Las primeras almohadas se remontan a la antigua Mesopotamia. Estaban hechas de piedra y sólo los ricos podían permitírselas. Hoy, sin embargo, usamos almohadas suaves y esponjosas. Pero, ¿puede ser bueno o malo para la salud dormir sin la ayuda de una almohada? Eso es lo que podría pasar si no las utilizamos.

  1. Prevención del dolor de cabeza

Si nos despertamos con dolor de cabeza o nos sentimos mareados, podría ser la almohada. Las almohadas que están demasiado altas tienden a llevar el cuello hacia adelante y añaden más tensión a los músculos del cuello. Esto podría causar un dolor de cabeza por la mañana una vez que nos levantemos de la cama.

  1. Prevención del dolor de espalda

Muchas almohadas pueden llevar a una posición poco natural durante el sueño y el apoyo que proporcionan no dura mucho tiempo. Aunque la almohada en sí no causa el dolor de espalda, puede empeorar muchos de los síntomas subyacentes. Sin embargo, cuando dormimos sin almohada, la columna vertebral puede descansar y el cuerpo está en su posición natural.

  1. Alivio de estrés

Si la almohada es incómoda por la noche, podríamos darnos la vuelta y voltearnos mientras dormimos. Y cuanta más incomodidad tenemos durante el descanso, menos tiempo tiene el cuerpo para ocuparse de las funciones importantes que ocurren durante la noche. Es importante recordar que la constante privación de sueño puede afectar el estado de ánimo y la capacidad de concentración, haciendo que el cuerpo libere más hormonas de estrés durante el día.

  1. Prevención del dolor de cuello

Como escribimos hace un momento, la mayoría de las almohadas pueden no ayudarle a dormir en la posición correcta e incluso pueden empeorar su postura al dormir. Doblar el cuello de cualquier manera durante mucho tiempo puede hacer que se sienta incómodo y las almohadas demasiado rígidas o demasiado blandas pueden causar dolor de cuello.

  1. Prevención del acné facial

Si nos deshacemos de la almohada, podría beneficiar a la piel. El rostro normalmente se presiona sobre la almohada la mayor parte del tiempo durante la noche. Y si no lavamos las fundas de las almohadas a menudo – donde se acumula la suciedad – esto puede llevar al acné, la inflamación y las arrugas prematuras.

  1. Beneficios para el cabello

Si nos levantamos por la mañana con el pelo seco y despeinado, puede ser el momento de dejar las almohadas para proteger nuestros cabellos. Cuando nos damos la vuelta por la noche, nuestro cabello se frota contra la funda de la almohada, causando que se rompa. Las fundas de almohada también pueden absorber el sebo de nuestro cabello, dejándolo seco y quebradizo.

¿Usted… duerme con o sin almohada?

También puede interesarle leer: Los pies: prevención y tratamiento de las afecciones más comunes