En la edad adulta, un estilo de vida que incluya 5 buenos hábitos puede prolongar la esperanza de vida en 14 años para las mujeres y 12 años para los hombres. Y estos actos están al alcance de todos.

Un estudio, cuyos resultados han sido transmitidos por la Asociación Americana del Corazón, revela que un simple consejo sobre el estilo de vida (comer sano, hacer ejercicio regularmente, controlar el peso, beber alcohol con moderación o no fumar) ya marca una seria diferencia en la longevidad.

Esperanza de vida: prevención en lugar de medicación

Los EE.UU. es uno de los países más ricos del mundo, pero los estadounidenses tienen una esperanza de vida más corta que otros países de altos ingresos como Japón, Canadá o Noruega. Las enfermedades cardíacas y los accidentes cerebrovasculares son los principales contribuyentes a la muerte prematura en este país, con 2.300 estadounidenses que mueren de enfermedades cardiovasculares cada día, o una muerte cada 38 segundos.

Los investigadores de este estudio señalan que el sistema de salud de los Estados Unidos está fuertemente enfocado en la investigación de medicamentos y el tratamiento de enfermedades. Sin embargo, un mayor énfasis en la prevención podría tener un impacto positivo en la esperanza de vida, que es lo que este nuevo estudio pretende demostrar.

Más esperanza de vida, menos cáncer y enfermedades cardiovasculares

Para estimar el impacto de los factores del estilo de vida en la población, los investigadores analizaron los datos de mortalidad del Nurses’ Health Study, Health Professionals Follow-up Study, National Health and Nutrition Examination Survey (NHANES) y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC).

Específicamente, examinaron cómo los siguientes 5 comportamientos afectan la longevidad de una persona:

  1. No fumar
  2. Comer saludable
  3. Hacer ejercicio regularmente (30 minutos al día de actividad moderada a vigorosa)
  4. Mantener un peso corporal saludable
  5. El consumo moderado de alcohol (5-15 g/día para las mujeres, 5-30 g/día para los hombres)

En general, en comparación con los que no siguieron ninguno de los 5 hábitos de estilo de vida, los que siguieron los 5 tuvieron un 74% menos de riesgo de morir prematuramente durante el período de seguimiento (27 años para los hombres, 34 años para las mujeres).

Además, un estilo de vida que combinara los 5 comportamientos saludables también se asoció con una reducción del 82% en el riesgo de morir de enfermedades cardiovasculares y del 65% en el riesgo de morir de cáncer.

Entre 1940 y 2014, la esperanza de vida al nacer de los estadounidenses aumentó de 63 años a casi 79 años. Sin embargo, los investigadores estiman que la mejora de la esperanza de vida sería aún mayor sin la alta prevalencia generalizada de la obesidad y con la adopción de estos 5 hábitos de estilo de vida.

También puede interesarle leer: El estreñimiento: la solución está a través de la alimentación