5 Razones para perder peso con la dieta cetogénica

La dieta cetogénica es considerada en la actualidad como una de las maneras más rápidas y fáciles de perder peso en poco tiempo. Una de las principales ventajas que este régimen alimenticio brinda es que te permite variar tus hábitos alimenticios y alcanzar tu peso ideal en solo unas pocas semanas.

A continuación, te presentamos algunas razones por las que la dieta cetogénica puede ser ideal para ti:

1.    Es efectiva

En comparación con otras dietas como la dieta baja en proteínas o sin carbohidratos, variedad de estudios demuestran que es la dieta cetogénica ha permitido a individuos con sobrepeso perder hasta 5 kilos durante el primer mes.

   2. Es una dieta nada aburrida

A diferencia de muchas otras dietas de adelgazamiento donde la lista de alimentos prohibidos es interminable, la dieta cetogénica busca cuidar tu alimentación, brindándote opciones saludables y deliciosas. Por ejemplo, puedes comer postres y otros platillos creativos hechos con frutas recomendadas, como:

  • Moras
  • Aguacate
  • Frambuesa
  • Fresa
  • Coco

Esta es posiblemente una de las ventajas que más puedes disfrutar de la dieta cetogénica y es que además de los postres de frutas, también puedes disfrutar sin culpa de mariscos, pescados, aves y hasta carne roja.

Incluso los frutos secos tienen un valioso lugar en la dieta cetogénica al permitirte disfrutar de un snack delicioso y perfecto para combatir la ansiedad o el hambre entre comidas.

   3. Pierde peso sin hacer deporte

La dieta cetogénica ha sido demostrada como la mejor manera de perder peso sin necesidad de acompañar tu régimen con una rutina extrema de ejercicios. Pues nutres tu cuerpo con alimentos justos para la condición física deseada.

   4. Protege contra enfermedades cardiovasculares

Los principales ingredientes de una dieta cetogénica son aquellos con un bajo índice glucémico y un alto contenido de grasas saludables, que benefician al organismo. Es importante recordar que existen dos tipos de grasas: los aceites naturales que estimulan el colesterol bueno; y los lípidos negativos, como las grasas trans que producen enfermedades cardiovasculares.

   5. No tienes que despedirte de la sal

La mayoría de las dietas para perder peso, piden reducir al máximo o en muchos casos eliminar por completo, la sal de tus comidas. Esto se debe a que se busca reducir el consumo de insulina. Sin embargo, la dieta cetogénica evita esta restricción, pues solo se pide moderación en su consumo.

Recuerda siempre que un buen régimen alimenticio es aquel que te permite el consumo balanceado de todos los alimentos necesarios para las diferentes funciones tu organismo. Es por esto que la clave está en elegir cuidadosamente los platos que preparas.