Salud

8 formas sencillas de controlar el exceso de gases

El exceso de gases puede ser embarazoso e incómodo. He aquí 8 sencillos pasos que pueden ayudar.

Hay muchas maneras de describir el exceso de gases: eructos, retortijones, flatulencias e hinchazón. Aunque parezca que no importa cómo lo llames, ser capaz de identificar dónde empiezan los gases (y dónde acaban) puede ayudarte a lidiar con los dolorosos y embarazosos síntomas.

Por ejemplo, los eructos suelen referirse a los gases que salen por la boca, mientras que las flatulencias, o pedos, son gases intestinales que salen por el recto. La hinchazón se utiliza para describir la sensación de exceso de gas en el estómago que aún no ha sido liberado.

Los gases en el estómago se deben principalmente a la ingestión de aire al comer o beber y se expulsan por la boca en forma de eructos. Los gases que se expulsan en forma de flatulencia se deben a la incapacidad del organismo para absorber o digerir determinados carbohidratos en el intestino delgado. Una vez que estos alimentos no digeridos pasan al intestino delgado, las bacterias los descomponen, produciendo hidrógeno, dióxido de carbono y a veces metano. Sin embargo, esto no ocurre en todas las personas.

Factores que provocan los gases: los principales culpables

  • Consumir alimentos ricos en fibra, como alubias, legumbres, frutas, verduras y cereales integrales.
  • Beber bebidas gaseosas
  • Chicle
  • Comer demasiado rápido o hablar mientras se mastica, lo que hace que se trague más aire.
  • Beber con pajita
  • Consumir edulcorantes artificiales
  • Enfermedades intestinales crónicas como la diverticulitis o la enfermedad inflamatoria intestinal.
  • Intolerancias alimentarias como la celiaquía o la intolerancia a la lactosa
  • Sobrecrecimiento bacteriano en el intestino delgado.

Es habitual tener gases después de comer y liberarlos a través de eructos o flatulencias. Entre 13 y 21 veces al día es perfectamente normal. Pero si sufres de gases dolorosos y te molestan las flatulencias crónicas y malolientes, puedes empezar a jugar a los detectives e intentar eliminar la causa siguiendo estos pasos.

  1. Evitar los alimentos que se sabe que causan gases

Una forma de controlar las flatulencias y los eructos es comer menos alimentos que se sabe que causan gases. Los culpables más comunes son:

  • Frutas como las manzanas y las peras
  • Verduras como el brócoli, las coles de Bruselas y las cebollas
  • Cereales integrales como el salvado
  • Productos lácteos, incluidos la leche, el queso y el helado.

Estos productos contienen fibra, azúcares y almidones que no se digieren ni absorben fácilmente, lo que puede provocar gases intestinales.

Los alimentos que contienen sorbitol, un azúcar natural que se encuentra en la fruta, están en la lista de alimentos que provocan gases en algunas personas. A otras personas les molestan las bebidas gaseosas y las de frutas. Si ves que estos alimentos te provocan un exceso de gases, elimínalos de tu dieta o consúmelos en porciones más pequeñas.

  1. Evitar los edulcorantes artificiales

El sorbitol y los alcoholes de azúcar relacionados que se utilizan en muchas versiones de alimentos sin azúcar también pueden empeorar los gases. El sorbitol suele ser el primer ingrediente de cualquier marca de chicles sin azúcar. Uno o dos barritas es como comer una ciruela pasa.

  1. No te llenes de aire

Hábitos como fumar, masticar chicle y beber con pajita pueden hacer que el estómago se llene de aire, provocando gases.

  1. Beber antes de las comidas

Si bebes líquidos con las comidas, pierdes ácidos estomacales y no puedes descomponer tan bien los alimentos. Intenta beber unos 30 minutos antes de la comida para ayudar a tu estómago a digerir mejor.

  1. Pruebe el carbón activado

El carbón activado puede ayudar a reducir y tratar el exceso de gases y la hinchazón. A diferencia del carbón vegetal que se encuentra en la parrilla o la chimenea, el carbón activado se somete a un tratamiento especial que lo hace seguro para el consumo humano. Una vez que se toma el carbón activado (en forma líquida o de píldora), se une al líquido del intestino, lo que puede reducir los gases y la hinchazón y crear heces más firmes.

  1. Coma y beba despacio

Cuando comes o bebes rápidamente, puedes tragar mucho aire, lo que puede provocar gases. ¿Una solución sencilla? Disminuye la velocidad al comer. Si llevas dentadura postiza, comprueba con tu dentista que se ajusta correctamente para que no tengas que aspirar aire mientras comes.

  1. Tomar ayudas digestivas de venta libre

Las enzimas digestivas están disponibles como suplementos de venta libre. Algunos contienen una enzima que descompone los carbohidratos complejos de muchas verduras en azúcares más fáciles de digerir. Tomar de dos a tres comprimidos antes de cada comida. Tenga en cuenta que esto no ayudará si el exceso de gases está causado por la fibra o la lactosa.

  1. Prueba las plantas para aliviar los gases

Algunas investigaciones sugieren que una serie de plantas pueden ayudar a aliviar el exceso de gases. Por ejemplo, una revisión publicada en abril de 2015 en European Review for Medical and Pharmacological Studies descubrió que el jengibre ayuda a acelerar la digestión. Esto es útil porque si el estómago se vacía más rápido, los gases pueden pasar más rápidamente al intestino delgado para aliviar la hinchazón y las molestias.

Un análisis de 2014 publicado en el Journal of Clinical Gastroenterology descubrió que el aceite de menta mejoraba significativamente los síntomas del síndrome del intestino irritable, incluido el dolor abdominal.

Se cree que la manzanilla ayuda a resolver una serie de problemas digestivos, como el malestar estomacal, la hinchazón y los gases intestinales, al relajar los músculos gastrointestinales y mejorar la digestión.

Cuando los gases son un síntoma de algo más

Si el exceso de gases es persistente o grave, acuda a su médico, puede ser un signo de una afección digestiva más grave, como:

Síndrome del intestino irritable (SII)

Las personas que padecen el síndrome del intestino irritable tienen más dolor en los niveles inferiores de la cavidad abdominal.

Intolerancia a la lactosa

Se trata de la incapacidad de digerir la lactosa, el azúcar de la leche y los productos lácteos. Si al evitar la leche se reducen los síntomas, es posible que seas intolerante a la lactosa.

Cáncer de colon

El exceso de gases no suele ser el síntoma principal de los pacientes con cáncer de colon, pero es uno de ellos.

Trastornos gastrointestinales superiores

Los eructos ocasionales son normales, pero los eructos frecuentes pueden ser un signo de un trastorno gastrointestinal superior. Puede tratarse de una úlcera péptica, una enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE) o una gastroparesia, también conocida como vaciado gástrico retardado.

Además, advierte Bickston, si se ha sometido a una cirugía abdominal, a una hernia, a una pérdida o aumento de peso importante, nunca considere los síntomas de los gases.

También puede interesarle: ¿Cuáles son las 11 alarmas del Parkinson?

Elena Ramos

Locutor - Redactor fashion Colombia Asistente de la estructura profesional de los servicios informativos.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.