células. Además de ser ricos en antioxidantes, tienen la capacidad de activar otras sustancias capaces de intervenir en la regulación de la vida celular.

Como lo has notado, la dieta mediterránea sigue brindando resultados satisfactorios en la vida humana. Aprovecha sus beneficios para aumentar la longevidad consumiendo moderadamente tanto aceite de oliva como vino tinto.