Bienestar

4 Mitos y verdades acerca del colesterol y que necesitas saber

Cuando escuchamos hablar de comidas ricas en colesterol, lo primero que se nos viene a la mente es el miedo de morir de un infarto. Lo que solemos ignorar es que el colesterol es necesario en nuestro organismo. El problema son los excesos.

El colesterol ayuda a proteger la pared de nuestras células y las hace más flexibles y fuertes. Solamente nuestro hígado produce el 70% del colesterol que circula por nuestro cuerpo y el resto se consigue a través de la alimentación. Entonces…  ¿qué es lo que lo hace tan dañino?

Fíjate en estas verdades y mitos acerca del colesterol para que mejores tus hábitos.

1. El huevo, ¿sí o no?

Comer huevo ha sido demonizado desde hace años como peligroso elevador del colesterol y del riesgo cardiovascular, sobre todo, el consumir las yemas. Sin embargo, esto no es cierto.

Varios años atrás, científicos chinos e investigadores de la Escuela de Salud Pública de Harvard practicaron 17 estudios con más de 4 millones de personas, para determinar si comer yema de huevo era tan perjudicial como se creía. La conclusión fue que no elevaba el riesgo cardiovascular y menos aún si la persona está sana.

2. ¿El colesterol es el verdadero culpable de los infartos?

En caso de padecer diabetes, el riesgo de desarrollar enfermedad cardiaca y cardiovascular es bastante alto. ¿Pero qué ocurre con el colesterol?, ¿es directamente responsable de la enfermedad cardiovascular?

Las investigaciones indican que esta es una creencia errada. Las personas que han sufrido de algún infarto o angina de pecho pueden mostrar niveles de colesterol en rangos normales.

3. Los tipos de colesterol

Seguro sabes que se habla de dos tipos de colesterol, pero esto es relativamente falso. Existe un solo colesterol en la sangre que es transportado por dos vías.

Hay lipoproteínas de alta densidad o HDL que se dedican a enviar al hígado el colesterol que circula en exceso en el organismo. En cambio, las lipoproteínas de baja densidad o LDL, a menudo son tildadas de “malas” aunque en realidad lo que hacen es alimentar las células de colesterol presentes en el hígado.

No obstante, cuando el LDL colesterol se deposita en la sangre en exceso, forma las placas de ateromas que sí pueden causar infartos. Aun así, desde 2007 existen estudios que no ven efecto alguno entre aumentar el «colesterol bueno» y reducir el «colesterol malo» para salvarse de la enfermedad cardiovascular. ¿La conclusión? Se trata de una estrategia puramente comercial de las empresas farmacéuticas.

4. Carnes rojas, ¿sí o no?

Si te gustan las carnes rojas, no tienes que prescindir de ellas por miedo a que suba el colesterol. Puedes comer carnes rojas magras.

Una investigación efectuada en Estados Unidos advierte que un plato diario de carne no eleva las cifras de colesterol si escoges las piezas adecuadas y las cocinas de manera saludable a la plancha, al vapor y sin freír.

 

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.