12 factores que aumentan el riesgo de fracturas óseas

Escrito por Lorena Molina Perez

Publicado el

Las fracturas óseas son lesiones comunes que pueden afectar diferentes partes del cuerpo. Ocurren cuando la fuerza ejercida sobre un hueso supera su resistencia. Las fracturas pueden ser causadas por accidentes, caídas, lesiones deportivas o condiciones médicas subyacentes como la osteoporosis. Hoy en Salud y Alimentación, exploraremos en detalle los factores de riesgo asociados con las fracturas óseas, así como la prevención y el tratamiento adecuados.

- Publicidad -
Fracturas óseas mujer
Foto: Freepik

Tipos de Fracturas

Existen varios tipos de fracturas, cada una con sus propias características y niveles de gravedad. A continuación, se presentan los principales tipos de fracturas óseas:

  • Fractura Abierta: También conocida como fractura expuesta, ocurre cuando el hueso fracturado atraviesa la piel. Esto expone el hueso al entorno externo, aumentando el riesgo de infección.
  • Fractura Cerrada: En este caso, el hueso fracturado no perfora la piel. Este tipo de fractura puede ser menos grave que la fractura abierta.
  • Fractura Transversal: El hueso se rompe de manera horizontal.
  • Fractura Oblicua: El hueso se rompe en diagonal.
  • Fractura Conminuta: El hueso se rompe en varios fragmentos.
  • Fractura por Estrés: Se trata de una pequeña fisura en el hueso causada por un estrés repetido, a menudo observada en atletas.

Es importante buscar atención médica profesional para diagnosticar y tratar adecuadamente una fractura ósea. Pueden ser necesarias radiografías u otros exámenes de imágenes médicas para evaluar la extensión de la fractura y determinar el mejor plan de tratamiento.

Factores de Riesgo de Fractura

Algunas personas tienen un mayor riesgo de sufrir fracturas óseas debido a factores de riesgo específicos. A continuación, se presentan 12 factores de riesgo comunes asociados con las fracturas óseas:

  • Osteoporosis: La osteoporosis es una condición que debilita los huesos, haciéndolos más propensos a fracturarse. Las personas con osteoporosis tienen una densidad ósea reducida y una estructura ósea alterada.
  • Edad: El riesgo de fracturas aumenta con la edad, ya que los huesos se vuelven más frágiles y menos resistentes.
  • Sexo: Las mujeres tienen un mayor riesgo de fracturas que los hombres, especialmente después de la menopausia debido a la disminución de los niveles de estrógeno.
  • Antecedentes Familiares: Los antecedentes familiares de fracturas pueden indicar una predisposición genética a una baja densidad ósea.
  • Mala Alimentación: La deficiencia de calcio y vitamina D puede debilitar los huesos y aumentar el riesgo de fracturas.
  • Inactividad Física: La falta de ejercicio regular debilita los huesos y los vuelve más propensos a fracturarse.
  • Tabaquismo: Fumar debilita los huesos y reduce la densidad ósea.
  • Consumo Excesivo de Alcohol: El consumo excesivo de alcohol puede aumentar el riesgo de fracturas, especialmente de cadera.
  • Caídas Frecuentes: Las personas que tienden a caer con frecuencia son más propensas a sufrir fracturas.
  • Ciertas Condiciones Médicas: Condiciones como la artritis, el cáncer, la hipertiroidismo y la diabetes pueden aumentar el riesgo de fracturas.
  • Uso de Medicamentos Específicos: Algunos medicamentos, como los corticosteroides, pueden debilitar los huesos y aumentar el riesgo de fracturas.
  • Mala Visión: Una mala visión puede aumentar el riesgo de caídas y fracturas.

Prevención de Fracturas

Aunque no es posible prevenir todas las fracturas, hay medidas que se pueden tomar para reducir el riesgo de fracturas óseas. A continuación, se presentan algunos consejos para prevenir fracturas:

  • Mantén una alimentación equilibrada y rica en calcio y vitamina D para fortalecer tus huesos.
  • Realiza ejercicio regular, incluyendo ejercicios de fortalecimiento muscular y carga de peso, para mejorar la densidad ósea y fortalecer los músculos.
  • Evita fumar y consumir alcohol en exceso, ya que pueden debilitar los huesos.
  • Presta atención a tu entorno para evitar caídas, como usar tapetes antideslizantes, eliminar obstáculos y colocar pasamanos o barandillas si es necesario.
  • Utiliza el equipo de protección adecuado al practicar actividades deportivas con alto riesgo de fracturas, como el ciclismo o los deportes de contacto.
  • Consulta a tu médico sobre tus factores de riesgo individuales y la posibilidad de realizar una prueba de densidad ósea si estás en riesgo.

Tratamiento de Fracturas óseas

El tratamiento de las fracturas depende de su tipo y gravedad. En algunos casos, simplemente inmovilizar la zona fracturada con un yeso o una férula puede ser suficiente para favorecer la curación. Sin embargo, en casos de fracturas más complejas o graves, puede ser necesario un tratamiento más intervencionista.

  • Reducción Cerrada: Este procedimiento consiste en manipular los huesos fracturados para colocarlos en su lugar sin cirugía.
  • Reducción Abierta: En algunos casos, puede ser necesaria una cirugía para realinear los huesos y fijar la fractura con placas, tornillos o clavos.
  • Injerto Óseo: En casos de fracturas complejas o de falta de curación, puede realizarse un injerto óseo para estimular el crecimiento de nuevo tejido óseo.
  • Rehabilitación: Una vez que la fractura comienza a sanar, pueden recomendarse sesiones de rehabilitación para restaurar la fuerza, la movilidad y la funcionalidad de la zona fracturada.

Es importante seguir las instrucciones de tu profesional de la salud y respetar los plazos de curación recomendados para asegurar una recuperación completa y minimizar las complicaciones.

Las fracturas óseas pueden ser dolorosas e incapacitantes, pero con un diagnóstico temprano, un tratamiento adecuado y medidas preventivas, es posible reducir el riesgo de fracturas y promover una curación exitosa. Si crees que tienes una fractura o tienes factores de riesgo elevados, es esencial consultar a un profesional de la salud para una evaluación y un plan de tratamiento adecuados. Recuerda que la prevención es clave y que llevar un estilo de vida saludable puede contribuir a la salud de tus huesos y a tu bienestar general.

¿Le resultó útil este artículo?
Artículos Relacionados