Salud

5 deliciosas y saludables recetas de té helado

El té helado puede ser beneficioso. El té tiene fantásticas propiedades antiinflamatorias, que teóricamente pueden ayudar con la inflamación subyacente asociada al reumatismo, por ejemplo.

Un estudio publicado en agosto de 2021 en la revista Arthritis Research & Therapy descubrió que las personas que bebían dos o más tazas de té al día tenían menos probabilidades de desarrollar la enfermedad reumática (artritis reumatoide AR). Si no la tenían ya, o si la tenían, era menos probable que tuvieran anticuerpos que señalaran una AR más grave que las personas con AR que bebían menos té al día. En el estudio, realizado en Suecia, participaron más de 2.200 personas con AR y más de 4.660 personas sin AR, lo que lo convierte en uno de los mayores estudios sobre AR realizados hasta la fecha.

  1. Té verde helado con arándanos

Los arándanos, una ayuda para la salud del corazón y un refuerzo para el cerebro, son superestrellas antioxidantes que también pueden ayudar a reducir el dolor y la inflamación de las articulaciones causados por la AR. Un estudio en animales publicado en febrero de 2016 en la revista Arthritis & Rheumatology descubrió que el fitoquímico del té verde, la epigalocatequina-3-galato (EGCG), puede ayudar a bloquear los efectos de la AR sin afectar a otras funciones celulares. Un estudio realizado en 2019 con más de 60 adultos de entre 45 y 79 años, publicado en la revista Nutrients, descubrió que el consumo diario de arándanos ayudaba a las personas con artritis de rodilla a reducir el dolor y la rigidez y a caminar con más facilidad. Nota de seguridad: el té verde puede interactuar con el Tylenol (paracetamol), la codeína y otros medicamentos.

Receta de té verde helado con arándanos

  • Llevar a ebullición 6 tazas de agua y retirar del fuego.
  • Añada 4 bolsas de té verde y déjelo reposar durante 3 minutos.
  • Vierta el té en una batidora y añada 1 taza de arándanos (frescos o congelados).
  • Mezclar, colar y enfriar.
  • Servir con hielo y decorar con limón.
  1. Té helado con ortiga y fresas

La ortiga se utiliza desde hace cientos de años, sobre todo en Europa, para tratar los dolores musculares y articulares, la artritis y la gota. Un estudio publicado en la revista Molecules descubrió que la actividad antioxidante del extracto de hoja de ortiga inhibe una de las enzimas clave que afectan al proceso de inflamación. La ortiga se puede comprar en la mayoría de las tiendas de productos naturales, pero no se recomienda a las mujeres embarazadas ni a las personas con problemas de riñón o vejiga. La hoja de ortiga también se utiliza como tratamiento tópico de la piel para el dolor articular.

Receta de té helado de ortiga y fresa

  • En 6 tazas de agua, combine 1 ½ tazas de fresas cortadas con ¼ de cucharadita de extracto de vainilla.
  • Llevar a ebullición, reducir el fuego a bajo y cocer a fuego lento durante 15 minutos.
  • Retirar del fuego y añadir 2 cucharadas de hojas de ortiga secas; dejar reposar durante 10 minutos.
  • Colar, enfriar y servir con hielo.
  1. Té helado de menta y jengibre

El jengibre no es sólo para el dolor de estómago. Un estudio italiano publicado en junio de 2017 en la revista Natural Product Research evaluó el efecto de la suplementación con jengibre sobre la inflamación y el dolor crónico de rodilla en personas con artritis. Los sujetos tomaron 25 miligramos (mg) de jengibre durante 30 días, más 5 gramos (g) de equinácea, e informaron de mejoras significativas en una escala de dolor de calidad de vida. Nota de seguridad: El jengibre puede afectar a la coagulación de la sangre. Las personas que toman anticoagulantes deben consultar a su médico antes de utilizarlo.

Receta de té helado de menta y jengibre

  • En una olla grande que contenga 6 tazas de agua hirviendo, combine 6 onzas de jengibre fresco pelado y triturado con 4 bolsas de té de menta.
  • Dejar reposar durante 8 minutos y colar.
  • Añadir miel al gusto.
  • Dejar enfriar a temperatura ambiente y servir con hielo.
  1. Té helado con rosa mosqueta

Esta bola de color naranja rojizo que se forma en el tallo de los rosales cuando no están en flor es una fuente concentrada de vitamina C. Un estudio publicado en la revista Australian Family Physician descubrió que uno de sus fitoquímicos, los galactolípidos, tiene propiedades antiinflamatorias que pueden beneficiar a las personas con osteoartritis y AR. El autor del estudio descubrió que el polvo de rosa mosqueta «redujo sistemáticamente las puntuaciones de dolor, y los pacientes a los que se les asignó el polvo de rosa mosqueta tenían el doble de probabilidades de responder a la rosa mosqueta que al placebo». Cuidado: La rosa mosqueta puede interactuar con los antiácidos y los estrógenos.

Receta de té helado de rosa mosqueta

  • Prepare 4 bolsas de té de rosa mosqueta en 6 tazas de agua hirviendo.
  • Dejar enfriar.
  • Servir con hielo y hojas de menta.
  1. Té negro helado con limón

El té negro, un estándar tradicional a la hora del té, es rico en quercetina, un bioflavonoide que tiene efectos antiinflamatorios. Un estudio publicado en la revista Archives of Biochemistry and Biophysics descubrió que la quercetina reducía la inflamación y aumentaba las defensas antioxidantes en los animales probados. Pero cuidado: según el método de preparación, el té negro puede tener un alto contenido de cafeína, un estimulante que puede afectar a la eficacia de algunos medicamentos. ¿Se siente nervioso? Pruebe el descafeinado en su lugar.

Receta de té negro helado con limón

  • Vierta 4 tazas de agua hirviendo sobre 2 bolsas de té en una jarra resistente al calor.
  • Dejar reposar de 3 a 5 minutos.
  • Retire las bolsas de té, añada 2 onzas de zumo de limón y endulce al gusto.
  • Servir con hielo.

Puede interesarle: Champiñones: por qué debes introducirlos con frecuencia en tu dieta

Síguenos en Google Noticias