Aceite de oliva y vino tinto para ganar 10 años de esperanza de vida.

Un estudio reciente publicado en el American Journal of Clinical Nutrition muestra que un alto consumo de hidroxitirosol, un compuesto fenólico presente en grandes cantidades en el aceite de oliva virgen y el vino tinto, se asocia con una disminución significativa en el riesgo de Enfermedades cardiovasculares y mortalidad prematura. La dieta mediterránea, una vez más, muestra sus efectos beneficiosos sobre la salud cardiovascular.

Ahora está bien establecido que la dieta mediterránea reduce significativamente el riesgo de enfermedad cardiovascular, tanto en personas que ya han sufrido un ataque cardíaco (prevención secundaria) como en la población general (prevención primaria).

Por ejemplo, el ensayo clínico aleatorizado PREDIMED (Prevención con Dieta Mediterránea) mostró que la adopción de una dieta mediterránea rica en aceite de oliva extra-virgen se asoció con una disminución de alrededor del 30% en el riesgo de eventos cardiovasculares, a pesar de que la población del estudio tenía varios factores de riesgo bien documentados para estas enfermedades (diabetes, hipertensión, sobrepeso, tabaquismo o colesterol LDL elevado).

Disminución de todos los riesgos cardiovasculares.

La dieta mediterránea incluye varios componentes conocidos por tener efectos positivos en la salud cardiovascular (verduras, frutas, nueces, legumbres, granos enteros, pescado), pero el aceite de oliva virgen (o extra-virgen) y el vino tinto son objeto de especial atención debido a su alto contenido de polifenoles con propiedades antiinflamatorias y antioxidantes.

Uno de estos polifenoles, el hidroxitirosol, es particularmente interesante porque las formas libres y conjugadas (secoiridoid) de esta molécula pueden representar hasta el 70-80% del contenido total de polifenoles del aceite de oliva virgen. El hidroxitirosol también está presente en grandes cantidades en el vino tinto y se han detectado concentraciones biológicamente activas de la molécula en la sangre como resultado del consumo moderado de vino tinto.

Debido a que varios estudios clínicos y epidemiológicos han demostrado que el consumo de vino y aceite de oliva rico en polifenoles se asocia con un menor riesgo de eventos cardiovasculares, es probable que estos beneficios se deban, al menos en parte, a la presencia de este polifenol en estos dos elementos básicos de la dieta mediterránea.

El vino tinto y el aceite de oliva EXTRA-VIRGEN protegen el corazón.

Para explorar esta posibilidad, los investigadores en el estudio PREDIMED recolectaron al azar 1851 muestras de orina recogidas de los participantes al inicio del estudio y midieron su contenido de hidroxitirosol, así como su forma metabolizada (alcohol homovanilílico). Luego examinaron la relación entre estas concentraciones medidas de hidroxitirosol y la incidencia de eventos cardiovasculares (infarto de miocardio, accidente cerebrovascular, mortalidad cardiovascular) y la mortalidad total que se produjo durante el estudio. Primero señalaron que los niveles urinarios de hidroxitirosol y su metabolito estaban estrechamente relacionados con la ingesta dietética de aceite de oliva virgen y vino tinto, lo que confirma que estos alimentos son las principales fuentes de este polifenol.

10 años de esperanza de vida ganados

De manera más interesante, este enfoque les permitió observar que los participantes que tenían los niveles más altos de hidroxitirosol metabolizado (> 20 mmol / L) tenían un riesgo 56% menor de enfermedad cardiovascular que aquellos con las tasas más bajas. Este efecto protector significa que las personas que consumen la mayor cantidad de hidroxitirosol viven en promedio casi 10 años más después de los 65 años, incluidos seis años sin verse afectados por un evento cardiovascular. ¡Es notable!

No hay duda de que una dieta de tipo mediterráneo, incluido el uso de aceite de oliva virgen como la principal sustancia grasa y un consumo moderado de vino tinto, tiene efectos extremadamente positivos en la salud cardiovascular. Esto es particularmente importante para las personas que tienen un alto riesgo de eventos cardiovasculares (antecedentes familiares, dislipidemia, diabetes, hipertensión) y que, por lo tanto, pueden aprovechar este efecto protector para reducir significativamente el riesgo de mortalidad prematura.

Fuente :

Estruch R et coll. Primary prevention of cardiovascular disease with a Mediterranean diet. N. Engl. J. Med ; 368 : 1279-90.
De la Torre R et coll. Protective effect of homovanillyl alcohol on cardiovascular disease and total mortality:virgin olive oil, wine, and catecholmethylathion. Am. J. Clin. Nutr. 2017 ; 105 : 1297-1304.