Bienestar

5 beneficios de un humidificador en casa

Los humidificadores añaden humedad al aire, lo que puede ser beneficioso para las personas con síntomas respiratorios o piel seca. Hay muchas formas de utilizar los humidificadores en el hogar o la oficina. He aquí las ventajas de los humidificadores, cómo utilizarlos correctamente y las precauciones que hay que tomar.

Sequedad y humedad

Al añadir humedad al aire, los humidificadores pueden beneficiar a muchas condiciones de salud. El aire seco puede hacer que la humedad se evapore de la piel y empeore los síntomas respiratorios con el tiempo. La humidificación del aire con un humidificador puede contrarrestar estos problemas.

Los humidificadores pueden ayudar a las personas que sufren de:

  • piel seca
  • ojos irritados
  • sequedad en la garganta o en las vías respiratorias
  • alergias
  • tos frecuente
  • dolores de cabeza sinusales
  • labios partidos

Cinco usos del humidificador y sus beneficios

Algunas personas experimentan síntomas respiratorios durante los meses de verano, cuando el clima es cálido y el aire contiene más alérgenos. Los aparatos de aire acondicionado y los ventiladores pueden hacer circular el aire seco por la habitación. Pero los aires acondicionados eliminan toda la humedad del aire. Un humidificador puede ser beneficioso durante esta temporada. Sin embargo, es más probable que la gente se beneficie de un humidificador durante los meses de frío. Cuando el aire frío reseca los pulmones, la nariz y los labios. Además, algunos tipos de calefacción central pueden secar el aire del interior.

Los beneficios de un humidificador pueden ser los siguientes:

  1. Beneficios para el hogar

La humedad de un humidificador puede ser útil en el hogar. Las plantas de interior a las que les gusta la humedad pueden volverse más vivas. Los suelos o muebles de madera también pueden durar más tiempo. La humedad también puede ayudar a evitar que el papel tapiz se agriete y que se acumule electricidad estática. El aire húmedo también puede ser más cálido que el aire seco, lo que puede ayudar a una persona a ahorrar dinero en sus facturas de electricidad durante los meses de invierno.

  1. Prevención de la gripe

Los autores de un estudio señalaron que los humidificadores pueden reducir el riesgo de contraer la gripe. Tras añadir el virus de la gripe al aire mediante un simulacro de tos, los investigadores descubrieron que los niveles de humedad superiores al 40% desactivaban rápidamente las partículas virales, haciéndolas mucho menos infecciosas.

  1. Mantener la piel y el cabello húmedos

Algunas personas notan que su piel, sus labios y su cabello se vuelven secos y quebradizos en invierno. Muchos tipos de calefactores bombean aire caliente y seco a la casa o la oficina, lo que puede hacer que la piel se reseque, se irrite o se escame. El aire exterior frío también puede resecar la piel.

El uso de un humidificador para añadir humedad al aire interior puede ayudar a reducir la aparición de la piel seca y agrietada.

  1. Hacer que la tos sea más productiva

El aire seco puede provocar una tos seca e improductiva. Al añadir humedad al aire, se puede atraer más humedad a las vías respiratorias, lo que puede hacer que la tos sea más productiva. Una tos productiva libera flemas atrapadas o pegajosas.

  1. Reduce los ronquidos

Aumentar la cantidad de humedad en el aire también puede reducir los ronquidos. Si el aire es seco, es menos probable que las vías respiratorias estén adecuadamente lubricadas, lo que puede empeorar los ronquidos. Añadir humedad al aire haciendo funcionar un humidificador por la noche puede ayudar a aliviar algunos síntomas.

Tipos de humidificadores

Aunque la mayoría de los humidificadores tienen la misma función básica de añadir humedad al aire, hay muchos tipos:

Vaporizadores de vapor: Utilizan la electricidad para crear vapor, que se enfría antes de salir de la unidad. Sin embargo, existe el riesgo de sufrir quemaduras en la piel y es aconsejable evitar el uso de vaporizadores cerca de los niños.

Humidificadores ultrasónicos: En lugar de electricidad, estos dispositivos utilizan vibraciones para vaporizar el agua.

Evaporadores: Producen humedad al soplar aire sobre el agua que se evapora.

Los tamaños pueden variar. Los humidificadores de consola son lo suficientemente grandes como para humidificar toda una casa u oficina, mientras que los humidificadores personales son portátiles y fáciles de transportar.

Consejos básicos

Estos son algunos consejos básicos para utilizar un humidificador:

  • controlar el nivel de humedad
  • cambiar el agua del humidificador regularmente
  • limpiar el humidificador regularmente
  • cambiar los filtros según las instrucciones
  • Utilice sólo agua destilada o purificada que no contenga minerales
  • Tenga cuidado cuando utilice un humidificador en presencia de niños.
  • siga las instrucciones del fabricante.

Los humidificadores pueden ser útiles para las personas con problemas de piel o respiratorios que viven en zonas con poca humedad.

Es importante recordar que los humidificadores no pueden tratar las enfermedades subyacentes, como el asma. Pueden ser beneficiosas, pero no deben sustituir al tratamiento médico.

También puede interesarle leer: Claves para hacerte una adecuada autoexploración mamaria

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.