Salud

La rosácea: Los alimentos que empeoran y los que mejoran los síntomas

Los alimentos son conocidos como desencadenantes de la rosácea. El control de la alimentación puede ayudarle a identificar los alimentos que debe reducir (y los que debe consumir en mayor cantidad) para mantener los síntomas bajo control.

La rosácea es una enfermedad inflamatoria crónica de la piel que afecta a la parte central de la cara. Los síntomas varían, y algunas personas experimentan enrojecimiento facial o rubor. Otros tienen vasos sanguíneos visiblemente más grandes, protuberancias rojas similares al acné en la cara o engrosamiento de la piel alrededor de la nariz.  Una vez diagnosticada esta enfermedad de la piel, el dermatólogo le recomendará un tratamiento médico para reducir los síntomas. Sin embargo, aunque existen diversos tratamientos para controlar los síntomas de la rosácea, la mejor manera de controlar esta afección crónica es evitar ciertos desencadenantes.

6 desencadenantes de la rosácea

Los desencadenantes de la rosácea varían de una persona a otra, pero pueden ser el calor, el aire frío, el ejercicio extremo, la exposición al sol, las emociones y el estrés, y la medicación. De hecho, cualquier cosa que aumente el flujo sanguíneo a la superficie de la piel. En algunas personas, ciertos alimentos pueden empeorar la rosácea. Para ser claros, los alimentos no «causan» la rosácea. Se desconoce la causa exacta de la enfermedad. Pero algunos alimentos e ingredientes son desencadenantes conocidos.

Alimentos que debe evitar cuando tiene rosácea

  1. Productos lácteos

Los productos lácteos como el yogur, la crema agria y el queso también son desencadenantes para algunas personas.  Los productos lácteos son una buena fuente de vitamina D y calcio, pero también son un alimento inflamatorio. Debido a la inflamación, puede notar un aumento del enrojecimiento y la hinchazón de la cara. Eliminar los productos lácteos de la dieta puede reducir el enrojecimiento y otros síntomas de la rosácea. Es más fácil decirlo que hacerlo, por supuesto, pero si no puede eliminar los lácteos por completo, intente reducirlos. Sustituya la leche de vaca por leche de arroz, de almendras o de soja. Busque alternativas sin lácteos para el helado, el yogur y el queso.

  1. Alimentos picantes

Tanto si añade pimientos picantes a sus platos como si los pide picantes, los alimentos picantes o calientes pueden ser una de las muchas causas subyacentes de sus brotes de rosácea.  La pimienta de cayena, la pimienta roja, la pimienta negra, el curry, el pimentón y otros ingredientes picantes pueden provocar la dilatación de los pequeños vasos sanguíneos que se encuentran bajo la piel, lo que provoca el enrojecimiento.  Reduzca la cantidad de estas especias al cocinar y sustitúyalas por otros ingredientes, como el orégano, la salvia y la albahaca. Estos ingredientes pueden aportar la cantidad justa de sabor, sin contribuir al enrojecimiento de la piel.

  1. Chocolate

La idea de renunciar al chocolate puede causarle pánico. Pero el chocolate empeora la rosácea en algunas personas porque contiene cinamaldehído, un compuesto que da a la canela su sabor. Puede hacer que los vasos sanguíneos se dilaten, lo que provoca el enrojecimiento de la piel.

  1. Alcohol

Evitar el alcohol también puede ayudar a controlar los síntomas de la rosácea. El riesgo de brotes es mayor con el vino tinto, aunque los síntomas también pueden aparecer con el bourbon, la ginebra, el vodka, el champán y la cerveza. El alcohol hace que los vasos sanguíneos de la cara se ensanchen, lo que aumenta el flujo de sangre a la zona.

  1. Alimentos ricos en histamina

La fruta no sólo está llena de nutrientes y antioxidantes. Algunas frutas también son ricas en histamina. Se trata de un compuesto orgánico que desencadena una respuesta del sistema inmunitario. La histamina provoca una vasodilatación, o relajación de los vasos sanguíneos, que exacerba o agudiza la rosácea. Cuando los vasos sanguíneos de la cara se dilatan, se produce un enrojecimiento. Las frutas que pueden desencadenar este tipo de reacción son: tomates, piñas, fresas, papayas y ciruelas rojas.

Recuerde que la fruta no es el único tipo de alimento que puede liberar histamina. Otros desencadenantes son la berenjena, las espinacas, las setas, los mariscos, las legumbres, el alcohol y los alimentos fermentados (queso curado).

  1. Bebidas calientes

Algunas personas no pueden empezar el día sin una taza de café. Y en un día frío, una taza de té o chocolate caliente puede calentar rápidamente el cuerpo. Pero si sufre frecuentes brotes de rosácea, suprimir las bebidas calientes (que también aumentan el flujo sanguíneo a la cara y el enrojecimiento) puede mejorar el aspecto de su piel.  Esto no significa que deba renunciar al café o al té, pero el café helado o el té helado pueden ser una mejor opción.

Estrategias para identificar los desencadenantes de la rosácea

Puede ser difícil identificar los alimentos que desencadenan la rosácea. Pruebe a utilizar un calendario a simple vista y a llevar un registro de lo que come, así como de sus peores días de brotes de rosácea. Si su rosácea se dispara al principio de la semana pero se calma durante la misma, concéntrese en sus hábitos de fin de semana. Pero si la semana empieza bien y su piel se descontrola durante la semana, analice detenidamente sus hábitos semanales. Al observar su diario de alimentos, puede descubrir que varios alimentos le provocan brotes, o puede concluir que los alimentos no tienen ningún efecto sobre su enfermedad.

¿Qué alimentos pueden ayudarle cuando tiene rosácea?

Así como ciertos alimentos pueden desencadenar una respuesta inflamatoria y alimentar la rosácea, otros alimentos pueden ayudar a su cuerpo a combatir la inflamación y reducir los síntomas de la rosácea. Algunos estudios han relacionado una mayor prevalencia de trastornos gastrointestinales y un sobrecrecimiento bacteriano en nuestro intestino con los brotes de rosácea. Teniendo esto en cuenta, una dieta rica en fibra [una dieta prebiótica] puede ayudar a reducir los brotes y la inflamación. Las fibras prebióticas incluyen las cebollas, el ajo crudo, los plátanos, la achicoria, los espárragos y los cereales integrales.

Los alimentos ricos en ácidos grasos omega-3 también pueden reducir las proteínas inflamatorias del organismo y mejorar los síntomas oculares de la rosácea.  En un estudio de 2016 publicado en Current Eye Research, 130 personas con rosácea ocular recibieron ácidos grasos omega-3 en la dieta durante un período de seis meses. Los síntomas incluían una sensación de bulto, picor, ardor y enrojecimiento del ojo. Después de seis meses, los participantes informaron de una mejora significativa de sus síntomas oculares. Además de los suplementos, otras fuentes de omega-3 son el salmón salvaje, el atún, las sardinas, la caballa, las nueces, las semillas de chía y las semillas de lino.

Palabras finales sobre la dieta para la rosácea

Identificar los desencadenantes de la rosácea lleva tiempo, pero anotar todo lo que come y bebe, y luego anotar sus síntomas, puede ayudarle a identificar los alimentos problemáticos. Si piensa que el alimento es el culpable, una dieta de eliminación puede confirmarlo. Deje de comer un determinado alimento durante un tiempo para ver si los síntomas mejoran, y luego reintroduzca ese alimento en su dieta para ver si los síntomas vuelven a aparecer.

También puede interesarle: ¿Cómo empezar a correr? Consejos para principiantes

Síguenos en Google Noticias