Salud

7 consejos para aliviar el dolor de la migraña

Aunque evite los factores desencadenantes y adopte hábitos saludables, puede sufrir ataques de migraña. Estos son algunos remedios caseros que pueden ayudarle a aliviar una migraña. 

Cuando comienza un ataque de migraña, todo lo que desea es alivio. Para algunas personas, tomar medicamentos para la migraña puede ayudar a aliviar el dolor. Pero, ¿hay algo más que pueda hacer para acortar el ataque o hacer más soportables los síntomas hasta que la medicación empiece a hacer efecto?

Si necesita primeros auxilios para la migraña, pruebe las siguientes sugerencias. La mayoría de estos procedimientos son gratuitos y no tienen efectos secundarios.

  1. Descansa en una habitación tranquila y oscura

Muchas personas que padecen migrañas dicen ser sensibles a la luz y al sonido, lo que puede empeorar los dolores de cabeza. Según un estudio publicado en Nature Neuroscience, el dolor causado por la luz puede atribuirse a un grupo de células sensibles a la luz en el ojo llamadas células ganglionares de la retina intrínsecamente sensibles a la luz (ipRGC). Ayudan a mantener los ciclos de sueño y vigilia y la respuesta de la pupila a la luz. En las ratas, estas células convergen en las células cerebrales que transmiten el dolor. La exposición a la luz activa las ipRGC y las células transmisoras del dolor. Luego, las células permanecen activadas durante varios minutos. Los investigadores sugieren que este mecanismo puede explicar por qué los dolores de cabeza empeoran con la luz y mejoran entre 20 y 30 minutos después de estar en la oscuridad. Ve a una habitación oscura y tranquila y es posible que logre dormir. No todos los dolores de cabeza responden al sueño, pero las sustancias químicas liberadas en el cerebro durante el sueño pueden ayudar a aliviar el dolor. Además, si es sensible al sonido, bloquearlo puede ayudar.

  1. Prevenir las crisis mediante el ejercicio

Hacer ejercicio durante un ataque de migraña puede empeorar el dolor, pero hacer ejercicio entre ataques puede ayudar a reducir el número de éstos. Contrariamente a la creencia popular, el ejercicio no desencadena una migraña en la mayoría de las personas. En cuanto al ejercicio aeróbico, empiece por caminar: es fácil, seguro, barato y cómodo. Esto puede reducir la migraña y prevenir los ataques de migraña a través de mecanismos fisiológicos. Por ejemplo, reduciendo la inflamación y mejorando la salud cardiovascular.

  1. Oler la lavanda

El olor de la lavanda puede tener un efecto calmante, que también puede ayudar a aliviar el estrés. Un ensayo clínico publicado en la revista Iranian Journal of Nursing and Midwifery Research descubrió que cuatro semanas de aromaterapia con aceite esencial de lavanda redujeron el estrés, la ansiedad y la depresión en un grupo de mujeres después del parto.

El aceite de lavanda también se ha estudiado específicamente como tratamiento para la migraña. Un pequeño estudio publicado en European Neurology evaluó el uso del aceite esencial de lavanda en personas que sufrían un ataque de migraña. En este ensayo controlado con placebo, las personas que inhalaron aceite de lavanda durante 15 minutos informaron de una mayor reducción de la gravedad de su dolor de cabeza que las que no lo hicieron.

  1. Poner una compresa caliente o fría en la cabeza o el cuello

Coloque una compresa caliente o fría en la frente o el cuello. Muchos pacientes prefieren una compresa fría. El frío puede tener un efecto anestésico. Distrae al cerebro de la migraña. Se estimulan otras terminaciones nerviosas donde se pone la compresa. Para proteger su piel, mantenga un paño entre su piel y una bolsa de hielo. Si utiliza una bolsa de frío comercial, asegúrese de que no tenga fugas por las que puedan escaparse los productos químicos y herir potencialmente sus ojos. Algunas personas pueden preferir una compresa caliente. El calor puede ayudar a relajar los músculos tensos. También puede probar a darse un baño o una ducha caliente.

  1. Intente meditar

Ocho de cada diez personas que padecen migrañas afirman que el estrés es un factor desencadenante de sus dolores de cabeza. La meditación de conciencia plena puede ayudar a las personas a afrontar el estrés de forma diferente, centrándose en lo que ocurre en el momento presente. Un ejemplo que cualquiera puede hacer es concentrarse en una sensación como la respiración. Es natural que siga teniendo pensamientos y sentimientos mientras se practica la meditación de conciencia plena. Observe los cambios y luego vuelva a prestar atención a su respiración.

Los investigadores están estudiando si la práctica de este tipo de conciencia plena puede cambiar la capacidad de una persona para responder al estrés y ayudar a controlar la migraña. Un estudio de 2020 publicado en JAMA Internal Medicine descubrió que la meditación de conciencia plena puede ayudar a abordar la carga general de la migraña en algunas personas, mejorando la discapacidad, la calidad de vida y la depresión.

  1. Hidratación intensa

Aproximadamente una de cada tres personas que padecen migrañas afirma que la deshidratación es un factor desencadenante de sus dolores de cabeza. Así que hidratarse entre los ataques puede ayudar a prevenir algunos de ellos. Cuando sienta que se acerca una migraña, hidratarse de forma intensiva puede ayudar a acortar la duración del ataque. Beber mucha agua puede ayudar.

¿Tiene problemas para beber suficiente agua? Pruebe a aromatizar el agua corriente con una rodaja de limón o lima o añadiendo una pequeña cantidad de zumo de fruta. Si el agua sabe mejor, puede beber más.

  1. Masajee sus sienes

El masaje puede ayudar a relajar los músculos, y se ha estudiado para el tratamiento del dolor en muchas condiciones, incluyendo los dolores de cabeza. Que le ayude o no depende de la persona. Algunos enfermos de migraña pueden ser extremadamente sensibles al tacto, y los masajes pueden empeorar su estado. Esto es especialmente cierto para las personas con alodinia, un síntoma bastante común de la migraña que hace que las personas sean muy sensibles al tacto y a otros estímulos que no suelen ser dolorosos. La alodinia puede hacer que incluso actividades normales como cepillarse el pelo o apoyar la cabeza en una almohada sean muy dolorosas.

Puede interesarle: