Salud

7 consejos para reducir los síntomas de la endometriosis y vivir mejor con la enfermedad

Aquí tienes 7 consejos para evitar que síntomas como el dolor pélvico y los calambres interfieran en tu vida diaria.

La endometriosis se produce cuando el tejido similar al endometrio comienza a crecer fuera del útero, provocando síntomas como dolor, sangrado e irritación, y con el tiempo puede desarrollarse tejido cicatricial en las zonas afectadas. Algunas mujeres experimentan estos síntomas desde la ovulación hasta el inicio de la menstruación, lo que significa que tienen dolores relacionados con la endometriosis durante la mitad del mes. Otras pueden experimentar principalmente dolor menstrual, o síntomas como relaciones sexuales dolorosas, sangrado excesivo o infertilidad.

Los efectos de la endometriosis pueden afectar a las mujeres de muchas maneras. Sin embargo, es difícil de diagnosticar porque los síntomas pueden aparecer en diferentes partes del cuerpo. Algunas mujeres pueden no tener períodos dolorosos, o pueden tener síntomas aparentemente no relacionados que pueden llevar a un retraso en el diagnóstico. Entre ellos se encuentran el dolor crónico en la parte baja de la espalda y en las piernas, el dolor de los nervios, los movimientos intestinales dolorosos y los problemas digestivos.

Problemas de calidad de vida relacionados con la endometriosis

La endometriosis afecta principalmente a las mujeres durante su edad reproductiva, entre los 25 y los 35 años, aunque los síntomas pueden aparecer ya en la primera menstruación a los 11 años. Suele ser una época en la que la mujer está ocupada tratando de construir su vida. La endometriosis puede hacer que una mujer falte al trabajo o a la escuela o, en casos graves, que tenga dificultades para mantener un trabajo o completar su educación.

Para añadir a la frustración de vivir con dolor, puede haber un gran retraso entre la aparición de los síntomas de la endometriosis y el diagnóstico. Al menos una de cada diez mujeres tiene endometriosis, pero probablemente esté infradiagnosticada. El diagnóstico puede tardar hasta 10 años, especialmente si los síntomas son atípicos.

Estrategias para el autotratamiento de la endometriosis

Obtener un diagnóstico y un plan de tratamiento adecuados para la endometriosis es importante, pero además, cuidarse puede ayudarte a sentirte mejor.

Además de trabajar con tu ginecólogo para controlar la endometriosis, prueba estas estrategias de autocuidado para facilitar tu vida diaria:

  1. Sé proactiva contigo misma

Si llevas un registro de tus menstruaciones y de los síntomas de la endometriosis, podrás hacerte una idea de cuándo estás sufriendo más. Intenta despejar tu agenda durante estas fechas para no tener que ir con prisas entre las obligaciones sociales y profesionales y poder centrarte más en el relax.

  1. Llevar una dieta saludable

Una dieta antiinflamatoria puede ayudar a reducir los síntomas de la endometriosis. Esto significa centrarse en una dieta equilibrada que incluya muchos alimentos integrales, como productos frescos y carnes magras, y evitar los alimentos procesados y los refrescos. Incluye también alimentos ricos en ácidos grasos omega-3, como los aguacates, los frutos secos, el aceite de oliva y el pescado salvaje con bajo contenido en mercurio, ya que están relacionados con la reducción de la inflamación.

  1. Encuentra formas de dormir bien por la noche

La propia endometriosis puede acabar con tu capacidad de dormir: según un estudio publicado en junio de 2018 en la revista Human Reproduction, las mujeres con endometriosis tenían el doble de probabilidades de verse afectadas por la fatiga que las que no padecían esta enfermedad. Esta fatiga también se relacionó con un aumento de siete veces en el insomnio. Prueba a tomar un baño con aceites de lavanda y manzanilla, que ayudan a la relajación muscular. Tomar un baño con sales de Epsom también puede ayudar a calmar el dolor pélvico y abdominal. También puedes probar infusiones que te ayuden a dormir mejor, como las de raíz de valeriana.

  1. Mantenerse activo

Puede que no te apetezca hacer ejercicio cuando tengas dolor, pero cuando te sientas capaz, intenta moverte al menos 30 minutos al día. Mantenerse activa puede ayudar a reducir la estimulación ovárica y la producción de estrógenos, lo que puede ayudar a aliviar los síntomas de la endometriosis.

  1. Obtener apoyo

Puedes unirte a recursos de apoyo en línea, como los grupos de Facebook, para ponerte en contacto con otras mujeres con endometriosis, o puedes preguntar a tu ginecólogo si hay alguna asociación que ofrezca oportunidades presenciales para compartir historias y estrategias.

  1. Prueba la acupuntura

La acupuntura puede ser útil para el dolor de la endometriosis o para ayudar a regular los ciclos. En esta forma de medicina china, un profesional aplica pequeñas agujas en determinadas partes del cuerpo para ayudar a corregir los desequilibrios aumentando el flujo sanguíneo en esas zonas. En el caso de las mujeres con endometriosis, esto suele significar la aplicación de agujas de acupuntura en la zona pélvica y el abdomen bajo para ayudar a aliviar síntomas como los calambres.

  1. Explorar la conexión mente-cuerpo

Vivir con dolor es emocional y físicamente agotador, y a la inversa, calmar la mente mediante la meditación y la respiración profunda puede ayudar al cuerpo a sentirse mejor. La meditación de atención plena puede mejorar los síntomas del dolor y la depresión en personas con dolor crónico, según un estudio publicado en abril de 2017 en la revista Annals of Behavioral Medicine.

Puede interesarle: Retraso de la menstruación: no te asustes, 6 razones comunes para ello