Nutrición

5 alimentos que se consideran saludables pero que no lo son

Muchas personas intentan seguir una dieta saludable. Sin embargo, debido a las técnicas de marketing o simplemente a la creencia del público, muchos de los alimentos que la gente consume habitualmente son en realidad menos saludables de lo que parecen. Lo que es saludable y lo que no lo es no siempre está claro. Incluso la mayoría de los alimentos de esta lista están disponibles en versiones más saludables. La diferencia es saber qué buscar.

Estos son los cinco alimentos poco saludables que la gente suele considerar sanos.  También cómo hacer mejores elecciones incorporándolos a la dieta.

5 alimentos poco saludables considerados erróneamente como saludables

  1. Mezcla de frutos secos

Una mezcla casera de frutos secos tostados con algunas pasas o arándanos secos puede ser un buen complemento alimenticio y un tentempié perfecto para muchas personas. Sin embargo, muchas mezclas compradas en la tienda están muy lejos de esta sencilla mezcla. Los ingredientes añadidos, como los trozos de chocolate, la fruta cubierta de yogur e incluso la sal, el azúcar y el aceite adicionales, pueden añadir muchas calorías a un tentempié ya de por sí muy calórico.

Se puede prescindir de la mezcla comprada en la tienda y hacer una simple mezcla de frutos secos crudos o tostados. También puede ser útil controlar las porciones para reservar una pequeña cantidad cada día.

  1. El pan

El pan integral 100% natural es un complemento muy nutritivo para muchas dietas. Los panes elaborados con trigo integral natural contienen siempre el salvado y el germen del grano, que contienen gran parte de los nutrientes y la fibra.

Pero muchos panes procesados eliminan el salvado y el germen del grano para dar al pan una textura suave. Sin embargo, esto también afecta a la carga glucémica del pan. Esto se debe a que la fibra del pan integral ayuda a ralentizar la absorción de carbohidratos y azúcares. El índice glucémico (IG) mide el grado en que los alimentos ricos en carbohidratos elevan los niveles de glucosa en sangre. El pan blanco es un alimento con un IG muy alto, con una puntuación de 70 o superior. El pan integral 100% molido es un alimento con un IG bajo, con una puntuación de 55 o menos.

También se puede expresar preocupación por ingredientes como el ácido fítico en los cereales no germinados. Como se señala en un estudio de 2015 publicado en el Journal of Food Science and Technology, el ácido fítico se une a los micronutrientes de otros alimentos que una persona consume, lo que hace imposible que el cuerpo los absorba.

Las personas que incluyen el pan en su dieta pueden considerar elegir panes 100% integrales. Del mismo modo, cualquier persona preocupada por la presencia de ácido fítico en el pan puede elegir pan que contenga únicamente cereales integrales. Esto reduce el contenido de ácido fítico.

  1. Jarabe de agave

Muchas personas comprenden los peligros potenciales de un exceso de azúcar en la dieta y buscan edulcorantes alternativos. El jarabe de agave es un edulcorante derivado de la planta del agave.

Muchas empresas lo comercializan como una alternativa saludable al azúcar. Sin embargo, estas afirmaciones pueden ser sólo parcialmente exactas. El jarabe de agave no suele provocar los mismos picos de azúcar en sangre que el azúcar de mesa.

Esto se debe a que el jarabe de agave contiene principalmente fructosa, un azúcar que no afecta directamente a los niveles de glucosa en sangre.

Por eso, muchos productos que utilizan jarabe de agave pueden afirmar que son aptos para personas con diabetes. Sin embargo, este exceso de fructosa puede suponer un estrés para otras partes del cuerpo.

El hígado procesa la fructosa, y el consumo de alimentos ricos en fructosa, como el jarabe de agave, puede suponer una presión adicional para que este órgano convierta estos azúcares en grasa. Esto puede aumentar el porcentaje de grasa corporal y provocar otros problemas.

Un estudio publicado en la revista Current Opinion in Lipidology informa de que las personas que consumen más fructosa pueden tener un mayor riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares, síndrome metabólico y diabetes de tipo 2.

  1. Bebidas dietéticas

Muchas personas consideran que las bebidas dietéticas son versiones más saludables de los refrescos. Esto puede no ser del todo cierto. Aunque las bebidas dietéticas contienen menos calorías porque no tienen azúcar, la mayoría contienen edulcorantes no nutritivos, como el aspartamo. Lo cual puede no ser tan saludable como mucha gente piensa.

Un estudio publicado en la revista Research in Nursing & Health descubrió que el aspartamo puede afectar al estado de ánimo. Al seguir una dieta rica en aspartamo, muy por debajo del límite diario recomendado, los participantes tenían un estado de ánimo más irritable, mayores niveles de depresión e incluso un peor rendimiento en las pruebas de orientación espacial.

Muchas personas también creen que el consumo de bebidas dietéticas les ayudará a perder peso. Sin embargo, una revisión sistemática de 2017 muestra que la investigación no apoya la idea de que los edulcorantes no nutritivos ayuden a las personas a perder peso.

  1. Zumos y batidos de frutas

Aunque un batido casero o un zumo fresco pueden ser una buena forma de añadir fruta a la dieta, los productos de fruta envasados o comprados en la tienda no son tan saludables como mucha gente cree. Esto puede deberse a que los fabricantes están ignorando un aspecto importante de los zumos y batidos: la fibra.

En una fruta entera, la fibra de la fruta ayuda a controlar la velocidad con la que el cuerpo digiere el azúcar. Los zumos de fruta también contienen una gran cantidad de azúcar. Por lo tanto, aunque es una mejor opción que los refrescos, puede provocar un consumo excesivo de calorías durante el día.

El otro problema es el procesamiento que llevan muchos zumos y batidos envasados. El procesamiento de la fruta puede prolongar la vida útil de un zumo o batido. Pero también puede provocar la pérdida de algunos de los nutrientes útiles que contiene la fruta, como la vitamina C, el calcio y la fibra.

Por otro lado, un zumo de frutas «100% puro» no parece aumentar el riesgo de problemas como la diabetes, aunque tenga un alto contenido de azúcar. Un estudio publicado en el Journal of Nutritional Science sugiere que el zumo de fruta al 100% no afecta a los niveles de glucosa ni al control de la misma por parte del organismo.

En general, vigilar los ingredientes adicionales, como los azúcares o los cereales procesados, puede ayudar a una persona a tomar mejores decisiones en materia de nutrición. Una opción puede ser tomarse unos minutos más para preparar la comida y evitar las alternativas compradas en la tienda.

También es importante tener en cuenta que muchos alimentos tienen efectos diferentes en cada persona. Cualquier persona que no esté segura de qué alimentos debe evitar debido a una enfermedad subyacente o a una alergia, debería consultar a su médico o nutricionista.

También puede interesarle leer: Cómo calcular las necesidades de proteínas y dónde encontrarlas en la alimentación

Elena Ramos

Locutor - Redactor fashion Colombia Asistente de la estructura profesional de los servicios informativos.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.