Nutrición

5 beneficios inesperados de la calabaza para la salud

Tanto si utiliza calabaza enlatada como si tuesta las semillas de calabaza, es posible que sienta curiosidad por sus beneficios nutricionales y para la salud. Al ser una de las mayores fuentes de vitamina A y rica en otros antioxidantes y nutrientes como la fibra, la calabaza puede ayudar a la salud de la piel y los ojos, a mantener una buena presión arterial e incluso a combatir ciertos tipos de cáncer.

¿La calabaza es una verdura o una fruta?

Aunque generalmente pensamos en las calabazas como verduras (ya que son un tipo de calabaza), técnicamente son frutas. Esto se debe a que los frutos son productos comestibles de plantas con flores que tienen semillas. En términos botánicos, una calabaza es un cultivar de calabacín de invierno que suele proceder de las plantas Cucurbita pepo o Cucurbita maxima. Pertenece a la familia de las cucurbitáceas, lo que significa que está emparentada con verduras y frutas como las sandías, los calabacines y los pepinos. Más raramente, las calabazas comestibles proceden también de cultivares de calabaza, como C. argyrosperma y C. moschata.

No sólo se puede comer la «carne» de la calabaza (el suave relleno naranja), sino también las semillas e incluso las hojas y los jugos de la planta, que están repletos de nutrientes, incluidos los ácidos grasos saludables. Se cree que la calabaza es originaria de Norteamérica, concretamente del noreste de México y del sur de Estados Unidos. De hecho, es una de las plantas domésticas más antiguas. Se cree que las tribus originarias de América del Norte las cultivaban desde al menos el año 5000 antes de Cristo.

¿Cuáles son los beneficios de comer calabaza?

He aquí cinco razones para incluir la calabaza en tu dieta

  1. Alto contenido en vitamina A/beta-caroteno y otros antioxidantes

Según un estudio sobre los beneficios nutricionales de la calabaza, este tipo de calabaza «contiene varios fitoconstituyentes pertenecientes a las categorías de alcaloides, flavonoides y ácidos palmítico, oleico y linoleico. Se han documentado varias propiedades medicinales importantes, como las de ser antidiabético, antioxidante, anticancerígeno y antiinflamatorio. El betacaroteno es un tipo de carotenoide antioxidante responsable del característico color naranja de las calabazas.

El betacaroteno se encuentra en las frutas y verduras que combaten el cáncer y puede ayudar a reducir el riesgo de ciertos tipos de cáncer, como el de colon y el de próstata. Los estudios han demostrado que el consumo de productos ricos en vitamina A/beta-caroteno no sólo puede proteger contra el cáncer, sino también proteger la visión, prevenir la degeneración macular y mejorar la salud cardiaca y neurológica. Esto se debe a la capacidad de la vitamina A para contrarrestar el estrés oxidativo y el daño causado por los radicales libres a las células y neuronas sanas.

También se cree que la vitamina A es un potente regulador del desarrollo del tejido adiposo (grasa) y, por tanto, es importante en la prevención de la obesidad.

  1. Una buena fuente de vitaminas C y E

La vitamina C que se encuentra en la calabaza puede ayudar a proteger las células y los tejidos de los daños causados. Además, promueve la síntesis de proteínas de colágeno, que forman y fortalecen la piel y otros tejidos conectivos. La vitamina C también es importante para el funcionamiento saludable del sistema inmunitario, la prevención del cáncer y la salud neurológica. Otra vitamina con efectos antioxidantes que se encuentra en la calabaza es la vitamina E. Las dietas ricas en vitamina E se relacionan con un menor riesgo de enfermedades cardíacas, problemas hormonales como el síndrome premenstrual, la enfermedad de Alzheimer y problemas de la piel como el acné y las arrugas. La vitamina E también parece ayudar a prevenir los daños causados por los radicales libres y puede reducir el riesgo de ciertos tipos de cáncer, como el colorrectal y el de próstata.

Las semillas de calabaza también son fuentes de compuestos anticancerígenos, por lo que se han utilizado en la medicina popular como remedio para el cáncer de riñón, vejiga y próstata; así como para otros trastornos como la disfunción eréctil, durante siglos. Al igual que la vitamina C y la vitamina E, el aceite de semilla de calabaza obtenido de estas semillas puede ayudar a defenderse de los daños de la piel y de las heridas de cicatrización lenta gracias a sus antioxidantes, como los tocoferoles, los ácidos grasos y los fitoesteroles.

  1. Puede ayudar a regular la salud del corazón y la presión arterial

Cada porción de una taza de calabaza cocida cubre aproximadamente el 16% de sus necesidades diarias de potasio. El potasio es un electrolito del que muchos adultos carecen en su dieta, ya que se encuentra principalmente en verduras y frutas como los plátanos, las patatas, la calabaza y los aguacates. Entre los beneficios de consumir mucho potasio se encuentra la reducción del riesgo de hipertensión arterial, enfermedades cardíacas y accidentes cerebrovasculares. Contrarresta los efectos del sodio en la dieta, que muchas personas con una «dieta occidental estándar» consumen en exceso, ayudando a prevenir la hipertensión. Además del potasio, la calabaza y las semillas de calabaza aportan otros nutrientes que favorecen la salud cardiovascular, como la fibra y la vitamina C. La fibra puede contribuir a mantener niveles saludables de colesterol, mientras que la vitamina C protege contra el estrés oxidativo.

  1. Aporta fibra, que favorece la salud metabólica e intestinal

Los estudios demuestran que una dieta rica en alimentos vegetales, especialmente los ricos en antioxidantes y fibra, ayuda a reducir el riesgo de padecer una serie de enfermedades crónicas, como el síndrome metabólico, la obesidad y la diabetes de tipo 2. La fibra contribuye a la salud intestinal favoreciendo la eliminación y evitando el estreñimiento. También «alimenta» las bacterias probióticas saludables del intestino y las ayuda a crecer, además de ayudar a controlar los niveles sanguíneos. Otro beneficio de una dieta rica en fibra es que ayuda a sentirse lleno, lo que puede facilitar el control de la ingesta de calorías y potencialmente controlar el peso.

  1. Aporta manganeso y cobre

Añadir calabaza a la dieta es beneficioso para la salud de los huesos, ya que el manganeso ayuda a defenderse de la pérdida de densidad ósea y de las fracturas. Además, el manganeso tiene propiedades antiinflamatorias y desempeña un papel en la salud cognitiva, metabólica y articular. El cobre es otro mineral que se encuentra en la calabaza y que desempeña una serie de funciones en la formación de hemoglobina y colágeno en el organismo. El cobre también contribuye a la síntesis de varias enzimas y proteínas que intervienen en el metabolismo energético, la síntesis del ADN y la respiración.

Datos nutricionales

La nutrición de la calabaza tiene muchos aspectos positivos, como el hecho de que esta «fruta» es rica en fibra, baja en calorías, prácticamente sin grasa y llena de vitaminas y minerales, como la vitamina A, la vitamina C, el potasio, el cobre y el manganeso, entre otros.  Las semillas de calabaza son ricas en manganeso, hierro, zinc, magnesio, fósforo, aminoácidos e incluso antioxidantes como los fenólicos, la vitamina E y los carotenoides. Incluso la corteza de la calabaza contiene compuestos antiinflamatorios que pueden ayudar a combatir enfermedades. Además, de esta planta se crea el aceite de semilla de calabaza. Es un aceite espeso prensado a partir de semillas de calabaza tostadas que es rico en ácidos grasos beneficiosos, como el ácido oleico y el ácido alfa-linolénico.

También puede leer: La canela un ingrediente ideal para el invierno