Bienestar

Por qué la tos empeora por la noche y cómo evitarla

La tos persistente tiende a empeorar por la noche, justo cuando intentas dormir bien para sentirte mejor. A continuación te explicamos por qué ocurre y cómo aliviarlo.

Hay algunas medidas relativamente sencillas que puedes tomar para deshacerte de la tos. Los expertos en salud sugieren una dieta de líquidos, medicación si es necesario y mucho descanso. Pero descansar para sentirse mejor es más fácil de decir que de hacer si la tos te mantiene despierto toda la noche.

El descanso es una de las formas más importantes que tiene el cuerpo para combatir las infecciones. Irónicamente, descansar lo suficiente también puede ser lo más difícil de hacer. Ya conoces la situación: te acuestas después de un largo día sintiéndote mal y te das cuenta de que no puedes dejar de toser. Justo cuando más necesitas dormir, los síntomas de la tos empeoran, lo que te lleva a pasar la noche en vela.

¿Por qué la tos empeora por la noche?

Hay una serie de razones por las que empeora, o al menos por las que parece empeorar.

El factor número uno que empeora la tos por la noche es sencillo: la gravedad. Cuando nos acostamos, la mucosidad empieza a acumularse automáticamente. La mejor manera de contrarrestar esta atracción gravitatoria es la elevación. Duerme con una almohada que te apoye un poco. Esto ayudará a evitar que la mucosidad se acumule en la parte posterior de la garganta.

Ambiente interior seco

El aire seco puede agravar una nariz y una garganta ya irritadas, empeorando la tos nocturna. Para aliviar la tos seca, puedes probar un humidificador para devolver la humedad al aire y facilitar la respiración, pero asegúrate de cuidar del aparato. Los humidificadores no siempre son seguros. Si el agua que se pone en ellos no es estéril, se corre el riesgo de devolver los gérmenes al aire o de fomentar otras enfermedades. Lo último que quiere cualquier persona con un resfriado o una gripe es tener complicaciones. Pueden aparecer infecciones bacterianas.

Cómo aliviar la tos nocturna: prueba estos consejos

Cuando sientas que no puedes dormir, aquí tienes cómo dejar de toser por la noche:

  • Chupar una pastilla para la tos

Antes de irte a la cama, chupa una pastilla para la tos o un caramelo duro para aliviar la tos seca (que no produce mucosidad) y aliviar la garganta.

  • Beber líquidos

Asegúrate de beber mucho líquido durante la noche antes de acostarte. Los líquidos ayudan a diluir la mucosidad de la garganta y los líquidos calientes son calmantes.

  • Consumir miel

Se ha demostrado que añadir miel a líquidos calientes como el agua o el té, o tomar una o dos cucharadas de miel, es ligeramente beneficioso para reducir la tos. Un estudio publicado en la revista JAMA Pediatrics descubrió que la miel tenía beneficios en la reducción de la tos nocturna en niños de 2 a 18 años. Sin embargo, no hay que dar nunca miel a los niños menores de un año, ya que en raros casos puede provocar botulismo infantil.

  • Prueba un medicamento para la tos

Los medicamentos nocturnos para la tos suelen contener un antihistamínico que produce sueño.

Cuándo acudir al médico por la tos

La tos aguda o de corta duración que suele seguir a una infección de las vías respiratorias altas, como un resfriado, suele desaparecer por sí sola sin tratamiento. Pero si la tos persiste durante más de una semana, debes llamar a tu médico.

Una tos de larga duración (crónica) puede ser el resultado de otro problema de salud, como alergias, enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE), asma, EPOC (enfermedad pulmonar obstructiva crónica) o sinusitis crónica. La bronquitis crónica también puede ser la causa. Por ello, pide una cita con tu médico si la tos no mejora.

También puede interesarle: ¿Podemos comer yogur caducado o es peligroso para la salud?