Bienestar

Con estos 10 simples pasos puedes bajar de peso

A muchas personas les gustaría alcanzar un peso ideal durante los meses de verano. Pero no se trata sólo de estética, porque el exceso de peso y, sobre todo, la obesidad son potencialmente peligrosos para la salud y pueden provocar diversas enfermedades como la diabetes de tipo 2 o la hipertensión.

Una forma sencilla de hacerlo sin hacer dieta es simplemente hacer algunos cambios en el estilo de vida. De hecho, nuestra vida está regulada por la suma de decenas de hábitos diarios. Es muy difícil deshacerse de un hábito sin sustituirlo por otro, pero esa es la solución. Si es posible, hay que sustituir un mal hábito por uno bueno. Una frase interesante es: «Si/cuando…entonces».

Por ejemplo: «Si el camarero me ofrece un postre, entonces pido un té de tilo». Al crear reflejos en su cerebro para sustituir la comida o la bebida, es mucho más fácil abandonar los malos hábitos.

En concreto, esto es lo que deberías o podrías sustituir en tu dieta:

  1. Sustituye la carne roja por pescado o carne blanca

La carne roja tiene un alto contenido en grasas saturadas y colesterol, y aumenta el riesgo de diabetes de tipo 2, según un estudio científico. Siempre que sea posible, intenta sustituirla por carne blanca o pescado. El pescado es rico en fósforo y en ácidos grasos esenciales como el omega-3 y el omega-6, que son excelentes nutrientes para la salud.

  1. Sustituya el pan blanco por el pan integral

Seguramente lo habrás oído muchas veces. La gran ventaja de los alimentos integrales es su alto contenido en fibra, que proporciona una sensación de saciedad más rápida, limitando así el consumo de calorías. La fibra también ayuda a evitar un pico en el índice glucémico. Puedes hacer lo mismo con el arroz o la pasta, dando siempre preferencia a los alimentos integrales.

  1. Sustituye la pizza de queso por una pizza vegetariana

Las pizzas por ejemplo de 4 quesos son muy calóricas, prefiera una pizza a base de tomate, posiblemente una base de queso, y otras verduras o condimentos (albahaca, orégano).

  1. Sustituye los refrescos y los zumos artificiales por zumos naturales o agua

Todos sabemos que los refrescos y otras bebidas azucaradas son perjudiciales para el organismo, ya que aumentan el riesgo de diabetes, obesidad (bebidas muy calóricas) y, a veces, incluso de cáncer, según algunos estudios. Si puedes, elige bebidas naturales, como zumo de limón o naranja, infusiones (se pueden dejar enfriar en la nevera) o simplemente agua. El agua también puede actuar como un supresor del apetito.

Buen consejo: también en este caso, un cambio radical de hábitos puede ser demasiado difícil. Si eres «adicto» a los refrescos, especialmente a las bebidas dulces a base de cola, por qué no reservar 3 días de la semana para satisfacer esta necesidad y placer con bebidas azucaradas industrializadas, y luego 4 días con hábitos más saludables (agua, zumos naturales). Con el tiempo, llegarás a un punto en el que casi no te apetecerá consumir bebidas demasiado dulces.

  1. Sustituya el pollo asado o frito por filetes de pollo sin piel

El pollo es una carne magra, mejor para la salud que las carnes rojas, sin embargo cuando el pollo se asa o se fríe, su piel se vuelve rica en grasas saturadas y colesterol. Por lo tanto, comer pollo sin piel tiene menos calorías y es más saludable.

  1. Sustituya las verduras cocidas por verduras crudas

Este consejo puede ser un poco excesivo, especialmente en otoño e invierno. Durante la cocción, varias moléculas se rompen y pierden sus propiedades. Así que intenta, incluso en invierno, seguir comiendo ensaladas o tomates crudos. Las verduras son ricas en fibra y vitaminas.

  1. Sustituye las salsas blancas por una salsa roja

La salsa blanca, a menudo hecha con queso, suele tener un alto contenido en grasas saturadas y colesterol. La salsa roja, normalmente a base de tomate, tiene menos calorías que la blanca y contiene valiosos nutrientes como la vitamina E.

  1. Sustituya las papas fritas por papas a la parrilla o al vapor

Las papas fritas absorben mucho aceite de freír y se convierten en «bombas de calorías». Las papas fritas también suelen ser demasiado ricas en aceite. Si es posible, opta por platos cocinados sin aceite, para mantener un peso adecuado.

  1. Sustituya las galletas o pasteles rellenos por galletas simples

Probablemente se trate de una tendencia de marketing alimentario: añadir un relleno, como chocolate o mermelada, dentro de la galleta o el pastel. Si es posible, opte por galletas o pasteles sencillos sin relleno ni decoración. Son más saludables y generalmente contienen más fibra. En resumen, compre productos sencillos, evite demasiada «complejidad» en el producto.

  1. No te olvides de comer plátanos con regularidad

Son un excelente supresor del apetito que no provoca un aumento de peso. Por supuesto, para perder peso, además de la dieta, el ejercicio regular es una excelente ayuda para la pérdida de peso.

Para recordar: al igual que el alcohol, es en el supermercado donde todo se reduce. Si quieres reducir tu consumo de alcohol, no lo compres. Si quieres reducir tu consumo de calorías, elige alimentos bajos en calorías. Intenta evitar las estrategias de marketing que se encuentran en los supermercados, chocolates y pasteles en la caja, promociones en los refrescos, etc. Sé más inteligente que ellos.

También puede interesarle leer: Si quieres perder peso y ganar músculo realiza estos 8 ejercicios

Elena Ramos

Locutor - Redactor fashion Colombia Asistente de la estructura profesional de los servicios informativos.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.