Salud

La vitamina D: una carta que jugar en la prevención y el tratamiento de la diabetes de tipo 1 y 2

La diabetes, ya sea de tipo 1 o de tipo 2, es una enfermedad que pone en peligro la vida de muchas personas en todo el mundo. El número de casos casi se cuadruplicó entre 1980 y 2014, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), con el consiguiente aumento de la mortalidad y la discapacidad causadas por la enfermedad.

La mayoría de estos casos son diabetes de tipo 2, causada por el exceso de grasa visceral, aunque la interacción entre la susceptibilidad genética, el entorno, la obesidad y la inactividad física es compleja. No es extraño que las personas tengan un índice de masa corporal (IMC) moderado y diabetes de tipo 2, aunque respondan a la pérdida de peso.

El número de casos de diabetes de tipo 1 también está aumentando. No se conocen bien las razones, pero algunos han comparado el aumento de la diabetes de tipo 1 con otras enfermedades autoinmunes como la esclerosis múltiple. Ambos son más comunes en el hemisferio norte, al igual que la deficiencia de vitamina D.

De hecho, se calcula que hasta el 40% de los europeos tienen carencia de vitamina D, y el 13% de ellos puede estar gravemente afectado. Y la situación es aún peor para las personas de piel más oscura. También es difícil determinar cuántas personas son deficientes, ya que hay mucho debate sobre la definición de deficiencia.

La diabetes de tipo 1 es mucho más frecuente en el hemisferio norte y esto se atribuye generalmente al hecho de que recibimos menos luz solar y, por tanto, tenemos niveles más bajos de vitamina D. Lo mismo ocurre con la esclerosis múltiple. Aunque sólo se trata de una asociación, los vínculos no terminan ahí. Hay pruebas bastante buenas de que la deficiencia de vitamina D, la deficiencia franca, por los niños con raquitismo, son mucho más propensos en un futuro a desarrollar la diabetes tipo 1. Pero del mismo modo, las personas que reciben una dosis elevada de vitamina D también tienen menos probabilidades de desarrollar diabetes de tipo 1 más adelante.

Por supuesto, sugerir que la vitamina D, o la falta de ella, es responsable de la enfermedad o de la susceptibilidad a ella es controvertido.

La controversia sobre el papel de la vitamina D en la diabetes se debe muy probablemente a los ensayos mal diseñados que no han medido adecuadamente el impacto de la suplementación con vitamina D en grupos generalizables, según una reciente actualización en el European Journal of Clinical Nutrition.

La vitamina D y el páncreas

La diabetes de tipo 2 suele diagnosticarse cuando se detectan niveles elevados de glucosa en la sangre. Esto se debe, en última instancia, a una baja sensibilidad a la insulina en los tejidos, lo que dificulta al organismo la eliminación de la glucosa de la sangre. Para compensar esta falta de sensibilidad, el cuerpo crea más insulina hasta que las células beta del páncreas acaban fallando y la persona que la padece ya no puede producir suficiente insulina para transportar la glucosa a las células, lo que da lugar a niveles elevados de glucosa en sangre. A menudo es en esta fase cuando se diagnostica la diabetes de tipo 2.

Hay pruebas de que la vitamina D mejora lo que llamamos sensibilidad a la insulina, que es un componente clave de la diabetes de tipo 2. Y también hay pruebas de que la vitamina D aumenta la secreción de insulina, y esas dos cosas son las que realmente van mal en la diabetes tipo 2, porque te vuelves resistente a la insulina y la insulina no funciona tan bien. Así que parece que hay una base teórica para estos estudios en curso.

La intervención temprana podría ser la clave

Esta teoría ha dado lugar a estudios que esperaban determinar si la vitamina D podía prevenir o incluso tratar la diabetes de tipo 2. El más importante de estos estudios en los últimos años ha sido el estudio D2D. Este estudio, financiado por los Institutos Nacionales de la Salud, fue el primer ensayo controlado aleatorio a gran escala de este tipo y pretendía determinar si la administración de suplementos de vitamina D ayudaría a reducir el riesgo de diabetes de tipo 2 en personas con prediabetes, una condición en la que los niveles de azúcar en sangre ya son ligeramente elevados.

Los investigadores siguieron a 2.423 participantes durante 2,5 años, la mitad de los cuales fueron asignados a tomar 4.000 UI (100 microgramos (mcg)) de vitamina D al día, mientras que la otra mitad no tomó ningún suplemento.

Al final del ensayo, los resultados publicados en el New England Journal of Medicine mostraron que los que habían tomado suplementos de vitamina D tenían niveles más altos de vitamina D en la sangre. Aunque tenían un 12% menos de probabilidades de desarrollar diabetes de tipo 2 en el transcurso del estudio, estos resultados no resultaron ser significativamente diferentes de los del grupo que no recibió suplementos.

La Dra. Salem dijo que creía que el estudio tenía «poca potencia», pero que mostraba una tendencia importante. Ella lo explicó:

Unos meses más tarde, se publicaron los resultados de un ensayo aleatorio más pequeño, controlado con placebo, en el European Journal of Endocrinology, que mostraba el impacto de un suplemento de vitamina D de 5.000 UI (125 mcg) en 48 pacientes con riesgo de diabetes de tipo 2, en comparación con un grupo de 48 pacientes que tomaron un placebo.

Los investigadores examinaron la sensibilidad y la secreción de insulina y descubrieron que los suplementos de vitamina D mejoraban tanto la sensibilidad como la función de las células beta.

Detección precoz de los niños de riesgo

Otra cuestión es si la vitamina D podría utilizarse para prevenir o retrasar la aparición de la diabetes de tipo 1. Esta es una de las cuestiones en las que se basa el estudio TEDDY, un estudio longitudinal global sobre las causas ambientales de la diabetes de tipo 1.

La diabetes de tipo 1 se diferencia de la de tipo 2 en que es una enfermedad autoinmune. Las células beta del páncreas se destruyen, lo que significa que no se produce insulina y debe ser sustituida por inyecciones de insulina. La enfermedad suele diagnosticarse en niños de entre 4 y 14 años.

Un artículo del estudio TEDDY fue publicado en la revista Diabetes en 2018. Describe la investigación llevada a cabo en el estudio, en el que participaron 8.676 niños nacidos con factores de riesgo genético de diabetes tipo 1.

Los autores realizaron un estudio anidado de casos y controles dentro de esta cohorte, lo que significa que buscaron específicamente a los niños que presentaban signos persistentes de autoinmunidad de los islotesFuente fidedigna (376 casos) y los compararon con 1.041 controles de la misma cohorte que no presentaban signos de autoinmunidad de los islotes.

En los niños con autoinmunidad a los islotes, el organismo reacciona contra antígenos específicos, incluida la insulina.

El estudio observacional analizó los niveles de vitamina D en la sangre desde la infancia hasta la niñez. Demostró que tener niveles suficientemente altos de vitamina D en la primera infancia se asociaba a un riesgo un 41% menor de autoinmunidad de los islotes, un signo de la diabetes de tipo 1, que los que tenían niveles insuficientes.

Síguenos en Google Noticias