Bienestar

10 consejos para bajar de peso en mujeres mayores de 40 años

Es habitual que el número de la báscula aumente a esta edad. Mantenga a raya el aumento de peso con estos útiles consejos

Es habitual que el número de la báscula aumente a esta edad. Mantenga a raya el aumento de peso con estos útiles consejos. Cumplir 40 años es un acontecimiento para muchas mujeres. Y mientras que puede tener éxito en el trabajo y en su vida familiar, sus esfuerzos por bajar de peso pueden no ser tan exitosos.

De hecho, es posible que esté luchando más que nunca con su peso. Y si lo está, no es la única: casi el 40% de las mujeres de más de 40 años tienen sobrepeso. Las fluctuaciones hormonales suelen ser la causa del aumento de peso a esta edad. Además, los medicamentos que tome, los alimentos que ingiera y el nivel de estrés de su vida también pueden influir en el número de la báscula.

La buena noticia es que hay muchas formas de combatir el aumento de peso a los 40 años.

10 consejos para recuperar la forma a los 40 y mantenerla durante años

  1. Reconsidere sus prioridades

Con demasiada frecuencia, las mujeres dan prioridad a los demás, lo que hace que se salten comidas, se queden hasta tarde y renuncien a hacer ejercicio, lo que inevitablemente conduce a un aumento de peso. ¿Le resulta familiar? En primer lugar, es importante reconocer que está poniendo a los demás en primer lugar. Y eso no es necesariamente lo ideal para su salud y probablemente tampoco para la salud de su familia. Entonces empiece a hacer cambios saludables. Esto puede significar pedir ayuda a los demás o aprender a decir que no cuando alguien le pide un favor.

  1. Verifique sus medicamentos

Los betabloqueantes para la presión arterial alta y algunos medicamentos para la depresión y la diabetes pueden provocar un aumento de peso. Si piensa que sus medicamentos son la causa de sus kilos de más, hable con su médico y vea si puede sustituirlos.

  1. Hacer ejercicio de fuerza

La masa y la función muscular disminuyen con la edad, lo que se denomina sarcopenia, y en realidad comienza alrededor de los 40 años. Además de afectar a su capacidad para realizar tareas cotidianas en el futuro, la sarcopenia también puede aumentar el riesgo de fractura y hacer que aumente de peso. Cuando se pierde músculo, se corre el riesgo de ganar grasa, y la grasa no quema tantas calorías como el músculo. El ejercicio aeróbico, como caminar, montar en bicicleta o nadar, le ayudará a quemar calorías y a prevenir la sarcopenia. Pero también debe añadir el entrenamiento de fuerza a su rutina diaria para mantener sus músculos fuertes.

  1. Gestionar la perimenopausia

Los cambios hormonales que se producen durante la perimenopausia (los años que preceden a la menopausia) pueden provocar sofocos, sudores nocturnos, ansiedad y, ya lo ha adivinado, aumento de peso. Si presenta alguno de estos síntomas, hable con su médico sobre la terapia hormonal, que puede mejorar sus patrones de sueño y ansiedad y, por tanto, sus hábitos alimenticios. Sólo asegúrese de preguntar sobre los riesgos para comprobar que son mayores que los beneficios para usted.

  1. Limitar la tecnología antes de acostarse

Su cuerpo quema la mayor cantidad de grasa cuando hace ejercicio y duerme. Pero la mayoría de la gente no duerme lo suficiente. ¿La razón? Utilizan la tecnología antes de acostarse. Los dispositivos electrónicos interrumpen el ciclo del sueño porque emiten una luz que hace que el cerebro piense que es de día. Apague sus aparatos una hora y media antes de acostarse para asegurarse de que puede conciliar el sueño fácilmente.

  1. Planifique sus comidas

Cuando se tiene un plan concreto de lo que se va a comer, es más fácil decir no a los extras poco saludables. Determine sus comidas para la semana, cree una lista de la compra y luego designe un día para comprar y cocinar.

  1. Reduce los carbohidratos

No es necesario eliminar los carbohidratos de la dieta por completo, pero las mujeres peri y posmenopáusicas obtienen mejores resultados en términos de pérdida y mantenimiento de peso cuando siguen una dieta baja en carbohidratos.

  1. Beber agua antes de comer

Los investigadores descubrieron que cuando las personas obesas bebían la cantidad de la mayoría de las botellas de agua antes de las comidas, perdían casi dos kilos más en un periodo de 12 semanas que las personas que solo imaginaban sentirse llenas antes de sentarse a comer, según un estudio de 2014 publicado en la revista Obesity. Comience con el hábito de beber una botella de agua antes de cada comida y es posible que coma menos.

  1. Llénese de verduras

Propóngase cubrir al menos la mitad de su plato con verduras en cada comida. La razón: las verduras están llenas de fibra, lo que le ayuda a sentirse satisfecho durante más tiempo. Además, tienen pocas calorías.

  1. Yoga, meditación, programa antiestrés

Los síntomas de la perimenopausia y los factores del estilo de vida, como la partida de los hijos a la universidad, las presiones laborales, el envejecimiento de los padres y las preocupaciones financieras, pueden hacer que la vida sea estresante. Y un exceso de estrés puede llevar a comer en exceso. Para evitar comer emocionalmente, desestresarse practicando yoga y técnicas de relajación como las meditaciones guiadas.

También puede interesarle leer: Medicina convencional vs. Medicina alternativa: elegir la mejor de las dos

Elena Ramos

Locutor - Redactor fashion Colombia Asistente de la estructura profesional de los servicios informativos.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.