Salud

8 formas sorprendentes de reducir el riesgo de demencia y deterioro cognitivo

La demencia es un término general para un grupo de síntomas causados por trastornos que afectan al cerebro, incluyendo enfermedades devastadoras como la forma más común de demencia, la enfermedad de Alzheimer, y formas menos conocidas de demencia como la demencia de cuerpos de Lewy. Incluso un accidente cerebrovascular puede causar demencia.

Puede ser muy difícil ver a un ser querido enfrentarse a los síntomas de la demencia, que suelen incluir pérdida de memoria y dificultades de lenguaje, así como cambios de personalidad, delirios, agitación y una menor capacidad para resolver problemas o controlar las emociones. Es importante señalar que, aunque el riesgo de demencia aumenta con la edad, no es una parte normal del proceso de envejecimiento.

Está claro que la enfermedad de Alzheimer causa mucho dolor y sufrimiento, y que los medicamentos para el Alzheimer nunca han podido curarla.

Sin embargo, hay luz al final del túnel. Un pequeño estudio reciente, publicado en la revista Aging, descubrió que el uso de un enfoque integral y personalizado, que incluye dieta y ejercicio, revierte los síntomas de la enfermedad de Alzheimer. Los resultados fueron tan fuertes y duraderos que muchos de los participantes en el estudio pudieron volver a trabajar.

Con los tratamientos completos en el horizonte, podemos esperar que los enfoques integradores y personalizados puedan ser la clave para combatir esta enfermedad. Mientras tanto, sin embargo, también es importante que tome algunas medidas relativamente sencillas para reducir el riesgo de demencia ahora, antes de que la enfermedad tenga la oportunidad de afianzarse. Según un informe de 2017 publicado en la revista The Lancet, alrededor del 35% de los casos de demencia podrían retrasarse o incluso prevenirse si se presta atención a nueve factores de riesgo modificables: menos educación temprana, hipertensión en la mediana edad, obesidad, pérdida de audición, depresión en la tercera edad, diabetes, inactividad física, tabaquismo y aislamiento social. Además de abordar estos nueve factores de riesgo, echemos un vistazo a algunas de las otras formas emergentes en las que puede reducir su riesgo según la investigación.

Reduzca el riesgo de demencia

Es posible que ya sepa que evitar los alimentos procesados, seguir una dieta mediterránea y hacer ejercicio reducirá el riesgo de demencia. Hay otras medidas relativamente sencillas y significativas que puede tomar para reducir su riesgo.

  1. Duerma en una posición favorable para el cerebro

Las posiciones para dormir son importantes. La mayoría de las personas duermen de lado. Ahora podemos entender mejor por qué esto es así para el cerebro. En 2015, los investigadores descubrieron que dormir de lado podría mejorar uno de los procesos de eliminación de residuos del cerebro, reduciendo el riesgo de enfermedades neurológicas como el Alzheimer y el Parkinson.

La relación entre ciertos tipos de demencia y el sueño está bien establecida, pero un estudio reciente ha analizado más de cerca el impacto de la forma en que se duerme en el drenaje de sustancias nocivas en el cerebro. El estudio del Journal of Neuroscience descubrió que la vía glinfática del cerebro, un complejo sistema que elimina los residuos y otras sustancias químicas nocivas del cerebro, funcionaba de forma óptima cuando las personas dormían de lado, en lugar de hacerlo boca abajo o de espaldas. Del mismo modo que el sistema linfático del cuerpo elimina los residuos de los órganos, la vía glinfática se encarga de filtrar el líquido cefalorraquídeo en el cerebro e intercambiarlo con el líquido intersticial para eliminar los productos de desecho, como las proteínas amiloide β (amiloide) y tau, sustancias químicas que afectan negativamente a los procesos cerebrales cuando se acumulan.

  1. Cuidado con los altos niveles de cobre en el agua

Necesitamos pequeñas cantidades de cobre, un metal pesado, para sobrevivir, ya que es vital para la salud de los huesos, las hormonas y los nervios. Sin embargo, demasiado de algo bueno puede ser malo para tu cerebro. Un estudio de 2013 publicado en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences descubrió que el cobre puede desencadenar la aparición de la enfermedad de Alzheimer y alimentarla. De hecho, el estudio descubrió que el cobre en el agua potable a niveles de una décima parte de las normas de calidad del agua provocaba una acumulación tóxica de la proteína pro-Alzheimer, la beta-amiloide.

Los investigadores aún no pueden decir con exactitud cuánto cobre es «demasiado», pero si tiene tuberías de agua en cobre, es una buena idea empezar por analizar el agua para detectar el exceso de cobre.

  1. Evite los pesticidas que dañan el cerebro

Cada vez está más claro que la demencia no es sólo un problema genético y que los desencadenantes ambientales suelen estar presentes. Este es el caso del DDT, un insecticida que en su momento se consideró «seguro». Las investigaciones demuestran que las personas con altos niveles de DDT en la sangre tienen muchas más probabilidades de que se les diagnostique la enfermedad de Alzheimer. Las personas con la enfermedad de Alzheimer tenían, en promedio, niveles 3,8 veces más altos de DDE, un producto de descomposición del DDT, en su sangre que las personas que no tenían la enfermedad de Alzheimer.

El DDT se considera un contaminante histórico porque, aunque está prohibido, persiste en el medio ambiente durante décadas. Afortunadamente, los niveles de DDT y sus productos de descomposición en los seres humanos están disminuyendo lentamente, aunque hoy en día es más probable que usted esté expuesto a través de fuentes de alimentos más altas en la cadena alimentaria. Los alimentos de origen animal y los alimentos grasos contienen los niveles más altos de DDT y productos de descomposición, ya que se almacenan en la grasa y su concentración aumenta a medida que asciende en la cadena alimentaria. También hay que evitar el consumo de productos no ecológicos importados de países que todavía utilizan DDT.

¿Y qué pasa con los productos químicos que se utilizan actualmente?

No sabemos necesariamente el impacto a largo plazo que tienen en nuestro cerebro. Una nueva investigación sugiere que muchos pesticidas aprobados tienen efectos adversos en el cerebro. Por ejemplo, un estudio de 2015 descubrió que las personas que ingirieron alimentos tratados con el insecticida neonicotinoide acetamiprid se quejaron de síntomas como pérdida de memoria, temblores en los dedos y dolores de cabeza, entre otros. También se culpa a algunos insecticidas neonicotinoides del descenso sin precedentes de abejas y murciélagos.

  1. Si es posible, evitar los medicamentos para la alergia y la demencia

Entre los medicamentos relacionados con la demencia se encuentran los más comunes para la alergia y el sueño, incluidos los más populares. Se sabe que estas píldoras tienen efectos anticolinérgicos, que los investigadores relacionan cada vez más con la demencia.

Un estudio de 2016 publicado en JAMA Neurology es un estudio único que utilizó imágenes cerebrales para detectar el impacto de los fármacos anticolinérgicos en el cerebro. Utilizando la tecnología de imágenes MRI y PET, los investigadores pudieron mostrar cómo las personas que tomaban fármacos anticolinérgicos experimentaban un menor metabolismo cerebral y una mayor atrofia cerebral. Los participantes que tomaban fármacos anticolinérgicos también obtuvieron peores resultados en las pruebas de memoria.

Científicos de la Universidad de Washington también descubrieron que el uso crónico de ciertos somníferos anticolinérgicos y medicamentos para la fiebre del heno aumentaba el riesgo de demencia. El estudio encontró esta relación sólo para las personas que tomaban estos medicamentos durante tres años o más.

Incorporar tratamientos más naturales

Averigüe si sus medicamentos tienen propiedades anticolinérgicas. Además de los antiguos medicamentos para la alergia y algunos somníferos, algunos antidepresivos, medicamentos para la EPOC y el asma y medicamentos para la vejiga hiperactiva pueden tener propiedades anticolinérgicas. Si este es el caso, vea si hay opciones más seguras o trabaje con su médico para incorporar tratamientos más naturales a su plan de recuperación.

Por ejemplo, aprender a utilizar aceites esenciales para las alergias podría aliviar sus síntomas. Un estudio de 2010 publicado en el Journal of Ethnopharmacology sugiere que el aceite de menta actúa como relajante y tiene actividad antiespasmódica, inhibiendo las contracciones que causan la tos.

  1. Preste atención a su salud bucodental

Cuidar los dientes y las encías también ayuda a proteger el cerebro. Un amplio estudio sobre los hábitos dentales de unas 5.500 personas mayores durante un periodo de 18 años descubrió una fuerte relación entre las personas con una mala higiene bucal y el desarrollo de la enfermedad de Alzheimer. Las personas que declararon cepillarse los dientes menos de una vez al día tenían hasta un 65% más de posibilidades de desarrollar demencia que las que se cepillaban dos veces al día. Según el autor del estudio, las bacterias responsables de la enfermedad de las encías pueden llegar al cerebro y desencadenar un proceso inflamatorio que provoca daños cerebrales.

  1. Una vida plena

Los investigadores han hallado una interesante relación entre el sentido de propósito de una persona y el riesgo de demencia. Los participantes en el estudio que obtuvieron la puntuación más alta en la prueba del sentido de la vida tenían 2,4 veces menos probabilidades de desarrollar la enfermedad de Alzheimer que los que obtuvieron la puntuación más baja. Una vida con propósito, tal y como se define en este estudio, implica cosas como tener un sentido de dirección y propósito en la vida, sentirse bien con los logros pasados y mirar hacia delante para conseguir cosas en el futuro.

Esto significa que encontrar algo que le haga feliz (ser voluntario en algo que le apasione o aprender a tocar un instrumento son buenos ejemplos) y mantenerse en ello puede hacer maravillas para su cerebro.

  1. Cuidado con los niveles bajos de vitamina D

En 2015, investigadores británicos publicaron un estudio en Neurology en el que sugerían que las personas con una deficiencia grave de vitamina D (menos de 10 ng/mL) se enfrentan a un riesgo 122% mayor de padecer demencia. Los que eran simplemente «deficientes» (menos de 20 ng/mL) tenían un 51% más de riesgo de demencia por todas las causas. (Nota: algunos resultados de las pruebas de vitamina D se expresan en nmol/L, por lo que puede ser necesaria la conversión a ng/mL).

Para determinar su nivel básico de vitamina D, pida a su médico un análisis de sangre. Su prueba puede considerarse «normal» si está por encima de 30 ng/ml, pero de hecho muchos médicos e investigadores de medicina funcional creen que son necesarios niveles mínimos de 60 o incluso 80 ng/ml para prevenir muchos problemas de salud. Una vez que conozca los niveles, puede aumentar sus niveles de vitamina D, si es necesario, tomando la luz del sol e incluyendo alimentos ricos en vitamina D en su dieta. Si necesita tomar un suplemento, asegúrese de que es la forma de vitamina D3, que es más fácilmente absorbida por su cuerpo que la D2.

  1. Caminar 3 veces a la semana

Un estudio de 2017 analizó el deterioro cognitivo vascular, la segunda forma de demencia más común en el mundo, y cómo afecta el ejercicio a los pacientes. En general, en los estudios de escáner cerebral, las personas con deterioro cognitivo vascular muestran una mayor actividad neuronal en partes de su cerebro que están implicadas en la memoria, la toma de decisiones y la atención. Esto significa que sus cerebros tuvieron que trabajar más que los cerebros más sanos.

Para comprobar si el ejercicio podía ayudar al cerebro a trabajar menos, los investigadores reclutaron a 38 ancianos a los que se les había diagnosticado una forma temprana y leve de deterioro cognitivo vascular. Ninguno de ellos estaba haciendo ejercicio en ese momento. Los investigadores midieron la actividad cerebral de los participantes y luego iniciaron el régimen de ejercicios: tres sesiones supervisadas de una hora por semana. Los supervisores pidieron a los participantes que se movieran lo suficientemente rápido como para elevar su ritmo cardíaco a un 65% de su capacidad máxima.

Resultados

Al final del estudio, los caminantes tenían en general una presión arterial más baja que el grupo de control. Además, sus cerebros funcionaban de forma diferente. Los cerebros de los caminantes mostraron menos actividad en las partes del cerebro necesarias para la atención y la toma de decisiones rápidas.  Un estudio de 2018 confirmó además estos hallazgos al examinar si la aptitud cardiovascular en las mujeres de mediana edad disminuía el riesgo de demencia. El estudio analizó a mujeres suecas de entre 38 y 60 años de edad y descubrió que las mujeres que participaban en actividades físicas de alto nivel retrasaban la demencia al menos cinco años en comparación con las que participaban en actividades físicas de nivel medio. Los resultados concluyeron que la participación general en la salud cardiovascular puede ayudar a prevenir la demencia.

De estos estudios podemos concluir que caminar y el ejercicio cardiovascular en general mejora la función cerebral y la capacidad de pensar. Aunque todavía quedan muchas preguntas por responder sobre la relación entre el ejercicio y la demencia, dar una vuelta a la manzana parece ser un primer paso viable hacia un cerebro sano.

También puede interesarle: 8 complicaciones del colesterol alto, cómo prevenirlas

Publicidad