Bienestar

9 consejos para acabar con el mal olor en los pies

Los pies pueden llevar a una persona de un punto A a un punto B, pero son propensos al dolor y al olor en el camino. Aunque la mayoría de las personas tienen los pies malolientes de vez en cuando, algunas tienen miedo de quitarse los zapatos. El término médico para los pies malolientes es «bromodosis». La buena noticia es que hay muchos tratamientos disponibles para reducir la incidencia de esta enfermedad. Se calcula que el 16% de las personas de 21 años o más han declarado tener problemas de mal olor en los pies. En este artículo se exponen los mejores consejos para deshacerse de los pies malolientes y lo que le depara el futuro a quien los padece.

Algunos datos sobre el mal olor de los pies

Estos son algunos datos básicos sobre los pies malolientes.

  • Las bacterias y la humedad son las causas subyacentes de la mayoría de los casos de pies malolientes.
  • Los pies malolientes no suelen ser un problema médico, pero pueden afectar a las relaciones de una persona y hacerla sentir incómoda.
  • Las bacterias viven de forma natural en los pies de las personas.
  • Cuando las bacterias se deshacen de los productos de desecho de la descomposición de los aceites y las células muertas de la piel, pueden aparecer malos olores.

9 consejos caseros para acabar con el mal olor en los pies

Las personas pueden tomar medidas para reducir la incidencia de los pies malolientes, como usar determinados zapatos, practicar una buena higiene en los pies, probar remedios caseros y, si es necesario, acudir al médico para tratamientos más potentes.

  1. Antitranspirante

Otro remedio que puede utilizar una persona es el antitranspirante en los pies. Aunque tradicionalmente se utiliza para las axilas, el antitranspirante también puede reducir la incidencia de la sudoración excesiva en los pies.

  1. Llevar calcetines

El uso de calcetines puede ayudar a combatir el mal olor de los pies y a reducir la incidencia del sudor de los mismos. Los calcetines, especialmente los fabricados con materiales que absorben el sudor, pueden absorberlo y reducir el olor. Los calcetines también son fáciles de cambiar, lo que puede reducir los olores que, de otro modo, podrían permanecer en el interior de los zapatos de una persona.

  1. Iontoforesis

Una opción de tratamiento para una persona con olor de pies es un proceso llamado iontoforesis. Este método consiste en aplicar una leve corriente eléctrica a la piel a través del agua durante 15 a 40 minutos, según el dispositivo, para reducir la incidencia del sudor de los pies.

  1. Algunos zapatos

Llevar un calzado que transpire puede ayudar a reducir el sudor y la humedad. Puedes buscar zapatos con suelas de malla, que permiten la transpiración. Los zapatos de plástico contribuyen casi con seguridad al mal olor de los pies, ya que no son transpirables y favorecen el sudor de los pies.

  1. Baño de vinagre

Otro tipo de baño es el de vinagre. Se pueden añadir dos partes de agua caliente y una parte de vinagre (tanto el vinagre de sidra de manzana como el vinagre blanco son adecuados) a una bañera y dejar los pies en remojo de 15 a 20 minutos. Sin embargo, los baños de vinagre no deben utilizarse en cortes, llagas o raspaduras, ya que el vinagre puede irritar las zonas abiertas de la piel.

  1. Alternar zapatos y calcetines

Es aconsejable dejar que los zapatos se sequen completamente entre cada uso para reducir el mal olor de los pies. Usar un par de zapatos un día y otro par al día siguiente puede dar tiempo a que los zapatos se sequen. También es conveniente tener un par de calcetines extra a mano para cambiarse durante el día. Esto puede ayudar a reducir la sudoración y el olor.

  1. Baños de sal

Los baños son potencialmente útiles como parte de una rutina de exfoliación o solos. Se puede preparar un recipiente o tina con agua tibia y disolver en ella 1/2 taza de sales de Epsom. Poner los pies en remojo durante 10-20 minutos y luego secarlos bien.

  1. Sustitución de plantillas

También puedes sustituir las plantillas de tus zapatos por otras que reduzcan el olor o sean antibacterianas. Otra opción es comprar un spray antibacteriano o desinfectante para usar en las plantillas. Sin embargo, esta opción no suele ser tan eficaz como dejar que las suelas de los zapatos se sequen por completo.

  1. Exfoliar los pies

Puedes utilizar un exfoliante o una piedra pómez para eliminar las células muertas de la piel de las que se alimentan las bacterias. Una persona con pies especialmente malolientes puede utilizar una piedra pómez 2-3 veces a la semana para evitar la acumulación.  También es aconsejable lavarse los pies a diario con un jabón antibacteriano, insistiendo en las zonas entre los dedos.

¿Cuándo buscar atención médica?

Si una persona experimenta repentinamente un nuevo olor en los pies, debe inspeccionarlos en busca de llagas o cortes que puedan estar infectados. Pueden poner un espejo en el suelo y examinar la planta de los pies para detectar cualquier anomalía. Se debe consultar a un médico si hay signos de llagas en los pies. El enrojecimiento, las vetas rojas y la hinchazón pueden ser señales de infección. Debe consultarse a un profesional de la salud para que le atienda de inmediato, especialmente si tiene diabetes, ya que existe el riesgo de que se produzcan complicaciones.

La mayoría de las personas tienen los pies malolientes de vez en cuando debido a los zapatos que usan. Sin embargo, otras personas pueden tener dificultades para encontrar un remedio para los pies malolientes y, en algunos casos, pueden experimentar una sudoración excesiva. Sin embargo, hay muchos remedios caseros que pueden reducir la incidencia de esta afección, como la exfoliación, los baños y los antitranspirantes.

También puede interesarle: 15 minutos de actividad física reducen la inflamación y el dolor al estimular la microbiota