Salud

7 maneras de cuidar y mejorar la salud de su hígado

Su hígado está constantemente trabajando. Tiene cientos de funciones, como filtrar las toxinas de la sangre, equilibrar los macro y micronutrientes y regular las hormonas. La mayoría de las veces, ni siquiera se sabe que está funcionando. Incluso cuando deja de funcionar correctamente, no se nota nada malo. Pero los problemas hepáticos que pasan desapercibidos pueden convertirse en insuficiencia hepática, una enfermedad potencialmente mortal.

Afortunadamente, hay muchas cosas que se pueden hacer para prevenir las enfermedades del hígado. Es posible que haya oído que las desintoxicaciones son una buena forma de mantener el hígado sano. Esto es lo que puede hacer para mantener su hígado fuerte y sano.

¿Las desintoxicaciones o limpiezas de hígado son eficaces?

Las desintoxicaciones del hígado están por todas partes estos días. Suelen ser dietas, tés, zumos, vitaminas, suplementos o una combinación de productos que supuestamente eliminan las toxinas de su cuerpo y le ayudan a perder peso. Estas limpiezas se basan en la idea de que las sustancias químicas y las toxinas se acumulan constantemente en el cuerpo. Pero esto es un error. De hecho, su hígado no permite que se acumulen sustancias potencialmente dañinas. Cuando una toxina entra en el cuerpo, el hígado la transforma rápidamente en algo menos dañino. Finalmente, se excreta. No hay nada que se pueda hacer para facilitar este proceso.

Si su hígado no estuviera haciendo este trabajo por sí mismo, su cuerpo tendría problemas para funcionar. No es de extrañar que no haya pruebas científicas de que las desintoxicaciones y las limpiezas funcionen. Y como productos como los tés y los suplementos no están regulados de la misma manera que los medicamentos, sus efectos secundarios a largo plazo suelen ser desconocidos. Si se toman en exceso y con demasiada frecuencia, estos productos pueden incluso dañar el hígado. Adoptar un estilo de vida saludable es una estrategia mucho mejor para mantener el hígado seguro y funcionando bien.

¿Qué puede ayudarle a mejorar la salud de su hígado?

Sus elecciones diarias y sus hábitos de vida pueden afectar a la salud de su hígado a largo plazo. Aunque estas estrategias no parezcan tan sencillas como una limpieza única, es más probable que protejan su hígado y lo mantengan sano. Veamos siete estrategias clave que pueden ayudar a proteger su hígado en su vida diaria.

  1. Limite su consumo de alcohol

El hígado procesa todas las bebidas alcohólicas que consume, incluidos el vino, la cerveza y los licores. Cuanto más beba, más tendrá que trabajar su hígado. Con el tiempo, el exceso de alcohol puede pasar factura y destruir las células del hígado. Las enfermedades hepáticas relacionadas con el alcohol incluyen varias afecciones del hígado, como:

  • enfermedad del hígado graso alcohólico
  • hepatitis alcohólica aguda
  • cirrosis alcohólica

Para evitar las enfermedades hepáticas relacionadas con el alcohol, debe vigilar su consumo. Esto significa una bebida al día para las mujeres y dos bebidas al día para los hombres.

Además, evite mezclar alcohol y medicamentos, ya que esto supone una presión excesiva para el hígado.

  1. Controlar la ingesta de medicamentos

Todos los medicamentos (ya sean de venta libre o recetados por un médico) acaban pasando por el hígado, donde se descomponen. La mayoría de los medicamentos son seguros para el hígado si se toman según las indicaciones. Sin embargo, tomar demasiados medicamentos, tomarlos con demasiada frecuencia, tomar el tipo de medicamento equivocado o tomar varios medicamentos a la vez puede dañar el hígado. Si le preocupa cómo puede afectar un medicamento a su hígado, hable con su médico o farmacéutico. También puede pedir que le hagan una prueba de hígado antes y después de empezar un nuevo medicamento.

  1. No asuma que los suplementos son buenos para su hígado

Al igual que los medicamentos, los suplementos como las vitaminas, los minerales, las hierbas y los remedios naturales son procesados por el hígado. Que un producto sea natural no significa que no tenga consecuencias a largo plazo para el hígado. De hecho, muchos productos aparentemente inofensivos son capaces de hacer daño. Incluso las vitaminas, especialmente la vitamina A y la niacina, pueden causar daños en el hígado si se toman en exceso. Para evitar complicaciones en el hígado, hable con su médico antes de tomar cualquier suplemento.

  1. Llevar una dieta favorable al hígado

No debería sorprenderle, pero su dieta desempeña un papel importante en la salud general de su hígado. Para asegurarse de que su dieta es beneficiosa para su hígado a largo plazo, pruebe lo siguiente:

  • Coma una variedad de alimentos

Elija cereales integrales, frutas y verduras, proteínas magras, productos lácteos y grasas saludables. Alimentos como el pomelo, los arándanos, las nueces y el pescado azul son conocidos por sus posibles beneficios para el hígado.

  • Consuma suficiente fibra

La fibra es esencial para que el hígado funcione correctamente. Las frutas y verduras y los cereales integrales son excelentes fuentes de fibra para incluir en tu dieta.

  • Manténgase hidratado

Asegúrese de beber suficiente agua cada día para mantener su hígado en buena forma.

  • Limite los alimentos grasos, azucarados y salados

Los alimentos ricos en grasa, azúcar y sal pueden afectar a la función hepática con el tiempo. Las frituras y las comidas rápidas también pueden afectar a la salud del hígado.

  • Beba café

Se ha demostrado que el café reduce el riesgo de enfermedades hepáticas como la cirrosis y el cáncer de hígado. Actúa impidiendo la acumulación de grasa y colágeno, dos factores de las enfermedades hepáticas.

  1. Haga ejercicio regularmente

La actividad física no sólo es buena para los sistemas musculoesquelético y cardiovascular. También es bueno para el hígado. Una investigación de 2018 examinó el papel del ejercicio en la enfermedad del hígado graso no alcohólico (NAFLD), actualmente una de las enfermedades hepáticas más comunes. Los investigadores concluyeron que el ejercicio cardiovascular y de resistencia ayuda a prevenir la acumulación de grasa en el hígado.  No es necesario correr maratones para obtener los beneficios. Puede empezar a hacer ejercicio hoy mismo dando un paseo a paso ligero, tomando una clase de entrenamiento en línea o montando en bicicleta.

  1. Tomar precauciones contra la hepatitis

La hepatitis es una enfermedad que provoca la inflamación del hígado. Algunos tipos de hepatitis sólo causan síntomas agudos y de corta duración (hepatitis A), mientras que otros son enfermedades de larga duración (hepatitis B y C).

Puede protegerse contra la hepatitis entendiendo primero cómo se propagan las formas más comunes:

  • La hepatitis A se transmite al comer alimentos o beber agua contaminada con las heces de una persona con hepatitis A.
  • La hepatitis B se transmite por contacto con los fluidos corporales de una persona con hepatitis B. Los fluidos corporales incluyen sangre, flujo vaginal y semen.
  • La hepatitis C se transmite a través del contacto con los fluidos corporales de una persona con hepatitis C.

Para protegerse contra la hepatitis, puede:

  • Practica una buena higiene. Lávese las manos con regularidad y utilice un desinfectante de manos.
  • Tome más precauciones al viajar. Infórmese sobre el riesgo de hepatitis en la zona que va a visitar. Evite el agua del grifo o el hielo local y las frutas o verduras sin lavar.
  • No comparta objetos personales. Mantenga su cepillo de dientes y su maquinilla de afeitar para usted. Si usa drogas intravenosas (IV), no comparta las agujas.
  • Asegúrese de que las agujas estén esterilizadas. Antes de hacerse un tatuaje o un piercing, asegúrese de que el estudio utiliza agujas desechables o un autoclave para esterilizar las agujas.
  • Practique el sexo seguro. Si tiene relaciones sexuales con más de una pareja, utilice un preservativo para reducir el riesgo de contraer la hepatitis B y C.
  1. Limite su contacto con las toxinas ambientales

El hígado no sólo procesa las sustancias químicas que entran en el cuerpo a través de la boca, sino también las que entran por la nariz y la piel.

Algunos productos domésticos comunes contienen toxinas que pueden dañar el hígado, especialmente si se entra en contacto con ellos de forma habitual. Para evitar daños a largo plazo en su hígado, elija productos y técnicas de limpieza orgánicos para limpiar su casa. Evite el uso de pesticidas y herbicidas en su jardín, o tome precauciones para evitar la inhalación de vapores químicos. Si tiene que utilizar productos químicos o aerosoles dentro de la casa, por ejemplo, para pintar, asegúrese de que su espacio esté bien ventilado. Si esto no es posible, use una máscara.

Una vida sana para un hígado sano

Aunque las desintoxicaciones y limpiezas de hígado se han hecho populares, no hay pruebas científicas de que funcionen. Y como muchos de estos productos no están regulados de la misma manera que los medicamentos, se sabe poco sobre su eficacia y sus efectos secundarios a largo plazo. Las limpiezas de hígado se basan en la idea de que las sustancias químicas y las toxinas se acumulan permanentemente en el cuerpo, pero esto es un concepto erróneo. En lugar de optar por una desintoxicación del hígado, es más seguro centrarse en opciones y hábitos de vida saludables. Entre los hábitos de protección del hígado de eficacia probada se encuentran llevar una dieta equilibrada, hacer ejercicio con regularidad y protegerse de los fármacos potencialmente perjudiciales, las enfermedades hepáticas y las toxinas ambientales.

También puede interesarle: Cáncer de intestino: El Omega 3 reduce el riesgo de muerte en un 75%.

Publicidad